Las (y los) que crecimos viendo reality shows de moda programas sabemos que son una gran joyita de la televisión. Tienen la ventaja obvia de ser material inagotable de risas y memes -sobre todo America’s Next Top Model– gracias a la #tensión y el #drama, pero más allá de la diversión yace un costado mucho más interesante. Para las que en algún momento soñamos con trabajar en moda -y algunas lo logramos- es un gran curso introductorio sobre cómo se manejan las campañas de fotos, cómo es el mundo del modelaje y la importancia ética de trabajo. Además de enseñanzas prácticas, ¿acaso quién no aprendió la técnica de “sonreír con los ojos” gracias a Tyra Banks? Por eso cuando surgió Maybelline Model hace 5 años, el público uruguayo estaba ansioso por tener su propio reality que, además de todo lo que mencionamos, refelejara el universo de la moda local y Maybelline Uruguay y Montecarlo entendieron eso. Justamente de ese detrás de escena se trata esta temporada 2017 que se llama “Obreras de la Moda”, un término que se usa en Uruguay para describir ese aspecto no tan glamoroso del trabajo que sin duda veremos en el programa. Estos son los 7 motivos por los que no nos perdemos ni un solo viernes de Maybelline Model.

1. El #drama

Drama, drama, drama… el centro de los reality shows y nuestro guilty pleasure. Los roces, las peleas y los miedos (¿se acuerdan de la sesión de fotos con los caballos el año pasado?). Ya en los primeros capítulos de esta quinta temporada se han vivido unos momentos de alta carga emocional. El roce de Camila Techera con Giannina, la revelación del embarazo de Thais y la infaltable tensión cuando una de las participantes no se quiere cortar el pelo, que en esta temporada fue Tais. Llantos, música de suspenso y miradas a cámara: traigan pop que este es el viernes perfecto.

2. La sabiduría de las madrinas

Como les decíamos anteriormente, lo que se aprende de moda (y de la vida) en estos programas es increíble. Ética de trabajo, tips para modelar y cómo tolerar la presión son solo algunos de los conceptos que nos han ido quedando y con tan solo 3 capítulos al aire ya tenemos LA frase de la temporada: “El agua estancada se pudre” – Rosario San Juan™.

Las madrinas: Rosario San Juan, Andrea Menache y Giannina Silva. Foto: cortesía Zenith Media

3. El diseño nacional en acción

Maybelline apuesta al diseño uruguayo: en la primera gala pudimos ver a todas las chicas vestidas de Caro Criado, en la segunda de Rotunda y la tercera de Margo Baridón, ¡y qué lindas que quedan! También en un desafío se vistieron con la línea de Indian x Tavo García. Nos encanta poder ver esos vestidos que nos enamoran en las fotos, en movimiento y llevados por mujeres de distintas complexiones. Obvio que si hablamos de looks increíbles también tenemos que hablar de las madrinas (Ro San Juan, Gianinna Silva y Andrea Menache) y de la conductora, Sofía Rodríguez, que en la última gala nos robó el corazón con un vestido #millennialpink de Sergio Gau.

Foto cortesía Zenith Media

4. Los desafíos

La producción de Maybelline Model siempre se las ingenia para proponer desafíos que sacan a las modelos de su zona de confort, generan imágenes bellísimas y 9 de cada 10 veces son fuente de drama. Hasta ahora vimos solo el de las clases de Tenis, pero por lo que vimos en las redes para este viernes se viene uno muy especial. Las 9 chicas que quedan debieron realizar fotografías en un entorno de naturaleza posando con aves rapaces en recuperación. Para ello, en la primera parte del desafío debieron realizar dos actividades para ponerse en contacto con la naturaleza que fueron: caminata por los senderos de una reserva de flora y fauna, y contacto con aves rapaces. Luego, tuvieron la sesión con el fotógrafo Ignacio Seijo y el vestuario fue de la diseñadora Ana Livni. En este desafío, dos chicas han sido salvadas por el cliente. No podemos esperar a verlo.