Camp. Ese es el tema elegido para la nueva exposición del Costume Institute del Metropolitan Museum of Art. El tema es, ¿qué es?

Las temáticas de las exposiciones del MET son interesantes porque nos obligan a mirar la moda con otros ojos. Año a año nos muestran formas específicas en las que diferentes expresiones e inspiraciones pueden influenciar a la moda. También hacen explícito el importante rol de la moda durante momentos históricos clave y cómo los cambios en la vestimenta generan inevitablemente una fluctuación en la percepción del gusto.

dave-lachapelle-disaster-series-mal-gusto-de-moda-mirada couture camp met gala770x560
Dave LaChapelle (fotógrafo), uno de los que contribuyeron a crear la estética camp del S. XXI.

Hace un tiempo escribí que el gusto es una construcción social, y eso lo hice justamente en un momento donde todas las industrias creativas estaban cambiando -de nuevo- los parámetros de lo que se consideraba buen gusto.

La nueva exposición del MET se llama CAMP: Notes on Fashion, un juego de palabras que hace referencia a Notes on Camp, un ensayo escrito por Susan Sontag donde explora y explica la sensibilidad estética denominada CAMP. El camp, en resumen, es la celebración de lo artificial y los excesos con una cuota de ironía y mal gusto.

viktor-and-rolf-show-fashion mirada couture camp
Viktor & Rolf Spring Summer 2019 – Una de las más recientes expresiones de la sensibilidad camp en la moda.

¿Qué es camp?

La explicación larga es que camp se le denomina a una expresión estética particular que se inspira de y explora los excesos, la teatralidad y lo kitsch. Cuando algo es camp, el desarrollo y ejecución de su imagen son mucho más elaborados y complejos que la propia esencia del objeto. La pomposidad predomina sobre el contenido y la decoración es superior a la funcionalidad.

Por su facilidad de caer en la absurdidad, el camp suele ser catalogado como un recurso humorístico aunque no necesariamente aplica en todos los casos. Lo que ayuda a hacer la distinción es que lo campy juega con los contrastes: lo serio se trata de forma frívola y lo frívolo se trata de forma seria.

wizard of oz mirada couture camp mago de oz
El Mago de Oz – Una de las películas insignia de la sensibilidad camp

El mal gusto siempre estuvo presente como expresión estética, pero si analizamos un poco en profundidad podemos ver que cumple un ciclo de vida útil. A simple vista podemos notar que cada unos 20 años surge una nueva ola de expresión creativa basada en excesos, decadencia y humor, moldeando el buen gusto de su época.

Camp, a través de los años

Si empezamos por los años 20 -no por nada llamados años locos- la opulencia de corrientes como el art déco y el art nouveau definió la estética de esta era. Los años 40 fueron tuvieron la particularidad de contar con DOS grandes cambios -uno antes y otro después de la Segunda Guerra Mundial– con Schiaparelli primero experimentando con el surrealismo a fines de los años 30 y luego con Christian Dior proponiendo -a través del New Look- volver a los excesos inmediatamente después de una austeridad de guerra.

[Aparte: por supuesto el New Look en sí no es camp desde un punto de vista estético, pero la propuesta de un cambio tan radical enfocado en la elegancia, el lujo y lo superficial después de la guerra califica -por lo menos en mi opinión- como una actitud esencialmente camp. Es imposible no hacer una comparación simbólica con un fénix que resurge de sus cenizas (literales). En este caso, es el contexto cultural, y no la estética, lo que genera este contraste. Fin del aparte].

schiaparelli dali surrealism lobster dress mirada couture camp
El vestido langosta de Elsa Schiaparelli, cuando comenzó a incorporar elementos de naturaleza surrealista a piezas de alta costura.

En la segunda mitad del S.XX

En la década de los 60 fue la música quien se vio en el centro de una transformación hacia lo absurdo con el bubblegum pop, la psicodélica, el futurismo y la peacock revolution (que en los 70 daría lugar a la revolución estética del movimiento LGBT, pero eso es para otro momento), para dar paso al neón, lo sintético y la demencia que fueron los años 80, terminando en los 2000 celebrando el artífice exacerbado de los pop stars.

No llegamos aún a los nuevos años 20, pero ya entramos en un nuevo ciclo con el regreso de la moda como herramienta de expresión lúdica, la presencia de la ironía en la vestimenta -consumida no irónicamente-, la cultura de los memes y el pop culture como producto de lujo.

mirada couture camp demna gvasalia adut akech balenciaga
Adut Akech fotografiada con prendas Balenciaga Otoño Invierno 2018 diseñadas por Demna Gvasalia. – Foto: ID Vice

Camp, in MY Uruguay?

