La edición 2017 del Programa Itaú es una muy especial. El sistema cambió para definir más las áreas a evaluar (comunicación, diseño y empresa) y se establecieron instancias de pitch para todos los participantes, un ejercicio interesantísimo para las marcas porque las enfrenta a la situación de definirse ante el jurado. Y por otro lado se mantuvo el voto del público, pero con un protagonismo menor, oficiando de cuarto jurado.

Las ganadoras esta vez fueron las chicas de MUTMA y Black & Liberty, marcas con públicos fieles, una comunicación interesante y un producto original; tres factores que parecen ser claves a la hora del éxito. Desde afuera se pueden ver estas dos grifas como “consolidadas” y por eso asumir que no necesitan el incentivo financiero, pero hablando con los miembros del jurado nos damos cuenta de que es justo lo contrario: ya llegaron a un punto en que necesitan un impulso externo para salir de la escala de pequeña empresa.

Por eso nos parece interesante mostrarle la perspectiva de los jurados y de las ganadoras, incluyendo a Positano, que obtuvo una mención especial. Sobre todo para quienes comienzan a emprender es un buen punto de partida (y una ayuda para prepararse para el próximo).

Foto: Camila Montenegro para Couture.

Pablo Giménez (Escuela y Bureau Pablo Giménez)

¿Qué destacarías del proceso en esta última edición del Programa Itaú?

Considero importantísimo los tiempos previstos y requisitos propuestos a la emprendedoras para presentarse al programa. En relación a la edición anterior tuvimos más tiempo de conocer al detalle cada una de las marcas postulantes, teniendo así bien claro el panorama de nuestra industria emergente.
Conocer de cerca y en profundidad cada modelo de negocio y proceso es fundamental para este tipo de instancias.

¿Qué balance general harías de las marcas que se presentaron? (fortalezas y debilidades que se repiten).

En cuanto a las fortalezas, gran compromiso y entendimiento. Audacia y proyección de cada proyecto. Buen manejo de redes y comunicación en general. En cuanto a las debilidades, poca originalidad y productos repetidos entre marca y marca. Poca investigación en los procesos de diseño.

Desde tu área, ¿por qué creés que MUTMA, Black & Liberty y Positano merecían el reconocimiento?

La intuición como cimiento y la diferenciación como principal valor de marca. Ambas marcas representan a la perfección estos atributos habiendo sido pioneras y fieles a sus propios instintos desde sus inicios.

¿Qué consejo le darías a las marcas que están empezando?

Estar atentos al mercado y al consumidor que hoy está cambiando, exigiendo un compromiso y valor diferencial más allá de la calidad del producto y el precio. Originalidad, riesgo y debida construcción de marca. Que se asesoren.

Mónica Zanocchi (Couture)

¿Qué destacarías del proceso en esta última edición del Programa Itaú?

Esta edición Itaú decidió cambiar la dinámica para que todo el proceso fuese más transparente y justo, y creo que ese cambio elevó muchísimo el concurso. Fue muy interesante recibir los briefs de las marcas y especialmente escuchar sus pitches, teniendo la posibilidad de intercambiar y conocer más a fondo la su realidad.

¿Qué balance general harías de las marcas que se presentaron? (fortalezas y debilidades que se repiten).

Creo que es importante aclarar que el Programa Itaú busca premiar aquellas marcas que tienen un buen equilibrio entre diseño y/o producto, comunicación y negocios. Lo que estamos buscando son esas marcas “completas” que ya tienen su negocio validado. El Programa Itaú se transforma en una especie de trampolín para aquellas marcas que demostraron tener una base sólida y con el apoyo de Itaú pueden acelerar su crecimiento, apuntar más alto y lograr mayor impacto.

De lo que vimos, el equilibrio entre diseño y/o producto, comunicación y negocio no es fácil. La mayoría de las marcas generalmente tiene débil una o más áreas. Generalmente las que logran un buen equilibrio entre esas tres patas es por que tienen un buen equipo que se complementa, en el mundo del emprendedurismo este es un punto clave. Otra preocupación está en que las marcas trabajen más su propuesta de valor diferencial y que tengan identidad propia, que son imprescindibles para competir en el mercado hoy.

Desde tu área, ¿por qué creés que MUTMA, Black & Liberty y Positano merecían el reconocimiento?

Las tres marcas premiadas se destacan especialmente en el área que me tocó evaluar: comunicación.

