El glow o luminosidad en la piel: dícese del estado radiante que se logra de forma natural solamente en casos de enamoramiento reciente, embarazo (para algunas), adolescencia pura y dura o estados de felicidad extrema. En todo caso, hablamos de momentos bastante puntuales en la vida de las mujeres, mientras que, en apariencia, nos gustaría transitar la vida así -sabiendo que generaremos miradas de “¿en qué andará?”-.

Hoy en la nueva entrega de #BeautyCouture, les mostramos cómo lograr el glow perfecto (lo que más me piden mis clientas, por cierto) gracias a la técnica del strobing (¿contouring qué?), que sirve para realzar el brillo de la piel en los lugares indicados logrando un look natural perfecto.

El primer paso es hidratar con nuestra crema diaria (que siempre, siempre debemos usar). En una segunda instancia podríamos usar un primer Skin Base Visage, un preparador de piel que eleva nuestro brillo natural, o bien el Prep+Prime fix+, una bruma fijadora que tiene la propiedad de dar brillo a la piel y hace más duradero nuestro maquillaje. Ambos productos son de MAC.

Izq: MAC skin base visage. Der: MAC Prep+Prime Fix
Izq: MAC skin base visage. Der: MAC Prep+Prime Fix
Izq: Amanda Seyfried. Der: Rosie Huntington-Whiteley // Pinterest
Izq: Amanda Seyfried. Der: Rosie Huntington-Whiteley // Pinterest
Izq: Cate Blanchett. Der: Cara Delevigne // Vogue, Pinterest
Izq: Cate Blanchett. Der: Cara Delevigne // Vogue, Pinterest

El paso siguiente es corrector: lo ideal es usar un tono igual a nuestra piel. Lo aplicamos en las ojeras, bien debajo de la nariz y en cualquier lugar que tengamos otro color o mancha.

Aplicación corrector // Pinterest
Aplicación // Pinterest

Luego continuamos con la base: necesitamos una bien liviana y les recomiendo la Studio Waterproof Foundation o Face & Body de MAC, ambas nos dan un look bien natural. También son increíbles las nuevas bases Les beiges de CHANEL. En caso de tener una base muy pesada u oscura, la mezclamos con el mismo hidratante o con unas pequeñas gotas de aceite de bebé para lograr un look más natural y brillante.

Así llega el momento de la iluminación. Es importante colocar los puntos de luz en pómulos, largo de la nariz, debajo de la ceja y lagrimales. Las zonas opcionales son la pera y la frente (a evitar si tenemos grasa la zona T).

Para iluminar, debemos utilizar únicamente colores claros, preferentemente perlados o con algún tipo de brillo (blanco, durazno y rosa). Hay varios productos disponibles en el mercado: para mí el mejor es el Cream Color Base de MAC, un iluminador en crema que tiene un acabado increíble y se aplica con los dedos. Otra opción es el polvo Mineralize Skin Finish Lightscapade de MAC, que se puede aplicar con brocha o con los dedos. Por último hay dos iluminadores volátiles (Vanilla A95 y Naked A74) que se aplican de la misma manera que los anteriores o mezclados con la base, el hidratante o el primer para lograr un iluminador líquido.

Izq: MAC Studio Fix Lightscapade. Der: MAC cream color base
Izq: MAC Studio Fix Lightscapade. Der: MAC cream color base
Izq: MAC Naked A74. Der: MAC Vainilla A95
Izq: MAC Naked A74. Der: MAC Vainilla A95

Et voilà!

Prueben, cuenten cómo les fue, y sobre cómo se sintieron. ¡A brillar!

Izq: Bella Hadid. Der: Gigi Hadid // Pinterest
Izq: Bella Hadid. Der: Gigi Hadid // Pinterest
Izq: Zendaya. Der: Kendall Jenner // Pinterest
Izq: Zendaya. Der: Kendall Jenner // Pinterest