Cada vez que viajo, uno de mis entretenimientos favoritos es sentarme a mirar gente pasar y así sacar la radiografía del estilo característico de sus habitantes. Si la estadía dura varios días, me atrevo hasta a distinguir un turista de un local, con relativo éxito. Y ni que hablar de la excitación cuando logro, a través de mi indumentaria, que me consideren locataria. Problemas tenemos todos.

Por motivos laborales, mis padres viajaron durante casi 40 años a Milán. Entonces, cuando toqué tierra milanesa por primera (y única) vez, me sentí como en casa. Todo aquello que tanto los maravillaba se materializaba a destra e sinistra: las flores en los balcones, la actitud y el refinamiento de la gente, el cashmere de la feria de barrio, los zapatos de cuero “como una media”, la sastrería impecable. La belleza natural, sin fruslerías. La media tupida (apenas comenzaba la primavera), el taco interesante pero funcional, la falda con personalidad, el largo perfecto de la camisa, el traje con el fit justo, LA SEDUCCIÓN.

Eso que vi allá por el lejano 2007 motivó que, junto a Peroni, la birra número 1 en Italia, quisiéramos hacer una radiografía para identificar las claves del estilo italiano. Por eso aprovechamos el contexto de Milano Fashion Week (20 al 25 de febrero), momento en que la gente se esmera especialmente, y a través de nuestra corresponsal, la fotógrafa de streetstyle uruguaya Romina Introini (aka Romilux), llevamos a cabo una cobertura para descubrir cuáles son esos aspectos locales que hacen que el estilo italiano sea, probablemente, el más admirado e imitado del mundo.

1. La paleta

Foto: Romilux para Peroni Uruguay y Mirada Couture

Esto no lo decimos nosotras: los principales burós de tendencias tienen claro que hay determinados tonos que funcionan más en algunas ciudades que en otras. Tampoco hace falta ojo clínico: fíjense cómo, pese a la globalización, difícilmente encontremos tonalidades chillonas en las vidrieras de Estocolmo, por ejemplo. En las calles de Milán se impuso la cálida gama de beiges y marrones que, casualmente o no, se impondrán para los años venideros como los nuevos neutros.

Foto: Romilux para Peroni Uruguay y Mirada Couture
Foto: Romilux para Peroni Uruguay y Mirada Couture
Eleonora Carisi // Foto: Romilux para Peroni Uruguay y Mirada Couture
Foto: Romilux para Peroni Uruguay y Mirada Couture
Foto: Romilux para Peroni Uruguay y Mirada Couture
Foto: Romilux para Peroni Uruguay y Mirada Couture
Foto: Romilux para Peroni Uruguay y Mirada Couture

2. La belleza natural

Evangelie de Styleheroine y Erika Boldrin / Foto: Romilux para Peroni Uruguay y Mirada Couture

Parece haber dos tipos de belleza para las italianas: el tipo bronceado y con cierto abuso de quirófano, y el de la belleza simple, natural, sin adornos. Digamos que Donatella Versace o Anna Dello Russo pueden estar en el primero, junto a las hermanas Ferragni, más conocidas como las “Kardashian italianas”; y Miuccia Prada o Franca Sozzani en el segundo. Adivinen por cuál nos inclinamos. Más allá de gustos personales, adoramos cómo las melenas se llevan largas y naturales, y la cara lavada, sin caer en sinónimo de desarreglada. Por el contrario: looks increíbles con belleza natural = looks doblemente increíbles.

