¿Llegar al verano? ¿Qué es eso? Mejor sería disfrutar de la primavera. Nos encantan los guisados y las cazuelas, pero también amamos estas épocas de temperaturas templadas para poder comer más liviano (y hasta poder llevar nuestra comida a parques o playas, qué lindos los picnics primaverales).

Cuando era estudiante, allá lejos, en el siglo pasado, el 21 de septiembre era el día más esperado del año. Estudiantes de todos los liceos de mi país (Argentina) organizando dónde ir -si a la playa o al campo-, qué llevar para comer y qué ponerse -si bikini, shortcito o vestido; detalles no menores-. Todo muy lindo.

Hoy el día de la primavera no nos cambia la vida pero, aunque a los alérgicos nos hace pensar en tapaduras de nariz o alguna que otra carraspera, nos agrada la idea de andar ligeros de ropa y echarnos al sol.

Para eso hoy tenemos algunas ideas, sugerencias y básicos para que ustedes puedan armarse sus propios menús primaverales.

Tartas

O más precisamente galettes. ¿Qué son las galettes? Son tortas chatas y redondas que datan del ¡neolítico! En general son dulces y de varias formas, pero hoy vamos a hablar de una masa de tarta que se puede rellenar básicamente de lo que gustes, simplemente envolviendo el relleno de manera rústica. Quedan divinas, no se necesita molde y la idea es que no queden precisamente perfectas.

La receta de esta masa lleva:

115 gr de manteca

3 cucharadas de leche

1 1/2 cucharitas de vinagre de manzana

1 cucharita de sal

125 gr de harina común

80 gr de harina integral

Debemos sablear, es decir, unir la manteca fría a la harina con un cornet o un tenedor hasta que la manteca tenga el tamaño de pequeñas piedras. A eso le añadimos la leche previamente mezclada con la sal y el vinagre. Debemos trabajar un poco la masa con la mano: cuidado, tiene mucha manteca y no queremos hacer un enchastre. Algunos movimientos rápidos pero envolventes para que la masa se integre. La ponemos entre dos separadores (puede ser papel film) y la amasamos hasta que tenga unos 3 mm de grosor. Debemos dejarla enfriar. Para cocinarla: la retiramos de la heladera, cortamos cuadrados, rellenamos y armamos una especie de “bolsita”. Les quedará así:

primaveradetail4
Galette de cebollas caramelizadas. Foto de @irenichus.

Esta tarta va al horno hasta que la masa esté dorada. Es súper práctica porque podemos hacerlas de varios tamaños. Incluso mini. Amamos lo mini. Yo la rellené de cebollas caramelizadas, le agregué aceto balsámico y queso crema. Pero a esas mismas cebollas pueden agregarles queso de cabra e higos, pastrami o panceta. También pueden hacerlas de remolachas asadas y queso azul, verduras salteadas, espinaca, tomate y zucchini; de lo que gusten. Ah, dato importante: pueden tener la masa en el freezer y usarla cuando quieran.

También, con la misma masa, pueden hacer la versión “quiche”, que es una tarta abierta rellena de una mezcla de huevos y crema. Originalmente lleva panceta, pero pueden hacerla de lo que gusten. En este caso deben cocinar la masa a blanco, esto es, en un molde con un papel de aluminio relleno con porotos o algo que le haga peso por unos 30 minutos, luego retiramos el peso, cocemos unos 15 minutos más y recién ahí (cuando el fondo esta lo suficientemente “impermeabilizado” como para ser rellenado) agregamos la mezcla. Para la quiche necesitan: una taza de leche y una de crema, dos huevos y dos yemas, sal y pimienta. A partir de esa base, la pueden rellenar con lo que más les guste: cebollas de verdeo y queso gruyere, tomates cherry y espinaca, jamón serrano y puerros, zanahorias asadas con jengibre.

primaveradetail5
Quiche de tomates y espinaca. Foto de @irenichus.

Siempre podemos hacerlas en varios tamaños, pero qué atractivas son pequeñas, ¿no?

Ensaladas

Las reinas de la temporada primavera verano. Livianas, versátiles y prácticas; se llevan todos los galardones a la hora de prepararlas. ¿Por qué suelo elegir el cous cous? Porque se hace solo. Sí, solo hay que calentar dos partes de agua por cada parte de cous cous (o trigo burgol), echarlo, y esperar unos minutos para que se hidrate. ¿Qué tal una ensalada de coliflor asado con comino, hojas de remolacha (sí, hay que usarlas, señores, son muy ricas), cous cous y aceite de sésamo? Delicioso.

primaveradetail3
Ensalada junto a galette. Foto de @irenichus.

Y last but not least: la zucchini ribbon salad, o ensalada de cintas de zucchini. Son re fáciles de hacer ya que solo necesitamos un pelapapas. Para uno: un zucchini, una zanahoria, una cebolla de verdeo, una naranja y un poco de aceite neutro. Las flores comestibles son opcionales, claro, pero qué opción más bella. Con el pelapapas hacemos “cintas” de zanahoria y zucchini, mezclamos en el bowl junto al jugo de naranja, el aceite, cebolla y flores. Condimentamos y ya tenemos una preciosa ensalada. Atención: le podemos agregar unos tirabuzones para no quedarnos cortos, obvio. Entiendo que una zanahoria y un zucchini pueden no ser suficientes para satisfacer las demandas de nuestra barriga. Pero no digan que no queda hermosa:

primaveradetail2
Cintas de zucchini. Foto de @Irenichus.

Y no se olviden de las frutas: ¡frutas por doquier! En el desayuno, en jugos, licuados y de postre. Sí, las frutillas son postre 🙂