Parece que a la indumentaria ya casi no le quedara margen para reinventarse una y otra vez, mezclando referencias de décadas, materiales y siluetas; incorporando nuevas tecnologías y sobre todo intentando desesperadamente seducirnos. Los anteojos, en ese sentido, corren un poco de atrás. No fue hace tanto, si observamos la historia de la moda, que pasaron a ser considerados accesorios intercambiables más allá de su función correctiva.

A mediados de los años 2000, los anteojos de acetato, de marco grueso, básicamente negro o marrón, se convirtieron en sinónimo de cool, ayudando a acuñar el españolísimo término “gafapastas”. Era tal la importancia del accesorio para completar el look, que la gente los empezó a usar hasta sin cristales graduados. Florecieron por doquier, de forma cuadrada o rectangular, redondos y cat eye, de todos los colores y hasta estampas imaginables. En 2016, como todo ciclo de moda, empezó a ser desplazado por las estructuras metálicas que coparon las décadas de los 80 y 90s, con aires redondeados y un lugar especial para el aviador, símbolo de influencer por excelencia.

Chiara Ferragni. Shopstyle.

“A partir de 2016, comenzó a revertirse la tendencia que venía dominando la moda en óptica, con el uso y abuso de materiales plásticos y sus derivados. Nuevamente se retoma el uso de las gafas de metal, tanto para anteojos de sol -el furor de los lentes de color es tema aparte- como para monturas graduadas. La moda de los años 80 rescata modelos con formas redondas, hexagonales y hasta octogonales, aprovechando la evolución de la tecnología en la inserción de nuevos materiales como el beta-titanio y otros superlivianos”, nos cuenta el óptico Enrique Jinchuk.

Obviamente que Gucci, con su tornado de influencia en la moda en los últimos dos años, tuvo algo que ver con este regreso, cuando lanzó el aviador en su pasarela de Primavera-Verano 2017. Iconos como la feminista Gloria Steinem o series que la gente está reviviendo gracias a Netflix -Friends, Beverly Hills 90210- también ayudan a posicionarlos como el nuevo cool.

Gloria Steinem.
Gucci Summer 2017. Foto: Vogue
Gucci Cruise 2018.
Balenciaga Summer 2017. Foto: Vogue.

Tan fuerte es la tendencia que la marca Warby Parker o la diseñadora de anteojos argentina Carla Di Sí, que desde sus inicios trabajaron solamente con acetatos, lanzaron en los últimos meses nuevos modelos completamente en metal. Out estará el uniforme hipster, mientras que los dorados, plateados y hasta metalizados de colores visten las caras de 2017. O sea que ya saben.

Kendall Jenner. Foto: Daily Mail.
Foto: Hailey Bladwin/Instagram.
Foto: Emily Ratajkowski/Instagram.
Foto: Instagram Bella Hadid.
Modelo Adwoah Aboah. Foto: Style du Monde.
Calu Rivero. Foto: Instagram.

Dónde conseguirlos (además del placard de la abuela):

Altavista (en las principales ópticas de Uruguay)

Vogue modelo VO-4025-5022 (disponible a partir de agosto). Precio sugerido: US$ 150
Ray-Ban modelo RX-6049-2620. Precio sugerido: US$ 260
Giorgio Armani modelo AR 5024J 3002. Precio sugerido: US$ 480

Carla Di Sí

Carla Di Sí. Modelo Bernabeu. Precio: $A 3.900
Carla Di Sí. Modelo Lenny. Precio: $A 3.500

GrandVision

Ray-Ban modelo RB3545V. Precio $U 8.000