Foto: Romilux para Peroni Uruguay y Mirada Couture
Foto: Romilux para Peroni Uruguay y Mirada Couture
Chiara Totini // Foto: Romilux para Peroni Uruguay y Mirada Couture

Y del otro lado…

Anna Dello Russo // Foto: Romilux para Peroni
Las Ferragni // Foto: Romilux para Peroni

3. La sastrería

Anna Rosa Vitiello // Foto: Romilux para Peroni Uruguay y Mirada Couture

Italia sigue siendo una cultura muy tradicional y hasta hace muy poco -y quizá siga sucediendo- era muy común que, así como la gente tenía aquí sus modistas de barrio, casi todo el mundo que pudiera allí tenía su “sartorio”, su sastre, que le fabricaba la ropa. Tantos años de tradición no son en vano y es muy posible ver en cualquier rincón de Italia ejemplos de sastrería impoluta, de fit perfecto con telas impecables a partir de fibras naturales como la lana fría, el lino o el cashmere. Ahora se suma a la tendencia el uso de textiles clásicos de la sastrería masculina como el príncipe de Gales.

Foto: Romilux para Peroni Uruguay y Mirada Couture
Foto: Romilux para Peroni Uruguay y Mirada Couture
Anna Dello Russo // Foto: Romilux para Peroni Uruguay y Mirada Couture

4. El tapado

Nataly Osmann // Foto: Romilux para Peroni Uruguay y Mirada Couture

¿Una prenda más? Ma che cosa. El abrigo es una institución italiana. Ya sea en verano o invierno, esa prenda exterior pule el look, lo resalta y otorga elegancia. Puede ser en forma de chaqueta sport, gamulán, campera de plumas o el famoso tapado de paño, que en Italia suele ser de lana o cashmere y dura para siempre. Por algo Max Mara, grifa epítome de los tapados, es italiana. ¿Moncler? También italiana. Ven por dónde vamos. Una mención aparte en esta temporada de MFW para las trincheras o trench coats, prenda clásica (sabemos que NO es de origen italiano) que presenta innovaciones muy interesantes y que pudimos ver en variadas versiones.

Johannes Huebl // Foto: Romilux para Peroni Uruguay y Mirada Couture
Foto: Romilux para Peroni Uruguay y Mirada Couture
Anna Rosa Vittielo y Bettina Looney // Foto: Romilux para Peroni Uruguay y Mirada Couture
Sylvia Hagjoo // Foto: Romilux para Peroni Uruguay y Mirada Couture
Olivia Palermo // Foto: Romilux para Peroni Uruguay y Mirada Couture
Julia Hagjoo, Bettina Looney // Foto: Romilux para Peroni Uruguay y Mirada Couture
Foto: Romilux para Peroni Uruguay y Mirada Couture

5. Los zapatos

Foto: Romilux para Peroni Uruguay y Mirada Couture

Si alguien entiende el poder de un buen zapato como metáfora del resto del look, es un italiano. Y así como el aceite de oliva, la pasta y el pan deben ser de buena calidad, un zapato italiano suele ser de cuero, con excelentes terminaciones y (cierto) carácter funcional. Esta temporada, tacos geométricos y grandes hebillas son protagonistas.

Foto: Romilux para Peroni Uruguay y Mirada Couture
Foto: Romilux para Peroni Uruguay y Mirada Couture
Foto: Romilux para Peroni Uruguay y Mirada Couture

6. Las gafas

Leonie Hanne // Foto: Romilux para Peroni Uruguay y Mirada Couture

No en vano Luxottica, la compañía de fabricación y venta más importante del mundo, proviene de Italia. El país siempre se especializó en anteojos, así que es imposible que no sean un issue para los tanos, que los reconocen como agentes de expresión y de estatus, sin miedo al riesgo. Por lo que pudimos notar, se utilizarán los vidrios tintados en tonos claros y las gafas grandes y rectas arriba.

Foto: Romilux para Peroni Uruguay y Mirada Couture
Foto: Romilux para Peroni Uruguay y Mirada Couture

Y para terminar de disfrutar, unas postales de la ciudad de Milán y una Peroni para brindar:

Foto: Romilux para Peroni Uruguay y Mirada Couture
Foto: Romilux para Peroni Uruguay y Mirada Couture
Foto: Romilux para Peroni Uruguay y Mirada Couture
Salute, Romilux!