Como dijo nuestra colaboradora Nadina Fornara, “el nuevo lujo es tener poco pero bueno”. Ahora, para poder seguir ese estilo de vida es necesario cuidar las prendas que tenemos y que nos duren muchísimo tiempo. Sin embargo, a la tarea de limpiar y cuidar la ropa la vemos como una carga que queremos despachar rápido. Mezclamos telas y colores en un lavarropas viejo sin preocuparnos demasiado. Pero, en realidad, para los amantes de la moda debería ser una prioridad. Hasta puede volverse una oportunidad para despejar la mente.

Como somos firmes creyentes de la importancia de cuidar la ropa -y estamos en el mes del cuidado en Couture-, les dejamos una breve guía con algunas recomendaciones a la hora del lavado y secado de las prendas. Antes de empezar, un consejo en general: siempre miren las etiquetas.

Remeras, camisas y vestidos

Lavado: El cuello es una zona problemática porque ahí generalmente se acumulan maquillaje, cremas y transpiración, así que en caso de que esté muy sucio se puede pre-lavar con jabón en barra y agua. Después clasificamos por color y colocamos en el lavarropas. Si no está muy sucio, podemos lavar en modo frío, que como regla general siempre es mejor para las fibras que el calor. Una recomendación de nuestra comunidad es colocar las prendas dadas vuelta.

Secado: Siempre es mejor secar al aire libre que en secarropas y si es posible evitar que le de el sol directamente (sobre todo a las prendas oscuras). Si usamos un buen lavarropas, como los de última generación de Electrolux, la prenda sale del centrifugado mucho más seca, lo que evita que por el peso del agua se estire al colgarla y acelera el proceso de secado.

Ilustración: Sofía Urquiola para Couture.

Jeans

Obviamente que para este punto le pedimos consejos a las expertas en jeans: las chicas de Black and Liberty.

Lavado: Intentá lavarlo lo menos posible para ahorrar agua y que los jeans te duren más tiempo. El denim es una tela bastante indulgente, así que a menos que estén visiblemente sucios, podés estar bastantes usos sin lavarlos. Cuando lo hagas, colocalo en el lavarropas del lado del revés, para que conserve mejor el color. Al igual que con las camisas y vestidos, lo mejor es hacerlo en frío para evitar que se encojan.

Secado: Lo mejor es no usar secarropas porque el calor puede romper las fibras o achicarlos.

Otros pantalones

Lavado: Aplica el mismo consejo que para los jeans hay que lavarlos lo justo y necesario. Si hay una mancha chica, podés optar por tratar solo la parte afectada y sacar la mancha con jabón, no es necesario lavar todo el pantalón. Eligiendo el programa adecuado, prácticamente todas las telas son aptas para lavarropas. El lino sí o sí hay que lavarlo a mano, con agua fría y jabón neutro.

Secado: Al aire libre y si es a la sombra mejor.

Ropa interior y bikinis

Acá el consejo vino de la mano de Majo Rey, experta en el área.

Lavado: Obviamente lo mejor es lavar la ropa interior a mano -Majo sugiere hacerlo en la ducha porque facilita el proceso-. Pero, en caso de no tener tiempo, se sugiere poner las prendas (bombachas y soutienes tipo bralette) en bolsitas de tela o red y lavar con un programa de agua fría. Los soutienes con aro JAMÁS se lavan en la lavarropas porque se deforma el aro.

Secado: Al aire libre.

Ilustración: Sofía Urquiola para Couture.

Lana

Y si hablamos de lana, Manos del Uruguay es EL lugar para preguntar cómo cuidarla. Ellas dicen “La lana naturalmente repele la mugre y olores y simplemente ventilar nuestras prendas periódicamente es suficiente”.

Lavado: Si nuestras prendas se manchan, se puede lavar suavemente el sector sucio, con agua fría jabonosa, sin refregar y absorbiendo el agua con una toalla. Si es necesario se puede limpiar las prendas, idealmente no más de una vez al año, cuando las guardamos por el verano.

Secado: Al aire libre para que no encoja.

Championes

Lavado: Sí, se puede lavar los championes de tela en el lavarropas. Primero, hay que pre-lavarlos para sacar la mugre más pesada -sobre todo de las suelas- que no queremos que termine manchando otras prendas, luego colocarlos en una bolsa de tela o malla y elegir un ciclo corto de agua fría -para que no anden rebotando por horas-. Es bueno lavarlos con algo que amortigüe los golpes, como acolchados, para que no rompan el tambor de la lavadora.

Secado: Al aire libre porque la secadora puede derretir la goma.

Elegir el lavarropas adecuado

Lavadora LC11 Electrolux.

Para que las prendas se conserven mejor, es importante tener un buen lavarropas que ofrezca una variedad de modalidades adecuadas a cada tipo de tela. Electrolux tiene dos modelos de última generación, el LC10 y LC11, que permiten elegir entre 12 modos distintos en función de la necesidad de cada lavado. En este caso, lo ideal, sería separar la ropa a lavar de acuerdo al tipo de tela y del color. Por ejemplo, las prendas claras y delicadas, colocarlas todas juntas y elegir el modo adecuado.

Ambos lavarropas de Electrolux cuentan con la opción de Turbo Secado que prolonga el centrifugado, haciendo que las prendas salgan más secas. Esto nos sirve para ahorrarnos el uso de la secadora, que debilita la fibra de las telas: alcanza con colgarlas un rato al aire libre. Otro beneficio es el de la dilución inteligente que mezcla previamente el jabón y el suavizante con el agua para evitar que se aplique directamente en la ropa y generen manchas.

Por último, el LC10 y LC11 son ideales para las que buscan una solución lo más ecológica posible. Tiene 4 niveles de agua que se ajustan a las necesidades de cada lavado, evitando desperdicios, y con la tecla “economía” el lavarropas reaprovecha el agua del lavado para otros fines. Y si las prendas no están muy sucias, podemos optar por el lavado rápido de 19 minutos y ahorrar energía.

Tips extra

-A la plancha ponerle agua de rosas para perfumar la ropa.

– A la hora de colgar la ropa para secarla, poner las camisas y prendas de lino en perchas para que ya queden planchadas.

– Si una prenda está arrugada pero no tenés plancha, colgala en una percha en el baño cuando te vayas a duchar. El vapor ayuda a eliminar las arrugas.

– No cuelgues prendas de lana en perchas porque se estiran.

– Guardá la ropa que es de otra estación con bolsitas de lavanda para repeler las polillas.

Y vos, ¿cómo cuidás la ropa?