Saber cómo abrigarse en los meses fríos no es tarea sencilla. No se trata de renovar todo el guardarropas a principio de la temporada, si no de comprar algunas piezas clave que nos ayuden a construir esas capas de abrigo con lo que ya tenemos. Hay que saber dominar el intricado arte de las capas, sin perder el estilo -o más bien resaltándolo-.

Por eso llamamos a Romina Díaz Cibils, ganadora del desafío MOOS 2018 de Tres Cruces por haber logrado el mejor look mixto y el mejor look femenino (abajo les contamos más), para que nos inspire. Romina armó 6 estilismos bien de tendencia con prendas del Shopping Tres Cruces para replicar en casa.

Y para lucirlos convocamos a Pía Salvo -estudiante de Comunicación, amante de la moda y con tremendo estilo para vestirse-, que fue retratada por la fotógrafa Luciana Machin. ¡Un dream team!

Estos son los 6 looks.

Formal casual

El combo remera y blazer es un clásico que siempre funciona, porque desestructura una prenda asociada a lo formal. Luego le sumamos unos jeans con el bajo roto y unos stilettos, que generan el mismo efecto, et voilá. Para darle un toque extra le sumamos un pilot –que ahora que están de moda exceden su función utilitaria para convertirse en un statement- y una boina.

Este es el look ganador del desafío MOOS, así que tiene sello de calidad 😉

Modelo: María Pía Salvo. Foto: Luciana Machin.
Modelo: María Pía Salvo. Foto: Luciana Machin.

Blazer cuadrillé – Lemon ($4.390) / Pilot rojo – Daniel Cassin ($1.190) / Remera – Levi’s ($1.590) /  Jean Indian x Damen – Indian ($1.199) – Zapatos Floyd – Macri ($1.290) / Boina – Symphorine.

Sport chic

El pantalón de adidas Originals fue amor a primera vista, pero para que no parezca que vamos directo al gimnasio, es clave lucirlo con piezas que lo eleven. Por eso arriba optamos por un tapado, que además es un básico que no puede faltar en invierno -sobre todo en gris-, y lo combinamos con unos zapatos taco chupete en blanco.

Modelo: María Pía Salvo. Foto: Luciana Machin.

Abrigo – Lemon ($ 1.590) / Polera blanca – Hering ($ 795) / Aros – Kaunas ($ 290) / Pantalón adidas Originals – Macri Sport ($ 2.390) / Zapatos blancos – Macri ($ 1.190).

Urbano

Si hay una combinación que nos encanta es canguro y blazer, no sólo porque se ve genial, sino porque es comodísima (y abajo del buzo podemos poner otro abrigo más en días de mucho frío).

Modelo: María Pía Salvo. Foto: Luciana Machin.
Modelo: María Pía Salvo. Foto: Luciana Machin.

Tapado – Piece of Cake ($ 1.690) / Canguro – Piece of Cake ($ 990) / Pantalón engomado – Lemon ($ 2.170) / Botas – Espacio BA ($ 1.490) / Aros – Kaunas ($ 180).

Por la noche

Por un poco de frío no vamos a dejar de salir, ¿verdad? Solamente hay que optar por telas, colores y texturas distintas a las del día. Un buzo de un color intenso es perfecto y si es de chenille -un tejido muy noventero que regresó-, mejor. Va perfecto con un pantalón engomado, una linda cartera y zapatos de taco.

Modelo María Pía Salvo. Foto: Luciana Machin.
Modelo María Pía Salvo. Foto: Luciana Machin.

Buzo fucsia – Thomas Trent ($ 1.490) / Camisa blanca – Thomas Trent ($ 1.590) / Pantalón engomado – Lemon ($ 2.170) / Cartera – Symphorine ($ 990) /  Zapatos blancos – Macri ($ 1.190).

Larga vida al boho

En invierno podemos tentarnos a usar pantalón todos los días, pero qué lindo es cambiar y optar con una pollera cada tanto. Incluso puede ser con unas medias de colores divertidas, para variar. Para abrigarnos optamos un buzo de lana, combinado con un tapado o gamulán.

Modelo María Pía Salvo. Foto: Luciana Machin.
Modelo María Pía Salvo. Foto: Luciana Machin.

Pollera – Daniel Cassin ($ 1.990) / Buzo – Uniform ($ 1.890) / Botas – Thomas Trent ($ 2.390).

