2017 se nos escapa como arena entre las manos. Para algunos, afortunadamente; para otros, con pesar y sensación de cuentas pendientes. En la vorágine de los brindis y reuniones “antes de que se termine el año”, también nos hacemos un rato para balances y planes futuros. Aunque nada indique que el quiebre temporal signifique un cambio real, la ilusión de empezar un nuevo año es un F5 simbólico y mental que muchas veces necesitamos. Como cuando estrenamos ropa interior: aunque no se vea, te hace sentir mejor. A las inagotables listas de los mejores libros/memes/discos/tweets/películas del año, queremos sumar nuestro granito de arena con los momentos destacados de la moda en el año que se va.

1. Belleza real

Aunque aún queda mucho camino por recorrer, la industria de la moda dio un giro de 180° este año mostrando una sensibilidad inusitada hacia los cuerpos diversos. La pasarela y las campañas de moda abrieron los brazos a mujeres con talles xl, chicas trans, pieles con vitiligo, discapacidades motrices, y diferentes edades, entre otras características que salen de estándar de lo que históricamente incluyó el universo fashion. El foro de The Fashion Spot, que desde 2015 monitorea la diversidad en las pasarelas, concluyó que los desfiles de las colecciones primavera-verano 2018 habían sido los más diversos de la historia. Un gesto para celebrar y hacer regla.

La modelo Sabina Karlsson en el desfile de Michael Kors, Spring 2018. Foto: Vogue

 

La modelo Winnie Harlow en el desfile primavera 2018 de Marc Jacobs. Foto: Hollywood Life

2. Feminismo y activismo

La moda se tiñó de política como nunca antes. El triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos tuvo gran injerencia en este despertar, al empujar a principios de año a las mujeres a la calle en diversas marchas con consignas de empoderamiento. En aquellos multitudinarios encuentros se instaló la idea de usar un gorro rosa, denominado “pussy hat” (en respuesta a la gorra visera insignia de Trump, con la consigna “Make América Great Again”) y las mujeres etiquetaron el movimiento con el hashtag #thinkpink en todas las redes sociales. Algunos diseñadores, como Angela Missoni, tomaron este simbolo y lo reformularon en la pasarela. El color rosa nunca estuvo tan alejado de lo romántico y suave, y tan asociado al poder y al activismo como durante 2017. Sin dudas, el color del año.

El “pussy hat” fue el símbolo de las marchas de mujeres contra la violencia y la desigualdad. Foto: Vogue

3. “El” momento de la moda luego de 20 años sin Gianni Versace

La industria tuvo su “momento del año” cuando en el último desfile de Versace Donatella hizo desfilar a las a las supermodelos de los 90, musas de su hermano: Claudia Schiffer, Naomi Campbell, Cindy Crawford, Carla Bruni y Helena Christensen pasearon sus esculturales cuerpos en el año del vigésimo aniversario del asesinato de Gianni Versace. Vestidas de dorado, recordando los vestidos con las que el diseñador italiano las convirtió en íconos, recorrieron la pasarela agarradas de la mano como en 1991, cuando cantaron Freedom, de George Michael, mientras avanzaban por la pasarela dejando a los espectadores con la boca abierta. Ningún cierre de desfile pudo superar ese momento, que hizo estallar las redes sociales.

Las supermodelos de los 90 cierran el desfile junto a Donatella Versace. Foto: Harper´s Bazaar

4. El año de las colaboraciones

Tenemos sobradas pruebas de que la relación entre los diseñadores de lujo y el fast fashion funciona muy bien. Pero este año fuimos sorprendidos con asociaciones impensadas y dignas de estar entre nuestros momentos del año: Erdem x H&M, J.W.Anderson para Uniqlo y para Converse, Jeff Koons y Louis Vuitton, Karl Lagerfeld para Falabella y Vans, Victoria Beckham para Target, Pharrell Williams para Adidas, Crocs con Balenciaga y Christopher Kane, Junya Watanabe para The North Face, solo son algunos de nuestros maridajes favoritos. Habrá que ver si el 2018 puede superar estas duplas, y seguir avanzando en el camino de la democratización del lujo que hasta el momento funciona tan bien.

