Hace algunos años era impensable que una marca se alineara a cierta postura política, que desafiara los estándares de belleza del momento o que el embajador de una línea de maquillaje fuese un chico de 17 años. Es que en un contexto donde los millennials son los nuevos consumidores, a las marcas no les queda otra que adaptarse a sus exigentes demandas.

La llaman la generación que quiere cambiar al mundo, pero también la que gasta hasta lo que no tiene. Estos jóvenes que se hicieron adultos en el nuevo milenio (y que en pocos años serán el 75 % del mercado laboral), son compradores con nuevos estilos de vida y por consecuencia, nuevos hábitos de consumo. Por lo que las marcas se ven obligadas a replantear sus bases y rejuvenecerse, porque ganarse el corazón de los millennials implica atreverse, impartir valores, personalidad, además de hacer una fuerte apuesta a la calidad.

Pero, incluso detrás de todo objetivo económico, este contexto vuelve cada vez más desafiante el desarrollo de una marca. De cierta manera, el verdadero espíritu es el ahora valorado por los usuarios y esto hace que cosas fascinantes sucedan. A continuación, cuatro marcas que demostraron que es posible arriesgar sin morir en el intento, y además, ¡triunfar!

Vogue y su reciente alianza con Hillary Clinton

“¿Qué es lo más fashionista que podés hacer este otoño? Registrarte para votar”. Todo comenzó con una campaña en las redes de la revista, #RunwayToRegister, donde gigantes de la moda incentivaban a registrarse para votar en las elecciones presidenciales. Michael Kors, Kendall Jenner, Joan Smalls, Jeremy Scott, Lily Aldrige y más, protagonizaron divertidos videos bajo el lema Voting is sexy, una espectacular manera de ponerle un toque fashionista a la jornada electoral.

Días después, pudimos ver como Anna Wintour (la editor-in-chief) asistía a la NYFW vistiendo una de las remeras estampadas con la cara de la candidata demócrata que Marc Jacobs creó como parte de la financiación de la campaña. Finalmente (y por si quedaba alguna duda) la revista publicó una editorial donde apoyaban abiertamente a Clinton.

Esta fue la primera vez en la historia de Vogue donde todo el equipo unió sus voces en una manifestación de tipo política y dejaron claro que Trump, para ellos, no era una opción. Si bien no todos los lectores quedaron contentos con el statement, la “biblia de la moda” demostró que es más que una revista banal, y puede hablar de temas cruciales sin perder el toque Vogue.

Vogue is with her! Fuente: Pursuitist
Vogue is with her! Fuente: Pursuitist.

Luego de las elecciones, Vogue publicó varias notas relacionadas con el tema -por ejemplo cómo se vivió la derrota desde el búnker demócrata-, pero ninguna editorial tan fuerte como la que manifestaba su apoyo a Hillary Clinton. El balance de la incursión en la política de la revista se podría decir que es mixto, ganó por el lado de que ya no se la ve como algo banal y ajeno a la realidad. Pero perdió con algunos lectores -sobre todo los republicanos- creyeron que apoyar a un candidato era cruzar una línea.

La que sí tuvo éxito fue Teen Vogue, que cada vez más incluye piezas políticas en sus ediciones y publicó lo que es considerada una de las mejores -y polémicas- notas de balance sobre el fenómeno de las elecciones.

Curvy is the new black: el caso Barbie

Barbie ya no es solamente rubia e híper delgada. Foto: Mattel.
Barbie ya no es solamente rubia e híper delgada. Foto: Mattel.

Tras años de fuertes críticas por sus medidas irreales y estándares de belleza imposibles, 4 siluetas, 7 tonos de piel, 22 de ojos y 24 estilos de pelo fueron las nuevas opciones que Mattel presentó para su juguete estrella. Sin embargo, esto no fue una sorpresa: las ventas venían en picada porque claramente, la muñeca éxito en los 90s, ya no hablaba el mismo lenguaje de las niñas del nuevo siglo. Además, entre otros cambios, la marca decidió incorporar tobillos con articulación. Esto permitió que la Barbie se liberara y dejara atrás los tacos y el resto fue historia. Pueden leer más sobre los cambios aquí.

Tras un año de apuestas interesantes, la empresa ha incrementado sus ventas en un 23%. En este periodo, Mattel ha lanzado una versión miniatura de la bella modelo plus-size Ashley Graham, eligió a Amy Schumer para encarnar a la muñeca en próxima película y no podemos olvidarnos de la brillante colaboración con Moschino, demostrando que los juguetes no entienden de género. Estas decisiones nos dan la pauta de que la marca pretende seguir apostando por la decisión que logró salvarla de la ruina. Cada vez más, ¡el que no arriesga, no gana!

La primera celebrity curvy con Barbie propia. Fuente: People.
La primera celebrity curvy con Barbie propia. Fuente: People.

Alguien tenía que dar el primer paso: Aerie


No más súper modelos y no más photoshop. Aún recuerdo cuando recibí mi newsletter en el año 2014 con la carta que marcaba el comienzo de una nueva era. Aerie, la línea de ropa íntima de American Eagle, se perfilaba hacia algo totalmente nuevo, alejándose de las campañas con cuerpos imposibles. Pueden leer la historia completa AQUÍ. Sin embargo, no se quedaron solo en el slogan y, por suerte, Aerie sigue apostando por las mujeres reales de todos los tamaños.

Pero lo importante es conocer cómo le fue tras dos años de lanzar #AerieREAL. Los números indican que ha crecido un 40% por año tras su cambio e incluso es considerada una de las marcas con mayor reputación en el rubro. Aerie prosperó tanto que se perfila como competencia directa de Victoria’s Secret, la marca acusada de no entender a las nuevas generaciones, que manifiestan estar hartas de sacrificar su comodidad por inalcanzables estándares de belleza. Con solo ver su último desfile, es fácil darse cuenta por qué ya no genera empatía en muchas mujeres. Según la revista Fortune, solo marcó un mes de crecimiento en todo lo que va del 2016.

Nice girls ❤️ ALL undies 10 for $35. Shop now with the link in our bio.

Una foto publicada por aerie (@aerie) el


Easy, breezy, beautiful! Cover Boy

Si aún no lo conocen, James Charles es el name-to-know en lo que a maquillaje se refiere. Con 17 años tiene cerca de 500 mil seguidores en su canal de YouTube, más de 1 millón en Instagram y este año fue elegido rostro de la campaña #SoLashy para Covergirl. La firma confió en que nadie podía hacerlo mejor que este make-up artist. Si bien no es la primera vez que una firma de maquillaje elige como lienzo a un hombre (pueden conocer la marca Milk AQUÍ) es incomparable con la masividad y poder que posee Covergirl para volver del tema algo viral.

Es importante destacar que esta emotiva campaña engloba mucho más que a un adolescente varón con maquillaje, el concepto de #LashEquality reúne varios artistas jóvenes que cuentan lo auténticos que se sienten al usarlo. Lejos de los prejuicios que recaen sobre el maquillaje, Covergirl intenta demostrar que no es más que otra forma de expresión y que podemos sentirnos genuinos con o sin él. Además, también participa la artista musulmana Nura Afia, desafiando todos los prejuicios religiosos que surgen cuando se ve a una mujer con hijab. You go, girl!

Y si todo esto pasó solo con los millennials, imaginen lo que sucederá cuando la Generación Z nos invada ¿Ustedes qué opinan?