Junto con la ola de inmigración colombiana, Argentina recibió la tendencia universal de demanda de buen café. Los bistrós con café de especialidad inundaron la ciudad, sumándose a los clásicos porteños que siguen de pie. A continuación, algunas instrucciones seguidas de los mejores cafés de la ciudad.

Instrucciones para tomar un buen café en Buenos Aires

Leer esta nota. Seleccionar una de las opciones enlistadas, guiándose por su instinto o ubicación geográfica. Dirigirse hacia el café, bar o cantina haciendo uso de dos pies, ecobici, taxi, colectivo –también llamado bondi-. Sentarse en una mesa para dos junto a una ventana o en la terraza. De toparse con escaleras, leer Instrucciones para subir una escalera.

Se puede invitar a algún acompañante a sentarse a la mesa. De preferencia, alguien que haya conocido antes de tomar asiento. Hacer contacto visual con el mozo, esperar su acercamiento para señalarle en la carta nuestro pedido o decir simplemente “Un café.”

Responder cordialmente las preguntas que realice el mozo. (ej.: ¿Solo? ¿Quiere algo para comer?) Esperar.

Deleitarse con el aroma, relajar los hombros, mirar por la ventana. Dejar que el mozo deposite la taza de café junto con el vaso de soda y las galletitas de cortesía. Abrazar la taza caliente con una mano, sostener el aza con los dedos índice y pulgar de la mano opuesta. Acercar la taza a la boca, inhalar con fuerza por la nariz, exhalar. Dar un sorbo.

Mientras el cuerpo se llena de gozo, repetir los cuatro pasos anteriores de manera tal que llegue a ver el fondo de la taza. Suspirar ligeramente. Enfocarse en el sabor latente en la boca. Llamar al mozo. Decirle: “Uno más.” Esperar. Disfrutar. Charlar. Esperar a estar listo para continuar con la rutina para abandonar el café.

Full City Coffee House

En Full City la atención es excelente. No sólo para con los clientes, sino también con el café. Importado desde Colombia, es tostado -a la temperatura necesaria según el grano- por su propia máquina tostadora. El mimo con el que se prepara la taza es idéntico al mimo con el que se asesora al cliente.

Los habitúes en Thames 1535 halagan el flat white, los dibujos en la espuma (latte art) y el patio trasero, alejado del barullo de Palermo Soho. También tienen café para llevar y se puede comprar empaquetado para hacer en casa. En el fondo de cada taza, se encuentra un mensaje con amor.

Algo a destacar es que se dictan cursos de baristas de forma constante, con un costo aproximado de $A 2.500. Se puede consultar más acerca de los contenidos en fullcityba@gmail.com.

#coffeehouse #artelatte #palermosoho

A post shared by Full City Coffe House (@fullcitycoffeehouse) on

 

El Gato Negro

Comenzó siendo una tienda de especias en 1928 y devino en el café más emblemático de calle Corrientes. ¿Cómo? El café molido en el momento se transformó en café molido y servido en pequeñas mesitas dentro del local. Hoy en día, al entrar, los aromas te invaden. Las especias a la venta decoran el aire acompañando cada sorbo. Incluso se puede disfrutar de un café con cardamomo, con pimienta de Jamaica o con jengibre y miel, acompañado de postres o salados.

Los viernes por la noche hay conciertos de jazz en vivo. Muchas semillas, granos de café o condimentos de la tienda pueden también comprarse online.

Difícil escolher qual cha ou café provar….

A post shared by Aguiar Buenos Aires (@buenos_aires_dicas) on

Coffee Town

El primer Coffee Town se encuentra en el centro del tradicional Mercado de San Telmo, rodeado de locales que venden vajilla antigua, muñecas de porcelana, discos de pasta o frutas frescas. Fue inaugurado en 2012 y no solo colaboró en gran medida con el renacimiento del Mercado sino que sentó las bases del café de especialidad en el país.

Desde ese entonces, la filosofía de sus creadores es “ofrecer los mejores cafés del mundo a un precio justo”. Cuentan con catadores profesionales, baristas y maestros tostadores que trabajan con materia prima de primera calidad proveniente de distintas partes del globo. Cuentan con una política estricta de fair trade y la atención en todo momento es excelente.

El café más buscado de la casa es el Blend De El Mercado, armado con cafés de Cobán (Guatemala), Santander (Colombia) y Sul de Minas (Brasil), luego sigue el Harrar de Etiopía.

Actualmente tienen tres locales: el de San Telmo, uno en Recoleta (Libertad 1260) y otro en Belgrano (Juramento 1717). En todos ellos se pueden disfrutar cafés de Etiopía, Jamaica, Brasil en versiones calientes, frías e incluso servidas en tragos.

https://www.instagram.com/p/BVkxY7WhHj3/?taken-by=coffeetownargok

 

London City

Un bar notable en el que las recientes remodelaciones lograron retraer con éxito su encanto original de los 50’s. El café allí es delicioso (utilizan granos de Illy o La Esmeralda)  y puede acompañarse con las tradicionales tortas Ana, Nacional o unas medialunas, siempre alabadas por los comensales. Pero la mayor compañía del lugar es la presencia de Julio Cortázar. En las mesas del London City escribió su primer novela Los Premios (1960) y los dueños del lugar honran su memoria en las paredes. Los Premios concluye así: “El chofer, un muchacho sonriente, se volvió a la espera de la orden. -Y bueno -dijo López-. Vamos al London, che. Perú y Avenida”.

En Perú y Avenida de Mayo ya no está permitido fumar, hay café para llevar y más enchufes que antaño, pero subsiste el encanto y por supuesto, el buen café.

All Saints

All Saints se posiciona como el café de especialidad local con mayor número de adeptos millennials. Acaban de inaugurar un segundo local en Microcentro. Su concepto abierto en los locales se suma al merchandising de diseño y una calidad que nunca queda en segundo plano. Los flat white y variedades de infusiones con dulce de leche o chocolate y menta son de lo más pedido. Ofrecen opciones frías, de filtro, para llevar o en taza.

También cuentan con un laboratorio de entrenamiento donde enseñan todo lo que hay que saber sobre la mágica bebida.

https://www.instagram.com/p/BTuY2YjDWH8/?taken-by=allsaintscafe

 

LAB

Viniendo del rubro de tostadores, ellos saben lo que hacen. Llegás, hacés tu pedido en la caja, anotan tu nombre en el plato de café y te llaman cuando está listo el café. Podés elegir granos de Colombia, Guatemala, Tanzania y sus distintos métodos de filtrado. Cuentan con un local en Palermo Hollywood y otro en Belgrano. Llevan su café a oficinas, hacen catas de café (llamadas Cupping Room Sessions) y cursos en sus laboratorios.

También ofrecen brunchs suntuosos, estilo americano, acompañados de cócteles y una generosa taza de café. Los almuerzos llevan productos orgánicos, frescos y se leen en cartas que van rotando según la estación.

 

https://www.instagram.com/p/BaKbF7cnmWF/?taken-by=labtostadores

 

Salvaje Bakery

Salvaje cuenta con gran reputación por sus productos con harina, pero también sirven un café de calidad que acompaña toda ocasión. Es un lugar en el que se acostumbra el take-away o para llevar a casa (o a un parque) y el concepto abierto del local permite que en invierno entreguen mantitas junto con los tazones de infusión.

Los cafés están hechos en máquinas italianas y acompaña el arte latte. Para comer hay opciones veggie, saladas y dulces. Trabajan sus panes con masa madre y conviene siempre preguntar -y pedir- por aquello que esté recién salido del horno. ¿Un dato más? Es 100% pet friendly!

¿Los convencimos?