Pasqualini es una fija a la hora de ir a buscar zapatos, carteras y accesorios de cuero de calidad -¡duran años!-. Sin embargo, desde el año pasado, la marca ha ido incorporando otras líneas de productos además de los ya clásicos. Ahora si visitan alguno de sus locales pueden encontrar gamulanes -que para este invierno se volvieron imprescindibles- y pañuelos de 100% seda.

Para diseñar los pañuelos convocaron a Florentina Fischer, arquitecta y creadora de Florentina Print, que desarrolló dos estampados: uno de inspiración japonesa y otro en motivos botánicos, con una paleta de colores que es todo lo que queremos este invierno, y que viene en dos tamaños: 70 x 70 y 90 x 90 cm.

Y para mostrar las mil posibilidades de los pañuelos, ¿qué mejor que la diseñadora? Por eso convocamos a Florentina y su hermana, Belén -que también es diseñadora pero de joyas y tocados- a que jueguen con ellos y nos muestren cómo les gusta combinarlos.

Vamos de menos a más.

Para principiantes

El pañuelo XL como moña en el cuello. Florentina Fischer por Luciana Machin.
Como cinto. Belén Fischer por Luciana Machin.

Tip: a la hora de enrollar el pañuelo, hacerlo con las puntas hacia adentro y yendo de menos a más así no quedan las puntas sueltas.

Intermedio

Como vincha. Florentina Fischer. Foto: Luciana Machin.

Tip: apoyar el pañuelo enrollado sobre la base de la cabeza, sostener un extremo con cada mano, y a la hora de unirse sobre la corona, hacer que cada extremo tome la dirección contraria para lograr el nudo.

Avanzado

Belén Fischer es diseñadora de tocados y joyería (si no siguen a su marca, Julhia Fischer, háganlo ahora) y vivió en Argentina, Miami y Barcelona. Por eso no nos sorprende que se animaran a unos estilismos más jugados. Con dos pañuelos anudados formó un top que nos dan muchas ganas para usar una fiesta en verano, o para un casamiento con un palazzo blanco.

Florentina y Belén Fischer. Foto: Luciana Machin.

 

Los pañuelos valen $ 1.690 los chicos y $ 2.290 los grandes y los encuentran en las tiendas de Pasqualini y en el shop online.

¡Por más hermanas así de onderas!