Caer en la rutina de ponerse solo aquellas prendas que te sientan bien o combinar de la misma manera lo que tenés, obviamente es algo fácil y cómodo. Sin embargo, eso le quita toda la diversión a la sencilla tarea de vestirse, ¿y qué gracia tiene?

Por suerte, siempre se puede contar con el cine como una fuente infalible de inspiración para dejar fluir la creatividad a la hora de elegir los atuendos y para tener ese empujoncito que nos anime a arriesgarnos. Estas son cinco de las películas que nos inspiran a jugar con nuestros looks:

1. Glamour naïve

Todas las películas de Wes Anderson resultan inspiradoras, porque él es un director con un gusto impecable que cuida mucho el aspecto estético. Pero en cuanto a los outfits de sus personajes, tal vez la mejor sea The Royal Tenenbaums (2001). Margot Tenenbaum (Gwyneth Paltrow) es la que más se destaca, combinando un tapado de piel, una cartera Hermès (¡quién pudiera!), guantes, ojos bien pintados de negro y una impecable melena rubia.

El atuendo, inspirado en la cantante alemana Nico, es una amalgama perfecta entre lo sensual y lo intelectual, lo moderno y lo clásico, lo infantil (representado con el broche de su pelo) y lo maduro.

Por otro lado, hay que hacer una mención especial a Chas (Ben Stiller), que con su campera y pantalón Adidas fue un visionario de lo que ahora llamamos athleisure.

The Royal Tenembaums (2001)
The Royal Tenembaums (2001)

 

2. Sofisticación femenina

Al pensar en Audrey Hepburn la mayoría se imagina a su icónico papel en Holly Golightly, pero, en Roman Holiday (1953) está aún más bella.

En el film encarna a una princesa que se siente atrapada y decide escaparse y vivir unas vacaciones como si fuera una ciudadana más. Por eso, en la película sus looks conservan la sofisticación que debe tener la realeza, pero se le suma lo cómodo y práctico que requiere la vida urbana. Una camisa desabotonada, una falda midi, chatitas tipo ballet (una tendencia de la temporada que se viene) y un pañuelo de seda para cerrar el outfit, es el atuendo perfecto para la primavera.

Roman Holiday (1952).
Roman Holiday (1952).

 

3. Nineties are back

Desde hace unas temporadas, el estilo de los noventa se ha instalado en las colecciones de varios diseñadores -de acá y de afuera- y qué mejor película que Clueless para representar esa época. Las polleras con botones en el frente, un clásico de Cher Horowitz, fueron furor el verano pasado y todo indica que se quedarán por un tiempo más. De todas formas, vale la pena repasar cada uno de los looks de la película.

clueless

4. Rebel, rebel

El género es cosa del pasado. Entonces, ¿por qué no inspirarnos en James Dean para un look bien rockero? El combo de una camiseta blanca con jeans y una campera tipo bomber se convirtió en infalible luego de que se estrenó Rebel Without a Cause, en 1955. Que ahora Gigi Hadid y Kendall Jenner luzcan esta combinación no quiere decir que la inventaran ellas.

rebel

5. El clásico moderno

Así como el jean con camiseta blanca es un combo infalible, la camisa blanca con pantalón negro es un clásico y, como tal, nunca pasa de moda. Combinándolo con unos labios bien rojos -les recomendamos el “russian red” de MAC– como los de Mia Wallace (Uma Thurman) en Pulp Fiction es la perfección. En lugar de poner el acento en el maquillaje, también se puede poner en un buen par de zapatos o una cartera que le de algo de color.

Pulp Fiction (1994)
Pulp Fiction (1994)

Con estas cinco películas como inspiración, no tienen excusas para ponerse siempre lo mismo. ¡A revolver ese placard!