El estilo callejero

Las camperas puffer son grandes aliadas en esta época: quedan geniales y son súper abrigadas. Con una riñonera cruzada por encima, más onda aún. La frutilla de la torta este look es el Levi’s 501, pieza clave del uniforme canchero desde hace 50 años.

Modelo: María Pía Salvo. Fotos: Luciana Machin.
Modelo: María Pía Salvo. Fotos: Luciana Machin.
Modelo: María Pía Salvo. Fotos: Luciana Machin.

Campera rosa – Daniel Cassin ($1.990) / Remera blanca – Hering ($325) / Jean 501 – Levi’s ($3.890) / Riñonera – Symphorine ($890) / Botas – Espacio BA ($1.490)

Sobre el desafío MOOS

En una nueva edición del desafío MOOS, Tres Cruces convocó a 10 estudiantes a que armaran dos looks cada uno (uno de hombre y uno de mujer) que tengan en común el patrón de una tela (rayas, cuadrillé, etc.). La ganadora fue Romina Díaz Cibils, estudiante avanzada de la Licenciatura en Diseño Industrial Textil de la Escuela Universitaria Centro de Diseño. El mejor look masculino fue para Flor Espinosa y el premio del público para Mariana Álvarez.

Romina Díaz Cibils y sus looks ganadores. Foto: Couture.

¿Qué te inspiró a participar del concurso?

El concurso se viene haciendo cada vez más fuerte, cada vez tiene más llegada, con los estudiantes y con el público. Es tremenda oportunidad de aprendizaje y de mostrar lo que podes hacer, al resto y a uno mismo.

¿Cuál fue el principal desafío?

La gran dificultad que se planteaba me parece que era el hecho de no poder probar los estilismos. Elegías una prenda de cada local y no veías todo junto hasta el día del montaje. Eso sumado a tener siempre presente el público, fue complejo. Había que armar algo que la gente sintiera que pudiera usar, pero que fuera lo suficientemente llamativo como para que pararan a mirarlo más de la cuenta, y sin probarlo antes, tenía que funcionar.

¿Cuál fue tu inspiración para el look que hiciste en MOOS?

La presencia del cuadrillé (elegir un estampado era parte de la premisa del desafío), los bloques de color y el layering (efecto capa sobre capa). La idea era usar eso en ambos looks, femenino y masculino, para que no dudaras que un estilismo iba de la mano con el otro, para que hicieran match.

¿Qué pique de estilismo nunca te falla?

Color block con uno o dos colores + accesorio (pañuelo, championes o hasta buzo a la cadera) en color contrastante.

¿Cuál es tu tendencia favorita de esta temporada?

La deportiva, ¡sin dudas! Que lo cómodo esté de moda es una gran ventaja y me gusta mucho la descontextualización de las prendas.

¿Cómo fue trabajar con marcas masivas a diferencia del diseño de autor?

Para mí fue todo nuevo. El rol de estilista lo he hecho en mi día a día pero nunca de esta manera. Creo que la principal diferencia es el público objetivo, y eso te cambia todo el look. El público que consume un diseño más de autor, por decir de alguna manera, entiende el diseño de una manera que a veces se aleja mucho de lo funcional, en los casos más extremos es casi artístico. En cambio cuando vamos a una marca del shopping queremos algo más práctico, una prenda tiene que tener distintos usos para que rinda, y lo difícil de eso es mantenerlo arriba, ser diferente con algo que tiene todo el mundo. Ahí juega un papel fundamental el estilismo en sí.

¿Qué fue lo que más te sorprendió de MOOS?

La calidad del desafío. Está planteado de una manera que perfectamente podría ser un ejercicio de facultad, y de los buenos. Además de plantearte la premisa, también tenés instancias con tu madrina MOOS, una experta que te asesora. La mía fue Atín Calvo, estilista y productora de moda, que además de saber mucho del tema tiene mucha energía, ¡no para! Esas instancias de intercambio suman mucho.

De los estilismos que armaste para esta nota, ¿cuál fue tu favorito y por qué?

El del pantalón celeste de adidas Originals. Creo que esa prenda hay que aprovecharla como un diferencial ahora que está como “permitida” para el uso día a día. Tiene terrible calce y es muy cómoda. Y más allá de la moda, es un clásico de adidas Originals, sabes que si mañana pasa la moda deportiva, lo vas a seguir usando para el gym, o en instancias más informales, así que no perdés nada.