En setiembre y octubre estuve de viaje en Francia, y durante los últimos días de estadía tuve la suerte de probar un bocado de la Navidad en París. Para quienes vivimos las fiestas en el hemisferio sur, pasarlas con frío y nieve resulta una fantasía y, si bien no llegué a ver los mercados navideños, pude apreciar el espíritu por medio de las decoraciones recién puestas.

Galeries Lafayette

Justamente los primeros días de noviembre se genera todo un cambio en la ciudad por la llegada del otoño. Aparecen los vendedores ambulantes de castañas, los kioskos cambian el helado por vino caliente, y la ciudad se viste para recibir a Papá Noel. Las tiendas más grandes como Galeries Lafayette son las que lideran al momento de armar arbolitos y colgar guirnaldas. Le siguen el propio ayuntamiento de París, luego las tiendas más chicas y los mismos parisinos. ¡Nadie se queda afuera! Todos contribuyen al embellecimiento de la ciudad, preparándola para una de las épocas más lindas del año.

Plaza de la Comedia Francesa

En mi corto pasaje por París, antes de abordar el vuelo a Montevideo, pude ir a uno de los lugares que más disfruto en el mundo: Lafayette Gourmet. Se trata de la división “comida” de la tienda por departamentos Galeries Lafayette. Es lisa y llanamente la perdición de los foodies, el templo del buen comer.

Lafayette Gourmet

Pero no es solamente un departamento de la tienda. Es todo un edificio de tres inmensas plantas ubicado enfrente a la icónica tienda de Boulevard Haussmann. Con sus 3500 m2 ofrece supermercado, restaurantes y deli shops donde se puede comprar desde especias y jamones hasta la mejor pâtisserie de todo París. Lo más lindo fue hacer la visita a la hora del almuerzo, donde se veía a clientes y proveedores interactuando a mil por hora. Turistas y locales poniendo a prueba la rapidez y savoir faire de los cocineros que rápidamente entregaban deliciosas comidas, todas hechas con los altísimos estándares de calidad que se exigen para poder estar ahí.

Lafayette Gourmet / “5 Jotas”

La oferta es tan amplia que se precisa buen conocimiento previo para no pasar horas decidiendo qué comer. Se puede pedir desde un sándwich de jamón ibérico, sushi, comida china, griega, hasta una hamburguesa con trufa.

Lafayette Gourmet

Continuando mi paseo por París, pasé por Rue Royale donde se encuentra la flagship store de Gucci. Parte de la maravilla de París es poder admirar las vidrieras de maisons de ese calibre, donde estaban expuestas la colecciones FW17, y gracias a las cuales ingresé algunos items a mi listita para Papá Noel 🙈.

Por más que el frío haya caído de golpe la vida sigue como si nada, simplemente un poco más abrigaditos. Los fashionistas aprovechan para poner en uso todas esas tendencias que se preveían en la semana de la moda, y sigue habiendo mucho movimiento en las calles. Ahí es donde entra la receta que les traigo hoy, el vino caliente especiado, que si bien es un poco, bueno, caliente, van a ver como los transporta a una blanca Navidad. Pueden servirlo frío y armar un trago impresionante. ¡Cuando lo hagan toda la casa va quedar invadida de aroma a especias!

Vino caliente

6 porciones

Ingredientes:

  • 1.5 lt vino tinto (Cabernet Sauvignon, Carmenère o Pinot Noir)
  • 1 Taza (200 gr) azúcar rubia
  • 1 tira de cáscara de limón (sin parte blanca)
  • Jugo de 1 naranja
  • 1 tira de cáscara de naranja (sin parte blanca)
  • 1 ramita de canela
  • 1 anís estrellado
  • 5 clavos de olor
  • 1 pedacito de jengibre fresco

Procedimiento:

  1. Poner en una olla el vino junto con el resto de los ingredientes. Mezclar y llevar a ebullición muy lentamente, a fuego medio.
  2. Dejar hirviendo 5 minutos, luego apagar el fuego y tapar la olla. Dejar que descanse 20 minutos, mientras los sabores se mezclan.
  3. Recalentar y servir tibio o a temperatura ambiente.

Santé, ¡y felices fiestas!