Cuando vine a Francia traje en mi cabeza una larga lista de recetas que quería probar. No es que no las pudiera hacer en Uruguay en mi día a día, pero elaborarlas acá tiene otro encanto. El apartamento que alquilé fue elegido básicamente por la cocina 😅 , y ahora me encuentro disfrutando a pleno de ella. Una de las primeras recetas que sale del horno para Mirada Couture es este clafoutis de frutillas.

 

 Este postre  tiene una masa bien suave, parecida a la del crêpe, con fruta esparcida en su interior. Se sirve tibio espolvoreado con azúcar impalpable, y una bochita de helado no le vendría nada mal 😋.

El clafoutis más clásico, el original, es de cerezas, e investigando me llamó poderosamente la atención que se cocina con la fruta entera (carozo y todo!). Parece que la variedad que crece por Limousin (casa madre del clafoutis) tiene un hueso que le aporta sabor a la preparación. Voilà!

Siempre y cuando la fruta esté bien madura, pueden probar hacerlo con frutos rojos (arándanos, frambuesas, moras, etc), durazno, ciruelas (¿y ciruelas pasas en cognac?), uvas, pera, manzana, damascos, higos, o como lo propongo en la receta, con frutillas. Porqué digo que es importante que esté madura? Porque usar fruta en ese punto va a hacer que las preparaciones sean más sabrosas y tiernas.

El otro día haciendo las compras en el mercado, vi estas frutillas espectaculares. Chiquitas, perfumadas, y re sabrosas. Hace tiempo no probaba frutillas tan ricas. Si bien hubiese sido adecuado hacer por primera vez la receta con el ingrediente tradicional, pensé what the **** 🙊.

 Ingredientes:

Harina, 1 taza (120 gr)
Azúcar, 2/3 taza (133 gr)
Pizca de sal
Leche entera o semi descremada, 1 ¼ taza (310 ml)
Huevos, 3
Manteca, ¼ taza (50 gr) + extra para enmantecar molde
Extracto de vainilla, 1 cta
Frutillas, 2 tazas (aprox 400 gr)
Azúcar impalpable para espolvorear

Preparación:
1. Enmantecar una fuente para horno de aprox 24 cm de diámetro y al menos 3 cm de alto.
2. Precalentar el horno a 180ºC.
3. Poner en el vaso de una licuadora la harina, azúcar, sal, leche, huevos manteca derretida y vainilla. Licuar hasta obtener una masa lisa. Para hacerlo a mano, mezclar los primeros tres ingredientes, luego mezclar en otro bowl los líquidos e incorporar de a poco a los secos evitando así grumos.
4. Lavar y secar bien las frutillas. Sacarles el cabito y cortar en mitades o cuartos dependiendo su tamaño. Esparcir en la fuente de horno.
5. Verter la masa por arriba de la fruta y llevar al horno por aprox 40 minutos, hasta que el centro luzca cocido y la superficie apenas dorada.

Una vez tibio, espolvorear con azúcar impalpable.

Cuando hagan la receta me encantaría que suban foto y usen el hashtag #NotOnlySaladBlog, así la veo!