El piloto de lluvia o anorak se está convirtiendo en una prenda básica del armario unisex. Se suma a la campera de cuero, a la de denim, a la súper inflada -que fue tendencia el año pasado y continúa este año- y a todos los abrigos de la lista de básicos que hay que tener. Este otoño, el único abrigo que vamos a querer usar será un piloto de lluvia, sin importar cómo esté el día. Con las reversiones y diseños que están proponiendo las firmas de moda, será cualquier cosa menos aburrido: plástico, vinilo, goma, estampados, apliques, proporciones exóticas y colores vibrantes.

Desfile Calvin Klein primavera 2018. Fotos: Vogue

Las colecciones de primavera 2018 fueron el puntapié inicial de esta tendencia, y casi todas las firmas bajaron su propuesta. Pegó tan fuerte que ya forma parte de una nueva corriente, prima hermana del normcore. Se trata del gorpcore, un neologismo que deviene del acŕonimo Good Old Raisins and Peanuts (algo así como buenas y viejas pasas y nueces), una mezcla de frutos secos que consumen los excursionistas y los amantes del trekking. Es que esta tendencia hace honor a la vida al aire libre, a las prendas de The North Face, al montañismo y a la vida en carpa y, en ese sentido, el piloto de lluvia está en su mejor momento porque representa la energía de ser uno con la naturaleza.

La propuesta de Chanel, Valentino y Burberry para primavera 2018. Fotos: Vogue

Para los que creen que esta tendencia es un intento de los anti moda de diferenciarse o de las blogueras por llamar la atención, las elegantes propuestas de Valentino, Burberry y Chanel, por poner solo algunos ejemplos, demuestran enseguida que no es así. Adoptar el piloto o anorak como prenda básica del guardarropa y sumarlo a la campera de cuero, el tapado de paño e, incluso, el trench parisino, no significa que vayamos a ponernos Birkenstocks con medias de toalla, camperas de polar y riñoneras. O tal vez sí, porque ser uncool es lo más cool del momento. Gracias, Balenciaga.

La tendencia fue rápidamente adoptadas en las calles. Fotos: Pinterest

Karl Lagerfeld solía decir que las calzas eran un síntoma de abandono: Perdiste el control de tu vida, entonces compraste un par de calzas. Pero, como el pez por la boca muere, en su colección primavera 2018 al frente de Chanel, el alemán también fue seducido por la idea de proponer unas cuantas versiones del piloto de lluvia, y sus ideas son de nuestras favoritas.

Hay algo del utilitarismo de la época que sin dudas se infiltra en la moda. Las botas de montañas, las riñoneras, las camperas infladas y los pilotos de lluvia se convirtieron en lo más trendy. Lo mejor de estos últimos es que se pueden usar como statement pieces o por encima de otro abrigo con el único objetivo de cubrirnos cuando hay mal tiempo.

Desfile Mary Katrantzou primavera 2018. Fotos: 2018

Esta tendencia no se limitó exclusivamente al piloto. Calvin Klein y Mary Katrantzou diseñaron prendas inspiradas en el material liviano y waterproof con que se confeccionan estos abrigos: tops, vestidos y faldas que, no serán muy cómodos para una excursión a la montaña pero son de lo más modernos, y esa es la clave. Los pilotos del 2018 se combinan con zapatos elegantes y faldas acampanadas, vestidos y sandalias o pantalones masculinos y los accesorios correctos. No tienen que ir acompañados por un paragüas y las botas Hunter -aunque se puede, claro-. Funcionan a modo de abrigo fashionista y eso los vuelve aptos para los días más soleados del año.