Ya sea para recuperar energías luego de una noche excesiva o como tentempié para los que no llegamos llegan al mediodía, el brunch ya es una rutina más en la categoría gastronómica local. Sabemos que para la mayoría de los mortales es inviable ir a comer afuera todos los fines de semana (una vez al mes es una buena medida), pero eso no debería privarnos de brunchear cuando queramos.

Por eso los alentamos a que se animen a hacer el propio, ya sea para dos o para una suerte de reunión familiar 🙌Pero, ¿qué debe tener un brunch para que sea considerado como tal? En realidad, no existe algo como un protocolo y etiqueta específico pero, digamos que comer spaghetti con tuco, flan de postre y un café un sabado a las 14, es almuerzo.

Entonces, si vas a organizar tu propio brunch, acá van algunas ideas para que te luzcas:

1. Los alimentos imprescindibles

¿Brunch tirando a desayuno o tirando a almuerzo? Lo mejor de los dos mundos, amigos. De todas formas, hay ítems que no deberían faltar. Creo que el huevo debe estar presente: pasado por agua, frito, revuelto, soufflé. Pocas cosas son tan todoterreno como el huevo. Panes: tostadas, sandwiches, bagels o como acompañante; sin dudas es infaltable en todo brunch. Frutas: frescas y de estación, con yogur o pudding de chía, en versión “ensalada” (o mejor aún: sopa de frutas, con muuucho jugo exprimido, hojitas de menta y ralladura cítrica). ¿Postres? No un postre como tal -plato dulce posterior a una comida- sino uno o más bocados dulces; pueden ser tortas, masitas, galletas, carrot cake o muffins. Que debe haber café no deberíamos mencionarlo.

AlacenaDetail
Ideal: pan de hierbas + espinaca bebé, rabanitos y zanahorias.
AlacenaDetail2
Y si además tenemos estas masitas…

2. ¿Bebidas con o sin alcohol?

Una supondría que después de una noche agitada, difícilmente alguien desee beber más alcohol, pero no soy quien para ir por la vida juzgando. La “mimosa” es una de las bebidas oficiales de los brunch en Estados Unidos, se trata de una mezcla de champagne con jugo exprimido de naranja. También pueden hacerse unos deliciosos Bloody Mary, beber un buen vino o alguna cerveza artesanal. Sin alcohol, las reinas son las aguas saborizadas (amo la pomelada con romero o eneldo), limonadas, jugos “verdes” o licuados frutales.

AlacenaDetail3
Exprimidos y frutas de estación por doquier.
NYC2Detail5
Nada que involucre pomelo y romero puede salir mal…

3. La presentación

Porque, por sobre todo, amamos meterle onda. En cuento a los platos, la vajilla antigua (sobre todo sin son piezas distintas) queda preciosa y los bowls o tazas esmaltados son súper versátiles, geniales para dar un toque retro. En la mesa propiamente dicha, un buen mantel siempre aporta, sumado a una jarra de vidrio con jugos, hierbas aromáticas y frutas. Todo sirve para que además de comer mucho y bien, agasajemos a nuestros invitados con un lindo escenario. En la era de Instagram y la fotografía digital, la presentación es clave.

Brunch
Amamos…
BabkaDetail4
…a Wes Anderson.
PrimaveraDetail3
Las combinaciones son casi infinitas 😉

Si preferís salir a comer afuera en lugar de quedarte en casa, podes ir a Santé o algunos de los recomendados acá. Y si hacés el tuyo, no te olvides de sacar fotito y mencionarnos 😉.