backward-shirt-wmagazine
Foto: Wmagazine

¿Ya vieron a todas las bloggeras usando este look?

El #backwardshirt o frente hacia atrás es una buena forma de jugar con las prendas que ya tenemos y lograr looks distintos cada vez, sin tener que invertir en nuevas piezas. El resultado es un estilo poco convencional, con mucha onda y elegante al mismo tiempo. ¿Se animan?

Sólo necesitamos la clásica camisa blanca que todas debemos tener -o una camisa robada del novio-. Bueno, y un poco de habilidad para abrocharla en la espalda.

Este estilo tan cool se puede lograr con camisas de corte clásico o con fits más cortos y anudados. Y si ya están empezando a pensar en el verano, también con vestidos. Para las más aventureras, se puede mostrar un buen escote de la espalda si prendemos unos pocos botones o sólo hacemos un nudo. Pero atención: es importante que la camisa sea un poco oversized para que calce bien del revés.

camisa-del-reves-wmagazine
Foto: Wmagazine
backwards-shirt-stylecaster
Foto: Stylecaster
Vista lateral / Foto The Chriselle Factor
Vista lateral / Foto The Chriselle Factor

Para acentuar el look desestructurado es ideal acompañarla con jeans vintage o shorts rotos en el verano. ¡También con faldas!

backward-shirt-glamradar
Foto: Glamradar

Si les gusta una onda más sobria, se puede abotonar hasta arriba y usarla para adentro de un pantalón sastrero, y elegir estampados y telas más formales.

stylecaster-paris-streets
Foto: Stylecaster
alexa-chung-instagram
Foto: Alexa Chung Instagram

Para estar al último grito de la moda recomendamos usar una camisa de popelina rayada que es la tela del verano en el hemisferio norte.

camisa-del-reves-pinterest
Foto: Pinterest
sacai-blue-lace-up-back-stripe-cotton-poplin-shirt
Camisa de popelina rayada de Sacai / Foto: Lyst
camisa-del-reves-manrepeller
Foto: Manrepeller

Si hay alguna ansiosa que quiera empezar a curtir el look #backwards con el clima invernal, pueden probarlo con un abrigo o un sweater al revés.

backwards-coat-lucysmagazine
Abrigo de Marks & Spencer / Foto: Lucy´s Magazine

Un detalle no menor: este look se lleva preferentemente sin soutien. Entonces, si el busto es pequeño, se lleva sin problemas. Si hay mucho, quizá lo mejor es abotonar un poco más, con la consecuencia de un look un poco más formal pero no menos interesante.