A lo largo de la historia, las mujeres han recurrido a distintos elementos para alcanzar los ideales de belleza de su época, aunque esto les implicara consecuencias para su salud. Y por eso surgen los corsets. Se popularizaron en el siglo XVII como una prenda indispensable en la alta sociedad, que permitía a las mujeres afinar sus cinturas, realzar el busto y mejorar la postura. Aunque claro, llevado a extremos -el tight lacing– podía tener consecuencias como rotura de costillas, desplazamiento de órganos y hasta desmayos.

Corset Victoriano. Foto: Wikipedia.
Corset Victoriano. Foto: Wikipedia.

Pero, a pesar de tener un origen poco feliz asociado a la represión femenina, los corsets cada algunos años vuelven a resurgir. ¿O no se acuerdan del horror furor del combo con pollera de picos en los cumpleaños de 15 a principios de los 2000? Preferible no recordar.

Y hoy, en pleno 2017, vuelven a ser tendencia gracias a marcas como Prada y Loewe, que el año pasado los incluyeron en sus colecciones de verano. Como siempre, la popularidad, llegó de la mano de Zara y H&M que convirtieron a estos ítems cancheros en algo accesible.

Loewe Fall 16. Foto: Vogue.
Loewe Fall 16. Foto: Vogue.
Corset Prada. Foto: WWD.
Corset Prada. Foto: WWD.

Pero el estilismo ahora es distinto. Se usan sobre todo por encima de camisas y se combinan con trajes, dos elementos tradicionalmente considerados masculinos y símbolo del empoderamiento femenino. Sin duda en 2017 la clave está en trabajar las capas -el famoso layering- y en el contraste de las prendas. Se usa sobre prendas holgadas, generando un juego interesante con las formas del cuerpo femenino y acentuando sutilmente la cintura -nada de hacer las locuras de otras épocas-. Lo mejor de dos mundos, ¿no?

La receta para incorporarlos es fácil: elegir un modelo (desde el que solo cubre la cintura hasta el que abarca todo el torso) y colocarlo sobre una camisa, remera o vestido. Aquí van los ejemplos.

No es una simple camisa

Somos fanáticas de las camisas oversize, pero es verdad que a veces es interesante marcar un poco más la silueta y ahí el corset se vuelve un buen aliado. Esta combinación es la favorita de las fashionistas, que la lucieron hasta al hartazgo durante el #FashionMonth.

Sarah Harris. Foto: Harper's Bazaar.
Sarah Harris. Foto: Harper’s Bazaar.
Foto: Style du Monde.
Foto: Style du Monde.
Foto: The Fashion Tag.
Foto: The Fashion Tag.

Kardashian way

También existe una veta más street que implica usar el corset sobre un buzo de algodón o una remera. Y claro que la reina de este estilo es Kim Kardashian, experta en combinar elementos urbanos con accesorios sofisticados. Luego de tener a su último hijo, Saint, la esposa de Kanye West lució este combo hasta al hartazgo. El resto de las hermanas también son grandes fans de esta estética rapera.

Kim Kardashian. Foto: Instyle.
Kim Kardashian. Foto: Instyle.
Kim Kardashian. Foto: Radar Online.
Kim Kardashian. Foto: Radar Online.
Foto: Elle.
Foto: Elle.
Kylie Jenner, la hermana de Kim. Foto: Radar Online.
Kylie Jenner, la hermana de Kim. Foto: Radar Online.

Romántico como un vestido

Todas conocemos las ventajas de un vestido suelto y fresco en verano, pero a veces, estéticamente hablando, nos dejan con sabor a poco. Sin embargo, con un corset lo podemos elevar a otro nivel, dándole un toque romántico y vanguardista al mismo tiempo.

Foto: Zara.
Foto: Zara.
Foto: Harper's Bazaar.
Foto: Harper’s Bazaar.
Foto: Vogue.
Foto: Vogue.
Foto: Elle.
Foto: Elle.

Y ustedes, ¿se animan al corset?