Carol Lim y Humberto Leon siempre han demostrado su gusto por los films con fuertes improntas estéticas. Como cuando unieron fuerzas con el talentoso Spike Jonze o con el rebelde Harmony Korine. Para esta temporada Otoño/Invierno 2014-2015, el dúo KENZO decidió recurrir a la ayuda de nada menos que el señor del inconsciente y el perturbador de ensueño, David Lynch.

El director de cine, artista plástico, fotógrafo y músico diseñó el set y musicalizó el ambiente del fashion show. ¿El resultado? La perspectiva más surrealista y oscura que hayamos visto por parte de KENZO, y el ingrediente perfecto para resaltar la colección. En ésta fueron protagonistas los opuestos en las siluetas (ya que estuvieron presentes estructurales formas tanto en piezas entalladas como otras bien oversized), la combinación de hipnóticos estampados (bien à la Lynch) y accesorios que se robaron nuestro corazón.

Fotos: Dazed
Fotos: Dazed
Foto: My Daily
Foto: My Daily

El set diseñado por Lynch no tiene nada que envidiarle a algunos de los escenarios tan famosos de sus películas (bueno, es difícil de superar el Red Room de Twin Peaks). En el centro del set se encontraba una especie de escultura de una cabeza, bien con el sello plástico del artista y sus perturbadores pero igual de fantásticos cuadros. A sus costados se encontraban unas paredes espejadas que distorsionaban de manera frenética las proporciones y formas de las modelos que pasaban frente a ellas. Estos espejos, que parecían una sustancia líquida que podemos llegar a ver en nuestros sueños, junto con la estructura que contenía a la escultura, reflejaban distintas luces celestes y azules, trasladándonos a una noche estrellada en el océano, pero no necesariamente una de amor épico a lo The Notebook.

Foto: Trendipia
Foto: Trendipia
Foto: My Daily
Foto: My Daily
Foto: Dazed
Foto: Dazed
Foto: Kenzo
Foto: Kenzo

Ya sabemos que a Lynch le encanta provocar en la audiencia distintas y fuertes emociones, ¡si hasta nos ha advertido de peligro de ataque de epilepsia al ver Came Back Haunted (el clip que realizó para Nine Inch Nails)! “Quería intentar y crear un distinto sentir para un desfile de moda, teniendo al misterio y la emoción nadando juntos”, comentó. Y es que nos brindó un abanico de sentimientos. Tal como lo hace en sus películas, el cineasta logró evocar sensaciones tan dispares como el romance, la lujuria, los celos, la furia, la violencia, la inestabilidad y el peligro, todos en una pasarela.

La música refuerza la mística atmósfera: gongs, sonidos industriales y ritmos desiguales nos trasladan a un lugar en donde lo etéreo y la oscuridad peligrosa conviven juntos. Y algunas modelos hasta lucían como las musas y figuras centrales de las obras de Lynch.

Foto: Dazed
Foto: Dazed
Foto: Dazed
Foto: Dazed
Foto: Dazed
Foto: Dazed
Foto: Harper´s Bazaar Brasil
Foto: Harper´s Bazaar Brasil

Ante esta colaboración nos preguntamos cómo David Lynch no aparece más seguido en la moda. Ya sabemos que Twin Peaks y películas como Blue Velvet, Eraserhead y Mulholland Drive han servido de inspiración para numerosas producciones y colecciones. Y que sus películas son la perdición de todo amante del cine, la estética y la moda (¡nosotras adoramos!), pero definitivamente estamos listas para esta nueva faceta de Lynch en la moda.