Léa Seydoux en la campaña de Louis Vuitton x Jeff Koons
La campaña de J.W. Anderson para Uniqlo. En esta colaboración ofrece básicos del guardarropa de buena calidad

5. Indestructibles ugly shoes

Este año también sorprendió por la reinterpretación del concepto de fealdad. Si de algo es capaz la industria de la moda, es de poner “de moda” prendas y objetos que tienen el consenso de ser caracterizados como “feos”. Sin dudas, este fue el año de los ugly shoes. Ya en 2016 se habían instalado los zapatos granny, de la mano de Phoebe Philo, con taco imponente y empeine cerrado. Pero este año la moda de pies fue más allá, al obsesionarse con zapatos no solo feos, sino asociados a momentos que nada tienen que ver con la moda: Las Crocs son los zapatos que usan las enfermeras o los ayudantes de cocina, y las zapatillas tipo Air Max 97, o las 991 de New Balance son las que usábamos para las clases de deporte del colegio. Balenciaga, Christopher Kane, Louis Vuitton y Nike desafiaron todos los prejuicios e hicieron sus versiones para los osados que no le temen a las reminiscencias alejadas del estilo. Con el diario del lunes los aplaudimos, les fue más que bien.

Las clásicas Air Max 97 de Nike, en su reversión plateada
Zapatillas Louis Vuitton.
La colaboración entre Balenciaga y Crocs superó límites. Foto: Balenciaga

6. Amor por los 80s

El 2016 fue el año de la nostalgia por los 90. Este, indudablemente, nos volvimos a enamorar de los 80, y no solo en la moda. En Netflix vimos Glow y Stranger Things, a quien Louis Vuitton le dedicó una remera; el hijo pródigo del arte ochentero, Jean-Michel Basquiat, expone sus obras en el Barbican; Alessandro Michele dedicó su última colección a la figura de Elton John, con lentejuelas, hombreras, vestidos disco y brillos como protagonistas, y peinó a las modelos como Farrah Fawcett. También hubo algunos gestos hacia la ciencia ficción de los 80, como Yohji Yamamoto con Blade Runner. Los nacidos y criados en la década de Dinastía inflamos el pecho de orgullo y hacemos alabanzas a los que la homenajean y la ponen a disposición para disfrutar. ¿Será 2018 el año de los 70?

La remera de Stranger Things que diseñó Louis Vuitton. Foto: W Magazine

7. Adieu a Alaïa

En noviembre murió súbitamente uno de los titanes de la moda: Azzedine Alaïa. Conocido como “el artesano del cuerpo”, el tunecino dejó un vacío irremplazable y derramando lágrimas a todos los fashionistas.

Nunca quiso formar parte del circuito mainstream de la industria. Presentaba sus colecciones por fuera del calendario de las semanas de la moda, generando muchísima expectativa. Fue conocido por hacer ropa que destacaba el cuerpo femenino y por haber descubierto a Naomi Campbell a los 16 años. También vistió a Beyoncé, Michelle Obama, Victoria Beckham y, en 1993, creó el vestuario que usó Madonna en el videoclip de Bad girl. Después de 6 años de ausencia volvió a las pasarelas en julio de 2017 con una colección de alta costura: vestidos con estampados geométricos, abrigos y accesorios de cuero, charol y piel confirmaron una vez más que Azzedine Alaïa fue y será el hombre que amaba a las mujeres.

Azzedine Alaïa y sus modelos. Foto: Creation Mag

8. Rihanna rompiendo internet

La cantante barbadense siempre da que hablar, y este año tuvo algunos highlights que la llevaron a ser la comidilla de las redes y los portales en repetidas ocasiones. Cuando en mayo de este año ocurrió la gala anual del MET, que homenajeó a la diseñadora Rei Kawakubo, el vestido de Comme des Garçons que usó para el evento fue uno de los más polémicos y favoritos de los policías de la moda de todo el mundo. Además, en julio presentó una nueva colección de Fenty Puma en la semana de la moda de Nueva York, que la consolidó como la directora creativa de la marca deportiva.

El batacazo final lo dio con Fenty Beauty, su marca de maquillajes que fue furor en las redes por ser una de las pocas que tiene bases para todos los tonos de piel, del más blanco al más oscuro. Dato extra: la uruguaya Caro Sánchez fue una de las modelos de la línea. Con apenas unos días en venta, los productos del ícono pop estuvieron entre los más elegidos como regalos navideños. RiRi mantiene en excitación permanente a todos sus fanáticos, y no solo con su música, demostrando que 2017 fue su año sin necesidad de haber sacado un disco nuevo para estar en la cima.

Campaña de Fenty Beauty por Rihanna

Otros hitos:

Y para ustedes, ¿cuál fue el momento del año en la moda?