La palabra confort se convirtió últimamente en un adjetivo valorado para transmitir la idea de un producto o una acción que contiene y reconforta. Si al escuchar comfort food pensamos inmediatamente en una humeante sopa que nos abrigue el cuerpo en un día frío, ¿qué emblema podría remitir al comfort fashion más que un cómodo pijama?

Se trata de algo más que de ropa para dormir, porque para eso están las remeras viejas y estiradas que no nos animamos a tirar. Tampoco tiene la solemnidad de un camisón, prenda que las mujeres compramos generalmente sólo para ir a parir, y después queda olvidado en el fondo del armario.

La moda de finales del siglo XVI proponía ropas suntuosas, elegantes y estructuradas, y vestir una prenda cómoda y flexible al terminar el día comenzó a instalarse como un lujo para unos pocos. Tanto hombres como mujeres comenzaron a adoptar el camisón, que era de lana o terciopelo, hasta el siglo XVIII, cuando se popularizaron unos pantalones de seda importados de Persia denominados pijama.

De la pesada e incómoda ropa de cama de siglos pasados al sleepwear que ha sido una de las mayores tendencias de la temporada pasada, ha pasado agua bajo el puente. El permiso para vestir con libertad está dado, y las propuestas de moda se adecuan a las mujeres en movimiento del nuevo milenio.

Los pijamas incluso ha captado a uno de los segmentos de consumo más difíciles de clasificar, como los millennials. En este sentido, el emprendedor Augusto Mustafá fue un visionario cuando en 2012 fundó Elepants, una marca de indumentaria que reinterpreta el pantalón pijama como prenda indiscutible de street wear, y actualmente es una pieza fundamental del armario adolescente.

Algunas marcas están comenzando a recuperar el espíritu elegante del antiguo pijama, pero adaptado a las necesidades actuales. Colores plenos, piernas amplias, cinturas elásticas, botones y telas amigables, como lino y algodón, son algunos de los ingredientes infaltables de un pijama moderno. Una prenda más que decente para hacer una escapada exprés al supermercado un sábado a la noche y renovar el stock de cosas ricas para una maratón cinéfila. A continuación, nuestras propuestas favoritas:

Carzoglio Buenos Aires

La marca de pijamas de Celina Carzoglio es una de las predilectas. Con una estética unisex y una calidad inmejorable, la ropa de cama que presenta esta firma transmite la idea de comodidad y practicidad. Las campañas son protagonizadas por personalidades de la moda y el arte, como la diseñadora Jessica Trosman, el artista Alejo Musich o el cocinero Francis Mallmann, que proponen un modo de uso a través de fotos divertidas junto a sus hijos o en sus espacios de trabajo. Venden sus productos a través de Instagram, con delivery puerta a puerta.

Editorial Carzoglio con Jessica Trosman & flia

Siesta Pijamas

El eslogan de Siesta Pijamas es “Let’s stay home”, y eso es lo que propone la marca: que nos quedemos en casa y disfrutemos de sus prendas de entrecasa de algodón pima, batines o kimonos de seda y pantalones amplios y cómodos. También tienen propuestas para embarazadas que se embarcan en la difícil tarea de encontrar una prenda bella y femenina para poder amamantar. Tienen showroom en Recoleta, CABA, de miércoles a viernes de 13.30 a 20 hs.

Campaña invierno 2017 Siesta Pijamas. Foto: @siestapijamas

Almacén de pijamas

Como su nombre bien lo indica, esta marca es un almacén. Tienen propuestas que abarcan a las mujeres, los hombres y los niños y todas las temperaturas del año. El clásico pijama de tartán escocés ahora se combina con una cómoda remera de algodón y la paleta de colores sale de los clásicos rojo, azul y verde para mezclar rosa, fucsia, violeta y amarillo. También ofrecen pantuflas, batas de baño, mantas y almohadones, para que la experiencia al interior del hogar sea un homenaje completo al hedonismo y la lujuria. Tienen local en CABA y también shop online.

Campaña invierno 2017 Almacén de Pijamas. Foto: @almacendepijamas

Jota & Co

Esta es la marca que comenzó el año pasado la actriz Julieta Ortega junto a su amiga e ilustradora Fernanda Cohen. En sus propias palabras, la propuesta incluye remeras sueltas y suaves, pantalones cómodos, shorts livianos y ropa de descanso que funcione puertas adentro pero que también nos permita salir a la calle. Diseño de autor, lindas estampas, buena calidad y precios accesibles, ¿se puede pedir algo más? Tienen shop online y en su página web están todos los puntos de venta de Capital Federal y el interior.

Campaña invierno 2017 Jota&Co. Foto: @jotaandco

Zara Home

No tenemos la dicha que tienen nuestras vecinas uruguayas de contar con un Zara Home a mano, así que aprovechamos la oportunidad para pispear y elegir nuestros favoritos a tener en cuenta durante la próxima visita. Bajo la amplia categoría homewear, la firma española aglutina las más diversas propuestas, que incluyen camisones con detalles de encaje, pijamas masculinos en colores pasteles y kimonos de seda femeninos, entre otros. Llamar pantuflas o “chinelas” al calzado para el interior del hogar que propone Zara sería una falacia. Se atreve a incluir las tendencias mas actuales como los lazos, moños, apliques de pedrería, terciopelo y pompones, interpretando acertadamente la idea de placer y relajación a la que cualquier prenda de descanso debería invitar.

En Montevideo Zara Home se encuentra en Punta Carretas Shopping y Montevideo Shopping.

Foto: Zara Home Uruguay

Roberta Roller Rabbit

Esta marca es uno de los secretos mejor guardados de las argentinas que veranean en Punta del Este. La firma de Roberta Freymann, una inglesa nacionalizada neoyorquina que gracias a lazos de familia se enamoró de América Latina, ofrece una línea para el interior del hogar que no se agota en pijamas, sino que incluye vajilla, manteles y acolchados. La ropa de cama se vuelve irresistible gracias a la impronta marina y lúdica, que permite jugar al twinning con los niños, y a los géneros de calidad que provienen mayormente de la India. La tienda se puede visitar todo el año (con diferentes horarios según la temporada) en su local de Manantiales sobre la ruta 10.