Las parejas que se conocen por internet son más duraderas, o al menos eso sentencian estudios de universidades estadounidenses y europeas que miden amor en porcentajes. A esta altura todos sabemos que las vastas posibilidades de internet nos acercan a personas que no hubiéramos conocido de otra manera. Dedicamos horas del día en ver la rutina, gustos e historias de quienes nos interesan. Podemos analizarlos, procesarlos, incluso enamorarnos antes de llegar a la primera cita. Este mecanismo nos vuelve más acertados a la hora de disparar la flecha de Cupido a voluntad.

Desde mi experiencia personal, puedo contarles sin vergüenza que la era digital me acercó a Santiago, a 4 kilómetros de distancia según Tinder. Curada de espanto tras algunos matches tan afortunados como desafortunados, acepté tomar un trago con él en Soria. Nos seguimos hasta en Pinterest. Pocos meses más tarde, entre lágrimas y abusando del escudo de las pantallas, le declaraba por Skype todo mi amor convencida de que había encontrado al uno en una red repleta de ceros. Festejando un tercer aniversario, ambos agradecimos no haber deslizado el dedo sin querer para el lado contrario.

https://www.instagram.com/p/BafUwq9HM_l/

¿Nos hubiéramos conocido de otra manera? ¿Si nos cruzábamos en Soria, me hubiera invitado un trago? ¿Qué tal si era nuestro destino y Tinder sólo aceleró el proceso? Incluso siendo una romántica incurable que disfruta cada nudo en la garganta generado por actores de mejillas rosadas, pienso que no. No nos hubiéramos siquiera visto. Pero si el destino está realmente escrito, si un hilo rojo nos une o vidas pasadas nos acercan, Instagram debió estar marcado en las cartas como intermediario inevitable.

Las historias presentadas en esta nota dan crédito de que los corazones en forma de like a veces representan amor verdadero.

Lali Bonomini & Sebastián Vázquez

¿Quiénes son ellos?

Lali es licenciada en publicidad, trabaja como freelancer generando contenido creativo digital además de coordinar la comunicación de la ONG Chicas en Tecnología. Disfruta leer  y por eso fundó un club de lectura -Navegando Universos- además de su blog, lalicuadora.com.ar. Seba estudió fotografía y actualmente es fotorreportero de bodas, bandas y eventos. Él se considera adicto a la música. Para su primera cita, invitó a Lali a verlo cantar en un acústico en vivo.

¿Cómo se conocieron? 

Por Instagram. Se tenían de vista por amigos en común y se seguían por Twitter, sin hablarse. Un día Seba la empezó a seguir en Instagram y ahí empezó la danza de los likes, que derivó en comenzar a chatear vía Facebook.

¿Qué los une?

Ambos son hijos únicos, freelancers y vegetarianos. Defienden su independencia y adoran viajar, compartiendo escapadas y nuevos destinos cada vez que pueden con mate en mano. A los dos les apasiona la fotografía, la dirección de arte, la estética visual en general. Se divierten con juegos de mesa, comparten gustos musicales, series, pelis y dibujos animados de los que coleccionan Funkos.

Su anécdota preferida

“Una anécdota nuestra linda tuvo lugar en Berlín, cuando nos fuimos de viaje este año. Habíamos quedado en encontrarnos con una amiga por su cumpleaños y fuimos a la noche a la dirección que nos había pasado. Cuando llegamos, descubrimos que en Berlín dos o más calles se llaman igual, y que hace falta sumar el código postal en Google Maps para no perderte. Obviamente nunca lo hicimos, y fuimos a la otra punta de la ciudad. Íbamos a dar por perdida la noche, pero decidimos comprarnos un Jägermeister en un kiosquito nocturno y volver caminando 8 km hasta el Airbnb. En el camino tomamos, vimos artistas callejeros, nos sacamos fotos en photobooths y hasta bajoneamos papas con cheddar. Llegamos a casa agotados pero felices (¡A Seba le sangraban los pies de caminar con los borcegos!), y sin saberlo acabábamos de generar una de las mejores anécdotas de todo el viaje.”

 Lucía Hacha & Agustina Delgado

https://www.instagram.com/p/BbqJ0frjWsJ/?taken-by=luciahacha

¿Quiénes son ellas?

Agustina es de Córdoba, actualmente vive en Buenos Aires y estudia odontología. Lucía estudia publicidad.

¿Cómo se conocieron? 

En el verano, en un boliche gracias a unos amigos en común. Se habían visto anteriormente y revisaban sus cuentas sociales mutuamente pero ninguna se animaba a tomar la iniciativa. Luego de esa noche, empezaron a intercambiar mensajes, a salir hasta que llegaron a una relación intensa.

¿Qué las une?

Comparten gustos de música, cine, ropa. Incluso intereses, inquietudes y la manera de ver la vida. Sus personalidades tranquilas se parecen pero logran complementarse. La única diferencia irreconciliable recae en que Agustina es vegetariana y Lucía se niega a dejar de comer carne. Hacen todo juntas, sin importar el plan. Maquillarse juntas les encanta. “Más que una novia es mi amiga también, en ella deposito toda mi confianza, le digo todo lo que se me pasa por la mente y por eso es tan buena la relación. Sabemos hablar y escucharnos.”, dice Lucía.

