La visita de Tamara Tenenbaum para presentar su libro El fin del amor. Querer y coger en nuestro Club de Libros Couture aún nos tiene conmocionadas. Hubo tour gastronómico, hubo charla de mañana en la nueva casa de Altavista, hubo notas de prensa varias y por supuesto, sucedió el encuentro para conversar de las temáticas presentadas en el libro en nuestro petit comité en Escaramuza, sobrevolando feminismo, monogamia, infidelidad, independencia económica, amor propio y otros temas que nos atraviesan, con las devoluciones sólidas y a la vez frescas de Tamara.

La vara queda muy alta, por lo que decidimos junto a Pía Supervielle ir con un caballito de batalla publicado en 2018: Kentukis (Literatura Random House), la segunda novela de la multipremiada escritora argentina residente en Berlín Samanta Schweblin. Sus libros de cuentos Pájaros en la boca Siete casas vacías ya son clásicos y su anterior novela, Distancia de rescate, va camino a convertirse en película luego de haber sido traducida a diversos idiomas.

Un peluche entra a tu vida

Detrás de unos adorables muñecos con estética kawaii, se esconden miedos, fantasías, soledad y poder. “Los kentukis son una mezcla entre una app y un dispositivo nuevo que lo que permite es el acceso remoto de un ciudadano a la vida privada de otro. Con todos los peligros y las libertades que eso puede tener”, cuenta Samanta Schweblin en esta entrevista. En la tradición de los tamagotchi y los Webkinz, los kentukis son bichos electrónicos forrados de peluche, que se cargan en una base, que sólo vienen asociados a un código y que se pueden comunicar mediante chillidos. Quien lo compra puede decidir si “es” o “tiene” un kentuki, pero luego es obra del azar y de la tan mentada conectividad que un ser anónimo y culturalmente muy distinto pueda pasear a sus anchas por el living de una casa e inmiscuirse en su intimidad. Una vez que la tecnología se encuentra disponible, un kentuki puede ser adquirido en una góndola de Lima, Perú para habitar un hogar en Hamburgo, Alemania. Los cruces son infinitos, de Bagdad a Oaxaca, de Vancouver a Hong Kong, de Tel Aviv a Buenos Aires.

En Kentukis (nota genial: el nombre se le ocurrió a Samanta en un rapto y es tan perfecto para describir a esos bichos que quedó) se plantea una distopía de un mundo hacia el que caminamos a ciegas, sin cuestionar demasiado, entregando nuestros datos y nuestra fe a la tecnología en busca de soluciones prácticas y, sobre todo, de mantener vivos los vínculos humanos y no sentirnos tan solos. La temporalidad del relato en Kentukis es la de un futuro cercano; al ritmo que galopa la tecnología, podría ser el año que viene sin problemas. Su espacialidad: el mundo entero. Su dialéctica: la del amo y el esclavo, estudiada por tantos filósofos, en la que el deseo calibra el vínculo.

Samanta Schweblin es especialista en generar incomodidad pero, como toda obra bien lograda, los lectores salimos fortalecidos, y con más preguntas que al comienzo. Esas preguntas intentaremos responderlas en la próxima edición del Club de Libros Couture, el sábado 31 de agosto de 17 a 19 hs en Escaramuza.

Las inscripciones ya están abiertas aquí. El libro está a la venta en la librería con un 20% de descuento para participantes del Club.