Foto de tapa: Chevrolet Equinox.

Montevideo estará cada vez más hermosa, pero apenas llega el calorcito nos dan ganas de explorar nuevos destinos en el resto del país: no hay nada como una escapada de fin de semana para desconectarse un poco, disfrutar de buena compañía, comer rico y recargar las energías. Sobre todo para los que guardaron las vacaciones para más adelante y se quedan en sus casas en verano.

Por suerte en Uruguay no es necesario recorrer grandes distancias para encontrar lugares increíbles, sino que con unas pocas horas de viaje podemos encontrarnos con el spot ideal para relajarnos y disfrutar de este verano 2018 al máximo.

El vehículo perfecto

Interior Chevrolet Equinox. Foto: Chevrolet.
Nueva Tracker. Foto: Chevrolet.

Los roadtrips se disfrutan mucho más si los hacemos en el vehículo perfecto: con capacidad para todo el equipaje (sin terminar asfixiados entre bolsos), sistema integrado que nos permita conectar el teléfono para usar Waze y así llegar a destino sin problema, asientos comodísimos y con conexión a Spotify para poder hacer playlist épicas para disfrutar el viaje en sí además del destino.

Teniendo en cuenta esto, Chevrolet lanzó dos modelos que se ajustan perfecto a estas necesidades de los amantes de los roadtrips -aunque obviamente son un placer de manejar en la ciudad también-. La Equinox y la nueva Tracker tienen todo lo que queremos y más, porque además vienen con airbags frontales y laterales y todo un pack de seguridad activa que incluye sistemas de alerta de colisión frontal, alerta de punto ciego, alerta de cambio de carril y alerta de tráfico de cruce trasero.

Los destinos

Estos son los 4 destinos no tan típicos que recomendamos visitar.

Oceanía del Polonio, Monte de Ombúes y Parque Nacional Cabo Polonio

✨ Perspectiva lunar ✨ #yogalifestyle #yogaeverywhere

A post shared by Universo Yoga _ Alejandra Brea (@universo___yoga) on

A simple vista podría parecer que la costa uruguaya ya la tenemos totalmente explorada y que queda poco por descubrir: al fin y al cabo estamos en 2017, ¿no? Sin embargo, más allá de la cosmopolita Punta del Este o la rústica Punta del Diablo existen otros balnearios que aún conservan esa magia que tiene la naturaleza antes de ser intervenida. Oceanía del Polonio queda al lado de Cabo Polonio, en el kilómetro 254 de la ruta 10, y es un balneario poco concurrido que combina lo rural con lo oceánico.

Este lugar es perfecto para estar en la playa tranquilo sin preocuparse por la mirada del otro, darse unos buenos baños de agua salada, pescar y compartir noches en familia a la antigua usanza, sin tele ni otras distracciones. Además, hay otras atracciones cerca como el Monte de Ombúes de Rocha, al que se llega a través del Arroyo Valizas, un paseo perfecto para los que le gusta explorar y estar al aire libre. También, está cerca el Parque Nacional Cabo Polonio con sus famosas dunas, que además de ser altamente fotogénicas tienen un aire místico increíble.

Dicen que: No hay nada mejor que ver el cielo estrellado en la playa.

Ideal para: Los que quieren alejarse del ruido y desconectarse.

Qué hay cerca: Hay un restaurante que parece que es muy bueno y la clásica posada Buscavida. A pocos kilómetros están Valizas y Cabo Polonio.

Dónde queda: A 240 km de Montevideo. Se llega desde la capital a través de la ruta 10.

Parque Nacional Cabo Polonio. Foto: Wikicommons.

Carmelo

Atardecer en Carmelo. Foto: Panoramio.

Cuando pensamos en el departamento de Colonia, el destino más obvio es Colonia del Sacramento. Pero, en realidad, Carmelo es como la hermana más canchera (algo así como el Pueblo Garzón del Oeste) y por eso vale la pena visitarla. Tiene una preciosa costa sobre el Río de la Plata, un casco histórico con varios museos, bodegas, hoteles boutique y hotelería de lujo.

Dicen que: Tiene atardeceres increíbles sobre el Río De Plata.

Ideal para: Los románticos que buscan un lugar tranquilo.

