Llegó el día más nostálgico del año y entre tanto “Last Train To London” y “Gloria” sonando en las radios nos tomamos unos minutos para recordar aquellas prendas que definieron nuestras infancias y adolescencias. Sabemos que es una muestra sesgada, porque nosotras crecimos en los noventas y dosmiles, así que si tienen alguna pieza que les genere nostalgia y no está en la lista, ¡déjenla en los comentarios!

1. Campera adidas Originals

La campera con las tres rayas en los brazos es garantía de nostalgia para cualquiera que haya nacido después de 1970. El “tracksuit” fue creado por adidas en colaboración con el futbolista alemán Franz Beckenbauer en 1967. Durante los años posteriores se usó casi exclusivamente como indumentaria deportiva, hasta que a mediados de los setentas dio el salto a la moda y comenzó a popularizarse.

En los 90s, con la búsqueda de indumentaria vintage, los tracksuits de adidas, en colores vibrantes como azul bolita, rojo o verde se convirtieron en algunas de las prendas más codiciadas, adoptadas por varios referentes musicales como Alanis Morissette o Manu Chao.

Sobre principios de los 2000 volvieron a estar de moda, pero para entonces se reeditaron nuevas. Esta vez se impusieron de la mano de los “floggers”, así que iban combinadas con flequillos intensos y chupines de colores (ver punto 2).

El grupo de rap Run DMC

2. Los chupines de colores

Quienes fueron adolescentes en los 2000 seguramente los recuerden, con cariño o vergüenza, depende de qué tanto los haya marcado esa época. Pero más allá de los gustos personales -y los cortes de pelo atroces- lo genial de esa época es que fue un momento de apertura en cuanto a lo estético, en la que los jóvenes se animaban a salir del gris y vestirse con una explosión de colores, diferenciándose de otras generaciones.

Foto: La Nación.

3. Pantalones carpinteros

Si son millennials, seguramente no entiendan de qué estamos hablando porque eran recién nacidos. Los pantalones carpinteros fueron un hit de mediados de los noventa que consistía en, como su nombre lo indica, jeans que simulaban el estilo “funcional” de los carpinteros. Bolsillo para el martillo incluido. Las costuras en blanco que tanto los caracterizaban ahora están de moda, una prueba más de que todo vuelve en la moda. Estos pantalones se lucían con un crop top y con borceguíes o sandalias de plástico.

Foto: Depop.

4. Los Converse All Star

Los All Star podrán ir y venir, pero siempre están presentes. Más que signo de una generación en particular, representan una etapa de la vida, la adolescencia, en la que los Converse se vuelven prácticamente un uniforme. Con el paso de los años pasamos a buscar el confort que ofrecen las suelas acolchonadas, pero difícilmente nos deshagamos de esos estandartes de rebeldía.

Kurt Cobain con All Stars. Foto: Tumblr.

5. Bandanas

Bandana el accesorio y Bandana la banda. Si vivieron a principios de los 90s, la imagen de Axl Rose con su bandana roja fue suficiente para que todo el mundo saliera corriendo a tener la suya, que se usaba en la cabeza, en el cuello o como brazalete anudado en la muñeca. Ya a principios de los años 2000 el modo de uso era en la cabeza, doblándolo en forma triangular y atándoselo sobre el pelo o abajo, a la altura de la nuca. Era genial por donde se lo mire: no tenía talle, venía en varios colores y se podía conseguir a un precio accesible.

Axl Rose.
Bandana.

6. Los enteritos

A diferencia de los niños de ahora que tienen ropa con onda, hace 20 o 30 años no estaba en su mejor momento. ¿Quién no tiene una foto de chico con enterito de jean o de colores y una remera un tanto nefasta? No quedaban lindos, pero por algún extraño motivo les agarramos cariño y los seguimos usando en la adolescencia, esta vez con t-shirts de bandas y All Stars.

Las gemelas Olsen en It Takes Two.

7. Skippies

Lastimaban y dejaban mal olor (alguien lo tenía que decir), pero eran tan lindas que valían la pena. Tal vez esa fue la primera vez que aprendimos la lección de que “la moda no incomoda”. Las habían transparentes con tonos de colores y con glitter -nuestras favoritas-. Con el regreso de las tendencias noventeras no nos sorprendería que vuelvan a estar a la moda.

8. Sapitos para el pelo

El outfit no estaba completo sin los accesorios para el pelo. Los hubo de diferentes formas: sapitos de todas las formas y colores, horquillas con strass, broches de plástico y vinchas (en especial esas con forma de zig zag que si tenías pelo finito eran casi imposible de sacar).

Un ícono de los 90, Kirsten Dunst.

9. Celular con tapa

Estrictamente no es una prenda, pero sí era el accesorio más copado del mundo (nada supera el gesto de cortarle a alguien cerrando la tapa del celular). En un principio fueron más discretos, como el clásico Star Tac de Motorola, pero después fueron aceptando su condición de moda y las marcas crearon modelos en los colores más divertidos como anaranjados o rosa.

Foto: Clueless.