MUTMA en particular tiene mucha personalidad a la hora de comunicar, y su mensaje es altamente auténtico, genuino y creativo. No solo impactan visualmente, con una gráfica que se despega de lo que hay en el mercado, pero además siempre nos sorprenden con campañas muy interesantes como la campaña donde podías comprar con útiles escolares que luego serían donados y recibir descuentos a cambio.

Black & Liberty tiene sus valores muy bien definidos y es impresionante el trabajo que hacen a la hora de generar contenidos en diferentes formatos, fotos y video. En la comunicación de B&L siempre hay renovación y es muy bueno lo que hacen con las colecciones cápsulas como las que hizo con Animales Sin Hogar.

En el caso de Positano lo más destacable es la claridad que tienen acerca del público al que apuntan (millennials) y cómo llegar a ello usando herramientas digitales y redes sociales como Snapchat, todo de una forma bastante low cost, probando que no es necesario invertir mucha plata en comunicación para tener impacto, hay que simplemente encontrarle la vuelta y ser muy creativo.

¿Qué consejo le darías a las marcas que están empezando?

Que propongan una novedad, con valor diferencial y mucha identidad. Que no hagan más de lo mismo, que no copien. Que validen la idea de negocio antes de empezar, entrevistando y escuchando las necesidades reales del segmento de clientes al que quieren apuntar. Que se capaciten todo el tiempo. Y que no tengan miedo de pedir ayuda tanto a referentes, mentores, familiares, colegas e instituciones: es sumamente importante contar con una red de apoyo a la hora de emprender.

Analía Migues (Endeavor)

¿Qué destacarías del proceso en esta última edición del Programa Itaú?

Me gustó conocer los proyectos postulados y ver que en la industria hay grandes actores liderando un cambio, buscando un sector más reconocido y profesional.

¿Qué balance general harías de las marcas que se presentaron? (fortalezas y debilidades que se repiten).

Todos los proyectos postulados mostraron mucho compromiso durante todo el proceso y valoraron cada aporte y cada instancia, ¡eso es destacable! Muchos mostraron una dirección clara para sus emprendimientos y aunque hay desafíos que se repiten (respecto al manejo de equipo por ejemplo), tienen muchos éxitos y aprendizajes que marcan su trayectoria.

Desde tu área, ¿por qué creés que MUTMA, Black & Liberty y Positano merecían el reconocimiento?

MUTMA: Son un equipo genial, se complementan muy bien, han crecido mucho en la vida del emprendimiento y son muy receptivas con el feedback que reciben. Su diseño se destaca, con conceptos claramente definidos y una estrategia de comunicación que acompaña el crecimiento del negocio.

B&L: Es una marca pionera en su segmento con muy buen posicionamiento. Son emprendedores que buscan continuamente oportunidades de mejora y capitalizan lo aprendido hasta ahora.

Positano: Es un emprendimiento joven, liderado por dos chicas muy comprometidas de energía contagiosa y con mucho potencial. Cuentan con la experiencia de la familia que han sabido adaptar a su propia empresa y tienen muchos buenos éxitos por delante.

¿Qué consejo le darías a las marcas que están empezando?

Mi consejo a los emprendedores es que se vinculen con otras personas que están en su misma situación y que conozcan organizaciones o instituciones que puedan acompañarlos en cada etapa de sus empresas. Que compartan experiencias, sean auténticos y no tengan miedo a pensar en grande 😉

Foto: Camila Montenegro para Couture.

MUTMA

¿Por qué es importante para ustedes haber ganado el Programa Itaú?

El premio supone tener una empresa gigante y personas increíbles a nivel profesional y personal como Florencia Lecueder, Lucía Gutiérrez, Pablo Giménez, Mónica Zanocchi y Analía Migues dispuestas a brindarnos ayuda. Es importante porque implica detectar puntos débiles y la posibilidad de superarse y seguir creciendo.

¿Hacia dónde quieren hacer crecer la empresa? ¿Este premio les ayuda en ese sentido?

En esta oportunidad definimos como objetivos junto al equipo de Itaú, apuntar al mercado de las ciudades del interior de Uruguay, revisar el negocio y planificar un desfile que para nosotras es un desafío importantísimo ya que nunca tuvimos esta experiencia como marca.

¿Qué aprendieron durante el proceso de selección?