Lugares para ir: Rambla de los constituyentes, Playa Seré, Puente giratorio sobre el Arroyo de las Vacas, Narbona Wine Lodge, Carmelo Golf Club, Museo de Sitio Calera de las Huérfanas.

Dónde queda: A 250 km de Montevideo. Se llega desde la capital a través de la ruta 21.

Narbona Wine and Lodge. Foto: Narbona.

Minas, Salto del Penitente y Cerro Arequita

Salto del Penitente. Foto: Eduardo G.L

El plan ideal es así: llegar temprano a Minas, recorrer la ciudad rápidamente, parar en la emblemática confitería Irisarri y pedir uno de sus clásicos: Serranitos (bombón de fondant vainillado), yemas con azúcar o damascos. Luego partir al Salto del Penitente, donde hay diferentes actividades para hacer: caminar por el bosque nativo, descansar en la rivera del arroyo, tirarse por la tirolesa de arriba del salto del Penitente, andar a caballo por el predio o comer en el parador del lugar. El parque cuenta también con cabañas así que es una buena idea pasar la noche allí y al otro día partir al Cerro Arequita que queda a 35 kms de distancia. Además del atractivo obvio de subir el cerro -que nunca deja de ser divertido- tiene un bosque de ombúes y unas grutas preciosas para recorrer.

Dicen que: Se come muy bien en el restaurante del Salto del Penitente.

Dónde queda: Se llega desde Montevideo a través de la Ruta 8. Minas queda a 120 kilómetros de la capital y el Salto del Penitente queda a 20 km de Minas.

Ideal para: Los que les gusta la aventura.

Cerro Arequita. Foto: Wikicommons.

Fray Bentos

Frigorífico Anglo. Foto: Cecilia Arregui.

La costa del Río Uruguay es preciosa y por eso Fray Bentos es una ciudad que vale la pena conocer. No es tan lejos como Salto, lo que la vuelve perfecta para una escapada de fin de semana. Si vamos por los famosos atardeceres sobre el Río y por los deportes náuticos, hay que conocer Las Cañas, el balneario más lindo de la zona -y que según nos contaron tiene muy lindas casas-. Es un paraíso de ceibos, arrayanes y espinillos que seguro va a enamorar a los fanáticos de la flora y fauna local.

También en Fray Bentos está el atractivo del ex Frigorífico Anglo, declarado Patrimonio De La Humanidad, que ahora se ha convertido en museo y es un gran paseo para hacer. El Barrio Anglo, donde está ubicado el frigorífico, también vale la pena visitarlo porque tiene más de 100 viviendas de fines del siglo XIX con reminiscencias inglesas y alemanas.

Dicen que: El barrio Anglo tiene muy lindas casas.

Ideal para: Los que buscan la magia de lo autóctono.

Dónde queda: A 279 km de Montevideo. Se llega desde la capital a través de la ruta 2.

Foto: Panoramio.

La belleza de lo inesperado

Estos cuatro destinos son perfectos para planear una escapada de fin de semana -o tal vez un par de días más- pero en realidad no hay que viajar kilómetros y kilómetros para encontrar lugares bellísimos. Está en todos lados. Ese fue el consejo que nos dio nuestro amigo, Matías Ferrando Trenchi, que siempre nos maravilla con las capturas de la naturaleza que publica en su Instagram. Uruguay realmente es el mejor país.

Un pique que nos pasó es el usar la vista aérea de Google Maps para identificar áreas con muchos árboles. De esta forma, por ejemplo, encontró un lugar espectacular cerca de Atlántida. “También hay que ir mirando el paisaje en la ruta y si aparece algo lindo, parar y explorar. A cada metro hay un destino. Los lugares más bonitos son los que están por descubrirse”.

¿Su lugar recomendado? La reserva Dr. Rodolfo Tálice en Flores.

Garza capicúa.

A post shared by Matías Ferrando Trenchi (@andreasbarbie) on

Qué escuchar

Encontramos esta playlist que es la acompañante perfecta para un roadtrip. Con los nuevos modelos de Chevrolet, que tienen tecnología Mylink, es muy sencillo conectar Spotify con el equipo de sonido del SUV.