*Foto de tapa: Álvaro Gargiulo para VDamiani.

Si adaptáramos el concepto de it girl a Uruguay, Chiara Defféminis debe de ser la montevideana que mejor representa ese concepto. Bella y con un estilo único y envidiable, entró en la escena de la moda uruguaya hace casi 10 años con el grupo que Mónica Zanocchi apodó “las chicas excéntricas“. Ellas se alejaban de los clásicos preceptos de modestia a la hora de vestirse y no le tenían miedo al mix de estilos, estampados y colores.

En 2008 Chiara fundó, junto a su amiga Florencia Lecueder, K. BARDOT, una marca con influencias del glam de la década de los 80 y el glamour de los 20. Era una apuesta súper jugada para la época, en la que la moda local apenas empezaba a burbujear y gozó de éxito. Es que, ¿quién no querría vestirse tan canchera como ellas? Incluso se podría decir que marcaron un antes y un después en el estilo local, popularizando géneros como las telas bordadas y coloridas estilo India.

Flor Lecueder y Chiara Defféminis.
K. Bardot verano 2011. Foto: Cortesía Chiara Defféminis.
K. Bardot verano 2013.
Chiara | J’aime mon carré Montevideo | Por Fernanda Montoro. 2010.

Sin embargo, llegó un momento en el que el proyecto la marca cesó de ser compatible con la vida de las chicas y -para sorpresa de muchos- dejó de existir. Sin embargo, Chiara siguió siendo una referente local y su gusto seguía siendo impecable, así que era cuestión de tiempo hasta que encontrara la forma de volver a canalizar su energía creativa -ella además trabaja de traductora, una mujer de muchos talentos-. El año pasado Victoria Damiani la invitó a tener una cápsula en VDamiani y después de ver su presentación en la pasarela de MoWeek nos recordó por qué era una de las it girls locales.

Foto: Camila Montenegro para Couture.

Ahora que Chiara está de nuevo en el mundo de la moda local decidimos hablar con ella de sus comienzos, proyectos actuales y también le pedimos algún que otro tip de estilismo.

¿Recordás cómo surge tu interés en la moda? ¿siempre te gustó? ¿qué mujeres te marcaron con su estilo?

Siempre estuve vinculada a la moda de alguna manera. De chica acompañaba a mi madre a las modistas, a comprar géneros e incluso me mandaba a hacer mis disfraces. Creo que eso despertó en mí un gran interés y apego a la moda que con los años logré personalizar. Recuerdo que admiraba a la protagonista de la película “Lo que el viento se llevó” (Scarlett O’Hara) por su elegancia y sus trajes de época. Tal era así que hasta me mandé a hacer un disfraz exacto a un vestido verde que ella confecciona a partir de un par de cortinas. No fue su personaje quien marcó mi estilo, pero si admire mucho la capacidad suya de crear algo genial a partir de algo tan elemental.

¿Cómo fue el inicio K. BARDOT? ¿Qué recordás de esa época? ¿Por qué se terminó la marca?

K. BARDOT nace en 2008, de manera totalmente espontánea en una charla entre amigas. Florencia Lecueder y yo teníamos muchas ganas de emprender y poco miedo al fracaso. La edad y la poca experiencia nos jugaban a favor y así montamos una marca que fue nuestra mejor escuela.

Si tuviese que elegir una anécdota sería la del “Fashion’s Night Out Museum”. Fue un evento donde expusimos nuestra primera colección en formato de obras de arte. Elegimos Café Misterio como el lugar ideal para transformarlo en un museo en donde las piezas se exponían colgadas de marcos. La decoración, música y styling eran muy vanguardistas pero lo más divertido es que todo fue hecho por nosotras mismas. Fue un súper evento para la edad que teníamos y la circunstancia en la que se encontraba la marca.

Fashion’s night out museum. Foto: Chiara Defféminis.
Fashion’s night out museum. Foto: Chiara Defféminis.

Cerramos porque hubo un desfasaje entre el momento en el que se encontraba la marca y la situación personal de ambas. Yo estaba con dos carreras, Flo trabajando fijo en el banco Itaú y K. BARDOT en un momento que requería un despegue y un número de horas que no le podíamos dedicar. El tener mi marca y compartirla con una intima amiga fue una experiencia única que nos permitió crecer, aprender y conocer grandes talentos que hoy considero amigos.

