Si hay algo que completa un look, y además es vital para llevar todos nuestros básicos para salir (llaves, plata, documento y –obviamente- el lápiz de labios), es la cartera. Por más de que la comodidad y practicidad siempre son necesarias, la estética no deja de ser prioridad para este accesorio tan útil.

Algunas veces las carteras trascienden lo funcional y se convierten en objetos de culto, de esas por las que toda fashionista muere con tal de tenerlas en su ropero. Estas son las it bags y tienen nombre propio.

A lo largo de la historia ha habido distintos modelos que se convirtieron en clásicos: la “Baguette” de Fendi, la “Birkin” y la “Kelly” de Hermès, la “PS1” de Proenza Schouler y la 2.55 de Chanel, entre muchas otras. Ambos modelos de Hermès, por ejemplo, lograron su fama gracias a quienes las llevaron. El modelo “Birkin” fue especialmente diseñado para la cantante y actriz Jane Birkin, mientras que el modelo “Kelly” fue un diseño original de la marca que popularizó la actriz y princesa Grace Kelly al utilizarla para cubrir su embarazo de los papparazzis.