Su anécdota preferida

El día que se pusieron de novias fue una tortura para las dos. Sin saberlo, ese día las dos querían proponérselo la una a la otra. Sus amigos las llenaban de mensajes alentándolas, apurándolas y llenándolas de nervios. Habían ido a tomar unas cervezas y cuando volvían a casa, Agustina sacó una cartera con un ramo de flores, develando sus sentimientos. Lucía lloraba grabando en su memoria el momento mágico.

Paul Fava & Juani Molinari

https://www.instagram.com/p/BWab95hFaQj/?taken-by=paulfava

¿Quiénes son ellos?

Paul es productor, influencer -aunque detesta la palabra- y estudió Comunicacion Social en la UBA. Es optimista, relajado y disfruta de estar en casa. Su deleite es ver series hasta altas horas de la madrugada. Juani, por el contrario, es inquieto, siempre buscando algo nuevo para hacer. Está a punto de recibirse como arquitecto en la Universidad de La Plata. Se autodefine como el consentido de la relación.

¿Cómo se conocieron? 

Vía Instagram. Hubo mucho intercambio de likes hasta que empezaron las primeras palabras. En ese momento vivían en ciudades distintas, por lo que largas charlas pronto se convirtieron en llamadas por teléfono. Semanas más tarde se encontraron en Palermo Soho, más precisamente en Malabia y El Salvador. Se vieron 5 minutos, se besaron y eso fue suficiente.

¿Qué los une?

Los dos son del interior, por lo que tuvieron una infancia parecida, el mismo estilo de familia y vinieron a Buenos Aires a vivir solos para estudiar. Los dos creen que lo mas importante es la familia, la de sangre y la que uno elige o construye.

Su anécdota preferida

La más reciente. “Hace menos de una semana nuestra familia creció. A hora somos 3: llegó Junior (un caniche toy). Cuando nos enteramos que nos lo regalaban estábamos los dos en lugares distintos. Lo primero que hicimos ambos fue empezar a pensar el nombre, cuando nos encontramos cada uno tenia 2 nombres, y uno era Junior. Fue mucha coincidencia”, relata Juan.

Lis Moreno & Matías Gómez

https://www.instagram.com/p/BdJMYweHjoL/?taken-by=mattgsurf

¿Quiénes son ellos?

Martín es director para Latinoamérica de Action Sports de Adidas. Ama el surf, es su escape. Lis es actriz, embajadora de distintas marcas. Viven juntos en Panamá pero viajan constantemente por trabajo.

¿Cómo se conocieron? 

En 2014. Martín la vio en una fiesta de disfraces, luego en un boliche y llamó su atención. La contactó para que trabajara como embajadora de una marca con la que él trabajaba. Se cruzaron en algunos eventos y Lis intentó engancharlo con alguna de sus amigas. No prosperó, pero ellos sí. Comenzaron a salir informalmente hasta que Martín dijo “basta de grises, o blanco o negro” y Lis fue a su casa a pedirle que sea su novio.

¿Qué los une?

Son familieros, adoran a sus amigos y desean tener hijos juntos. Disfrutan de todos los deportes con tabla -surf, wakeboard, skate- y no tienen miedo a nada. Les encanta estar viviendo afuera, el cambio permanente, los viajes, probar nuevos sabores. Su deleite juntos es escuchar jazz mientras toman unas cervezas en el balcón y cocinan algo en la parrilla.

Su anécdota preferida

“Para mi primer cumpleaños él estaba de viaje y me organizó durante dos semanas distintas sorpresas extremadamente románticas, algo que sabe que detesto, pero llevado al extremo fue divertido. No podía quedar solo así, entonces lo busqué en el aeropuerto y decoré el departamento entero con corazones, velas, desayuno de comida en forma de corazones, música de Ricardo Montaner -con una imagen de él en la pantalla-. Se lo decoré tanto que un mes más tarde le seguían quedando cosas. Hay que siempre reírse juntos, es la clave.”

Nair Prato & Guido Mantra

Fuck Instagram

A post shared by $$$ (@pixelatednani) on

¿Quiénes son ellos?

Nair es una exitosa modelo argentina que se autodefine sensible, creativa, poco sociable y solitaria. Le gustan las plantas, los libros, dibujar y cocinar. Guido tiene un estilo Fedez, es el alma de la fiesta y colecciona zapatillas de a cientos.

¿Cómo se conocieron? 

Se cruzaron en distintos eventos hasta que Guido pidió el Facebook de Nair a una amiga en común y comenzaron a hablar. Una semana después, ya estaban conviviendo.

¿Qué los une?

“Aunque seamos muy distintos creo que nos complementamos y tenemos una relación muy divertida. Tenemos una huerta en casa, nos encanta American Dad, South Park, los tatuajes -el tiene un montón y me está enseñando a tatuar-. También juntarnos con amigos que tenemos en común y salir a bailar a veces”, comenta Nair.

Su anécdota preferida

“Tenemos anécdotas principalmente de viajes pero prefiero no contarlas”, sentencia la modelo entre risas.