Desfile de K. Bardot en MoWeek.

¿Cómo fue tu regreso a la moda? ¿Por qué con VDamiani? ¿Cuál es el concepto detrás de tus colecciones? ¿Cuál fue la respuesta de la gente?

Por suerte siempre me mantuve vinculada con la moda y de manera muy variada. He hecho producciones para revistas, colaboré con marcas independientes y hoy diseño las colecciones BY CHIARA para la firma VDAMIANI.

Nunca me había planteado la idea de diseñar para otra marca pero cuando me lo propusieron me pareció un desafío divertido e interesante. Vicky Damiani me planteó la idea de tener una colección cápsula que lleve mi nombre y mi esencia en donde yo diseñe y dirija la colección a mi manera. Tuve que readaptar mi método de trabajo. Antes partía de géneros y hoy de bosquejos pero la esencia es la misma. Diseño lo que busco y no encuentro y quiero pensar que hay más chicas en la misma que yo. El público fue súper abierto y receptivo. Fue una buena fusión, me encanta trabajar en equipo y adaptarme a nuevos métodos de trabajo.

By Chiara Invierno 2017. Ciara Pascual fotografiada por Patricia Llano & Gimena Barboza.
By Chiara Invierno 2017. Ciara Pascual fotografiada por Patricia Llano & Gimena Barboza.
By Chiara Invierno 2017. Ciara Pascual fotografiada por Patricia Llano & Gimena Barboza.

¿A qué te estás dedicando hoy en día? ¿Cuáles son tus planes? ¿Vas a tener siempre una cápsula en VDamiani o pensás lanzar tu marca?

Hoy reparto mi tiempo entre la traducción, la moda y el colegio en el que trabajo. Poder enseñarles a chicos jóvenes me llena mucho a nivel personal y me permite aggiornarme con sus mentes inquietas. La moda me hace feliz, me hace acostar tarde. Creo que es muy difícil escaparle a algo así. Quiero seguir creando, porque no hay nada más gratificante que ver en la calle algo que tanto imaginaste, dibujaste y finalmente llevaste a cabo. Hoy estoy con By Chiara pero no planifico a largo plazo. Todo será bueno.

Contanos un poco de tus referencias estéticas: a qué diseñadores admirás, música, arte.. ¿Cuáles son tus últimas obsesiones?

Puedo enumerarte infinitos diseñadores porque de muchos me llevo y aprendo algo. Me gusta mucho Laura Mulleavy y Demna Gvasalia. Pero prefiero destacar el street style, lo que pasa a nivel calle. Me divierte ver como el público interpreta la moda a que el catálogo per se. Ahí se ven las combinaciones reales y auténticas, el reflejo de las personalidades. Escucho mucho música, cuando doy clase o en mi casa; me ordena y me ayuda a pensar. Crecí escuchando Sinatra y le tengo un cariño especial a la música clásica. En cuanto al arte no tengo mayores preferencias: elijo cuadros y no artistas. Creo que hay un vínculo muy importante entre el arte y la moda. Para mi colección pasada convoqué a Malu Calvo para que intervenga algunas piezas con su arte, fue un trabajo en conjunto que disfruté mucho y el resultado fue muy bueno. A nivel nacional me gusta Iturria. En varias ocasiones retrató a mi madre y eso hace que tenga un valor emocional especial.

No soy de obsesionarme mucho, pero en los últimos años tuve una inclinación por la decoración. Paso mucho tiempo en mi casa y me es importante rodearme de objetos y de un entorno que me inspire y en el que me sea grato trabajar.

Muchas son fans de tu estilo. ¿Nos podrías pasar un tip de estilismo que nunca te falla?

Me parece importante no caer en modas muy obvias o no casarse con una sola marca. Prefiero las mezclas. Hay veces que si juntas muchas cosas que no van, o quizás hasta medio fuleras, se te cierra un look divertido. A veces pasa. Pero si estás cómoda, estas segura… eso ya es mucho.