Aunque les parezca mentira, es imposible hablar de camp sin hablar de Uruguay. Nuestra cultura e identidad fueron moldeadas con elementos intrínsecamente campy. De hecho, los fenómenos culturales más relevantes en Uruguay en las últimas décadas fueron todos, a diferentes niveles, ejemplos de la sensibilidad camp.

A nivel estético y de patrimonio podemos tomar como ejemplo -a diferentes niveles, y por razones distintas- el Castillo Pittamiglio, el Palacio Legislativo, el Mausoleo de Artigas o Euskal Erría. A nivel de entretenimiento Uruguay tiene una fuerte presencia de artistas y personajes esencialmente camp como Chichita -o de hecho Cacho de la Cruz por sí solo-, Carlos Perciavalle, Decalegrón, Sergio Puglia, cualquier relator de fútbol o Petru Valensky.

mirada couture chichita camp humor uruguay cacho de la cruz
Chichita, un personaje que representa la sensibilidad camp en la cultura uruguaya.

Sin ir más lejos podemos usar el ejemplo de Masterchef Uruguay, que a lo largo de sus ediciones se volvió tan absurdo en su pretendida seriedad que se transformó en una sátira de sí mismo. Otro elemento campy de nuestra cultura es el lunfardo.

Incluso a nivel político tenemos personajes que por su teatralidad podrían ser considerados campy como lo son Pepe Mujica, Luis Lacalle Pou o Washington Abdala. También los supimos tener a en la ficción como lo fue Pinchinatti, quizás uno de los personajes ficticios nacionales de mayor impacto.

mirada couture camp pinchinatti ricardo espalter
Pinchinatti, otro ejemplo de ficción camp en Uruguay.

…y el mundo

Culturalmente no seríamos los mismos sin las influencias de la vecina orilla, donde figuras camp como Cris Morena, Antonio Gasalla, Los Midachi o Ricardo Fort tuvieron su efecto en lo que consumimos hoy como entretenimiento masivo. El humor de Videomatch en los años 90 o incluso el teatro de revista con sus personajes kitsch también aportaron lo suyo. Como se habrán dado cuenta, lo políticamente incorrecto muchas veces forma parte de propuestas camp.

Y si miramos un poco más lejos aún, vemos que en Uruguay las influencias camp de otras figuras latinoamericanas como Xuxa, Cantinflas, Carmen Miranda o Verónica Castro -solo por nombrar algunas- son tangibles.

chiquititas mirada couture camp cultura argentina uruguay
Chiquititas -al igual que todas las producciones de Cris Morena- es un ejemplo de estética y mentalidad camp en la televisión.

En conclusión

El camp no es un objetivo, sino un medio a través del cual comunicamos una idea. Lo camp rechaza todo lo natural y lo reemplaza por lo artificial. Es más fácil de identificar cuando se nos dificulta diferenciar si algo es serio o si es en broma. Lo gracioso es que el concepto de lo que es camp es difícil de explicar, porque en muchos casos puede resultar hasta contradictorio, y eso es lo que lo hace único.

Seguramente muchos estilistas a cargo de elegir piezas para la gala de Camp: Notes on Fashion no lleguen del todo a entender la consigna. Es muy probable que veamos ejemplos de estéticas vanguardistas, conceptuales, constructivistas o simplemente provocadoras. De hecho, leí en varios medios que la consigna era “vestirse lo más raro posible” y a lo cual digo:

No.

thierry mugler mirada couture camp moda
Thierry Mugler, un diseñador reconocido por su estética extravagante y campy. Desfile primavera verano 1992

Camp es Kim Kardashian, lo burlesque, el arte drag, los comics, Donald Trump, El Mago de Oz, Mariah Carey, Los Caballeros del Zodíaco, Austin Powers o The Rocky Horror Picture Show. En moda, piensen en Moschino, la apropiación cultural de John Galliano en sus años en Dior, Vivienne Westwood, Jean Paul Gaultier o Thierry Mugler. Incluso los #FashionBreak pueden ser catalogados como campy.

Esta gala tiene todo el potencial para tener una de las alfombras rojas más creativas y divertidas. I can’t wait to see how this turns out.

how_this_turns_out_tyra_banks