Escapar del invierno uruguayo por 10 días fue una bendición, no solo por la razón obvia de la temperatura, sino porque durante mi viaje a Nueva York pude ver de cerca qué es lo que se va a usar la próxima temporada (y cómo combinarlo). Ya sé lo que están pensando: “¡falta tanto!”. Bueno, en realidad ya estamos casi en agosto y de ahí a que comience la primavera queda muy poquito. Una puede soñar.

Empecemos.

Sandalias de tiras

No serán las más cómodas para caminar largas distancias, pero qué bien se ven. La pionera en este estilo -como tantas veces- fue Phoebe Philo en una de sus últimas colecciones para Céline, en la que presentó las sandalias con tiras en su colección de Primavera 2017. Obviamente fueron un hit porque van alineadas con la estética actual boho-retro-bohemia y muchísimas marcas hicieron su propia versión. Es algo que Carrie Bradshaw usaría, ¿no?

Céline Spring 2017. Foto: Vogue.
Sandalias Intentionally Blank.
Sandalias Loq.
Sandalias Maryam Nassir Zadeh.
Pernille Teisbaek / @pernilleteisbaek
AnneLaure Mais / @adenorah

Botas cowboy

Si hace cinco años me decían que las botas de cowboy se iban a poner de moda, seguramente no lo creíamos. Sin embargo, en las últimas tres temporadas el estilo americana (el folklore estadounidense) ha ido creciendo en popularidad. Coach y Calvin Klein se han apropiado de esta estética, incluyendo las botas tejanas y las bolo ties. La tendencia ya llegó a las cadenas de fast fashion, que se encargaron de bajarle un poco las revoluciones y volverlas usables -y accesibles- para todos.

Calvin Klein Primavera 2018.
Botas R13. Foto: Cosmopolitan.
Foto: Mango.
Foto: Who What Wear.
Foto: Lucy Williams.
Foto: Who What Wear.

Carteras de abuela

Desde que las carteras se convirtieron en las vedettes de los looks, cada temporada las marcas buscan proponer un modelo de alto impacto que sea un hit de ventas (la última en apelar a esto fue Dior con el revival de la saddle). Sin embargo, las que se han vuelto virales últimamente no vienen de casas de Alta Costura sino de marcas indie (como Susan Alexandra o Shrimps), que a su vez son fácilmente replicables con una visita al vintage amigo o del placard de la abuela.

Carteras de cuentas

Foto: Susan Alexandra.
Foto: Pandora Sykes.
Foto: @alwaysjudging
Foto: Refinery 29

Carteras de paja o mimbre

Foto: Collage Vintage.
Foto: Honestly WTF.
Foto: Bloglovin

Chismosas de red

Foto: General Store.
Foto: Who What Wear.

Polleras midi anudadas

A esta altura la inspiración parisina -o más bien francesa de vacaciones– es ineludible en Instagram y no hay marca que no tenga alguna prenda de este estilo. Primero fueron los wrap dresses (vestidos cruzados anudados a la cintura) y ahora la moda mutó en polleras de largo midi. En cuanto a la tela, popelín o lino son las elegidas. Van muy bien con musculosas o con blusas campesinas (si no entienden de qué hablo vayan al punto siguiente).

Foto: Who What Wear.
Foto: Lisa Says Gah.

Foto: Reformation.

Blusas campesinas

Prometo que esta es la última tendencia boho de la lista. Las blusas campesinas son un hit en el verano del hemisferio norte, principalmente por que son muy fáciles de encontrar en tiendas vintage o de segunda mano. Hacen una hermosa combinación con jeans de tiro alto y lentes estilo cat eye.

Foto: Manrepeller.
Foto: Lucy Williams.
Fotos: With Jean
Foto: Doen.

Shorts de ciclista

Hoy en día conviven dos estéticas: la bohemia y la noventosa sport. Así que por un lado van las sandalias de tiritas, las polleras de lino y las blusas campesinas, pero por otro vienen los “championes de padre”, los shorts de ciclista y las prendas de vinilo. Ya sabemos, estos shorts no son para cualquiera -personalmente no me atrevería a usarlos- pero no podemos negar que quedan increíblemente cancheros y, además, es una moda bastante fácil de replicar. Ah, PASTICHE los hizo hace dos años.

Foto: Dazed.
Bella Hadid. Foto: Vogue.
Foto: Getty.
Foto: Vogue.

Championes y sandalias de padre

Probablemente no se estén enterando de la moda de los “ugly sneakers” por esta nota, pero no podíamos dejar de mencionarlos. Lo que empezó con Gucci, Balenciaga, Prada y Louis Vuitton ahora está en todos lados -y nos dan ganas de calzar lo mismo que nuestros padres-. Es una moda resistida por los puristas de lo estético aunque habiéndolos visto en vivo hay que reconocer que le da cierto equilibrio a la figura y aporta unos centímetros extra. También aplica para las sandalias. Buenas noticias para nuestros pies.

Foto: Balenciaga.
Foto: Who What Wear
Foto: Yeezy.
Foto: Highsnobiety.
Foto: Refinery 29.
Foto: Refinery 29