Foto: Meg Sánchez para Unsplash.

¡Hola verano! Hola calor, hola presión de estar bronceada a como dé lugar, especialmente a la vuelta de las vacaciones. L’Oréal nos mandó un kit con básicos para el necessaire de verano: autobronceante, protector solar y una línea de cuidado capilar. Aquí mis reviews de los productos.

Autobronceante

La relación con el bronceado hoy no es como en los 90. Somos plenamente conscientes del daño que ocasiona el sol y por eso nadie debería bajar a la playa en el horario de máxima radiación (de 11 a 17) y mucho menos sin protector solar y la ropa adecuada. Es una cuestión de salud. Sin embargo el dorado perfecto en estas latitudes sigue siendo la máxima aspiración y son pocas las que lucen con orgullo la blancura. Entonces entramos en una contradicción, ¿cómo logro ese tono de forma saludable? Con autobronceante.

Personalmente siempre le tuve un poco de miedo a estos productos. Tal vez es por el recuerdo de mi graduación del liceo en la que la mitad estábamos blancas, y la otra mitad naranjas. Sin embargo, habiendo pasado enero en la ciudad sentí que necesitaba sentir algo parecido al verano.

La línea Sublime Bronze me la habían recomendado bastante, así que cuando llegó la caja de L’Oréal Paris con los productos tenía una ansiedad tremenda por ir a casa y probarla. Cuando llegué me até el pelo, me lavé la cara con una espuma facial y me puse un traje de baño para estar lista.

Productos Sublime Bronze de L’Oréal.

Lo primero que recomiendo es leer bien las etiquetas. Para el cuerpo usé la bruma de Sublime Bronze, que en la parte de atrás dice algo así como “aplicar a 30 centímetros de la piel. Si se siente efecto mojado, alejarlo”. Esto es vital. Cuando empecé a ponerme lo hice muy cerca y después me di cuenta de que lo estaba haciendo mal porque sentía el producto sobre la piel. Ese lugar fue el único en el que me quedó una mancha, el resto del cuerpo (incluyendo las rodillas, que suelen ser complicadas, quedó perfecto). Hay que aplicarlo de forma continua, empezando por el pie y la sensación es tal cual como lo dice el nombre, una bruma.

En cuanto al rostro, hay un producto que es específicamente para esta parte del cuerpo y se aplica de la misma forma, salvo que una vez que terminamos hay que limpiarse las cejas y el borde del pelo con una toalla húmeda para no quedar manchada.

El resultado

Claramente desde mi graduación hasta ahora, los productos autobronceantes han evolucionado. El efecto no puede estar más lejos de ese anaranjado artificial: lo que hace el Sublime Bronze es subir apenas un tono, dejando un color súper natural. Incluso, si están buscando algo más dramático, pueden aplicárselo dos veces seguidas. Dura aproximadamente una semana y va desapareciendo de forma progresiva, nada de manchas. Me parece perfecto para eventos especiales, para mantener el bronceado luego de las vacaciones, para las que son muy blancas y no quieren quemarse o simplemente para tener la piel con un toque de color todos los días del año.

El antes y el después.

Protector solar

Si hay algo que amo de los protectores solares de L’Oréal Paris es su fragancia deliciosa y obvio que esta línea no es la excepción. Se absorbe súper rápido, no es pesado ni oleoso y tiene un acabado natural (nada de quedar todo blanco). Si bien el uso clásico es en temporada de playa, me parece un buen candidato para usarlo durante todo el año en el rostro, para prevenir el daño solar del día a día. Yo lo estoy haciendo: me lo pongo todas las mañanas antes de salir de casa. Viene en factores de protección 30, 50 y 70.

Esenciales de playa.

Línea Óleo Extraordinario

Los baños de mar serán hermosos, pero es verdad que el pelo los sufre bastante y es imposible no volver de las vacaciones con el cabello reseco. Para ese problema, Elvive creó la línea Óleo Extraordinario edición verano. Además del clásico shampoo y crema de la marca -que a mí nunca me fallan-, hay un spray de nutrición que está genial. Básicamente es el producto perfecto para llevar a la playa y aplicar en las puntas post chapuzón para contrarrestar un poco el efecto del agua de mar. En mi caso no solo evitó que se me resecara tanto, sino que además me ayudó a que me queden más armadas las ondas que siempre se me hacen con el agua salada. Es la combinación ideal entre spray y óleo. Uso y recomiendo.

Los autobronceantes cuestan alrededor de $625 el de cuerpo y $435 el de rostro. Los protectores solares rondan los $430. El shampoo y el acondicionador de la línea de verano cuestan unos $230 cada uno. El óleo $500. Los productos los encuentran en las principales farmacias.