El premio nos da plataformas y herramientas que de otra forma no estarían a nuestro alcance para lograr estos objetivos. Aparte de todo esto, que será un crecimiento medible, ¡es un gran reconocimiento para nuestra marca! Durante el proceso de selección aprendimos a sintetizar y presentar de forma concreta a nuestra marca, a identificar qué nos diferencia y poder transmitirlo, que es algo fundamental que hay que tener claro para poder avanzar firmemente en un emprendimiento.

¿Qué es lo más gratificante de ser emprendedor? ¿Y lo más difícil?

Lo más gratificante de ser emprendedor es poder definir tu camino, trabajar en equipo aprendiendo todos los días, no aburrirte nunca. Es un gran desafío y una gran apuesta de tiempo, energía y dinero. ¡Pero nos encanta!

Black & Liberty

¿Por qué es importante para ustedes haber ganado el Programa Itaú?

Para nosotros haber ganado significa un reconocimiento muy grande, no solo de los integrantes del jurado, a quienes respetamos por su trayectoria y por su talento, sino del público, el cual nos apoyó de una forma muy grande. También significa una oportunidad de crecer con el apoyo de Itaú, algo que nos entusiasma y nos desafía.

¿Hacia dónde quieren hacer crecer la empresa? ¿Este premio les ayuda en ese sentido?

Nuestro objetivo es seguir creciendo dentro de Uruguay y expandirnos a mercados internacionales. El premio de Itaú nos da herramientas en las cuales podemos apoyarnos para estos objetivos. Las tutorías son muy importantes para esto ya que podemos trabajar junto a profesionales con experiencia en la áreas que queremos fortalecer.

¿Qué aprendieron durante el proceso de selección?

Reafirmamos la idea de ser fieles a nuestros objetivos y a nuestra identidad. Es muy importante saber a dónde se quiere ir, tener las metas claras, así como ser fiel a uno mismo y confiar en las ideas propias. Creo que esta oportunidad de presentarnos y haber ganado nos confirmó más que nunca esos conceptos.

¿Qué es lo más gratificante de ser emprendedor? ¿Y lo más difícil?

Lo más gratificante es la libertad y cumplir logros que parten de un sueño. Lo más difícil es la exigencia a uno mismo, ser “tu propio jefe” puede ser complicado, no hay límites, no hay horarios, no hay descanso. Igualmente la balanza siempre es positiva.

Positano

El premio de ustedes no estaba estipulado, pero el jurado sintió que debía reconocerlas. Si bien no tiene un rédito económico, ¿por qué fue importante para Positano ganar esa mención?

Siempre un poco de empuje viene bien, más cuando estás arrancando porque son meses de mucho trabajo y los resultados se ven de a poco. Nos motivó y nos renovó las ganas. Particularmente significó mucho que tres personas expertas en las distintas áreas necesarias para constituir una marca de moda consideraran que tenemos potencial; fue una reafirmación de que tenemos que seguir haciendo esto.

A su vez, el feedback que recibimos el día del pitch en Sinergia fue súper gratificante. Salimos de esa instancia muy motivadas, ya que era la primera vez que recibíamos críticas y opiniones de personas ajenas a nosotras y nuestros círculos.

¿Qué aprendieron en el proceso? ¿Qué creen que deberían mejorar para la próxima edición?

Aprendimos la importancia que tiene el hecho de estar asociadas al fabricante. Al principio no estábamos muy seguras si comunicarlo iba a ser algo positivo, pero a partir del feedback del jurado nos dimos cuenta que quizás por ahí está nuestro diferencial, y que una de nuestras misiones tiene que ser hacer crecer la industria nacional a partir de este nuevo auge de las marcas uruguayas.

Para la próxima edición queremos enfocarnos más en el producto. Sabemos que es nuestra área a mejorar y planeamos invertir todos nuestros recursos en eso.

¿Hacia qué lado quieren crecer como marca?

Creemos que la comunicación es de las cosas más importantes y queremos enfocarnos en hacer crecer Positano y la industria local mostrando al mundo lo que hacemos en nuestro país.

¿Qué es lo más duro y lo más gratificante de ser emprendedor?

Somos parte de una generación que tiene ganas de hacer cosas, y eso es lo más gratificante de todo. Al mismo tiempo, se requiere de un esfuerzo mucho mayor debido al tamaño del país. Nos gusta el desafío de tener que poner nuestras metas más altas y no conformarnos con el mercado local.