Es la historia que hemos visto repetirse varias veces en la moda, y más en las últimas temporadas. Un diseñador prácticamente desconocido, en el que muy pocos creían, es nombrado director creativo de alguna de las tantas legendarias casas de moda y revoluciona la industria. Marc Jacobs, Raf Simons, Alexander Wang, Phoebe Philo… Una lista larga que es prueba de la volatilidad de la moda, de cómo son necesarias nuevas mentes y nuevas visiones constantemente, y de cómo una marca puede reinventarse. El más reciente ejemplo de ello es Gucci, que gracias al hasta hace poco desconocido Alessandro Michele dejó de pasar desapercibida a convertirse en la marca del momento.

Foto: Vogue
Foto: Vogue
Foto: Vogue
Foto: Vogue

Su debut fue en febrero de 2015, sin mucho ruido ni expectativas, pero bastó con ver desfilar el primer look de la colección Fall 2015 para reconocer que lo que se venía definitivamente rompía con la elegancia ecuestre que tanto caracterizaba a los diseños de su predecesora Frida Giannini. Su estética inmediatamente se relacionó con Wes Anderson, pero su inspiración va más allá del cine. Excéntricos, nerdy y románticos son algunos de los adjetivos con los cuales se han definido sus diseños, los cuales definitivamente apuntan a un público más joven, intelectual y descontracturado. Si Charlotte Casiraghi era la musa de Giannini, la de Michele es una mujer totalmente distinta, la cual, de hecho, en su última colección (presentada el lunes 18/1 en Milán) se personificó en la modelo trans Hari Nef. ¡Hablemos de un gran cambio!

Hari Nef desfilando para Gucci Men Fall 2016 / Foto: Huffington Post
Hari Nef desfilando para Gucci Men Fall 2016 / Foto: Huffington Post

En un momento donde hasta Versace intentaba hacer minimalismo (dentro del lenguaje de la casa, se entiende), Alessandro Michele instauró el maximalismo. Diseños recargados con combinaciones inusuales, un poco andróginos y con mucha personalidad, yendo mano a mano con un contexto social que es imposible ignorar. De esta forma, Michele se convierte en el abanderado de una generación que busca romper con todo, donde la personalidad y la originalidad son vitales a la hora de generar un estilo, donde todo vale y las convenciones sociales (desde la moda a los géneros) son constantemente cuestionadas.

Foto: Tommy Ton
Foto: Tommy Ton
Foto: Tommy Ton
Foto: Tommy Ton

Sus diseños son acompañados de una estética muy particular. Ni los desfiles ni las campañas cuentan con grandes modelos -Natasha Poly y Anja Rubik eran habitués en el Gucci de Gianinni- sino que Michele ha optado por new faces que reflejan el nuevo concepto de mujer Gucci. Modelos casi desconocidas, aniñadas y -digámoslo- sin muchas curvas, son las nuevas representantes de la marca.

Gucci SS 2016 / Foto: Gucci
Gucci SS 2016 / Foto: Gucci
Gucci-Fall-2015
Gucci Fall 2015 / Foto: Gucci

Las campañas gráficas adoptan una estética retro con imágenes que bien podrían ser de archivo. Ya sea con una mansión un tanto kitsch como escenario, o con New York o Berlín de fondo, las campañas de Gucci se despegan del resto. Los fashion films que acompañan cada gráfica merecen ser vistos, y definitivamente el público lo hace. Los últimos videos en el canal de Youtube de la marca superan por miles a los anteriores, probando que el interés por Gucci ha aumentado, especialmente entre los consumidores más digitales.

Las ventas también acompañan, confirmando el éxito de Alessandro Michele en la casa. Tanto es así que el grupo Kering, dueño de la grifa italiana, anunció que no hará liquidaciones con la primera colección del diseñador. Si gusta, hay que pagar el precio. Ahora queda ver como evolucionarán sus diseños -definitivamente no podrá seguir haciendo lo mismo por muchas temporadas más – y sobre todo esperar que la vorágine de la industria de la moda no afecte al italiano como lo ha hecho recientemente con varios de los nombres mencionados en el primer párrafo. Entre tanto, a seguir deleitándonos con el festín visual que son las colecciones de Michele. La próxima oportunidad será en pocas semanas cuando una nueva colección de womanswear desfile por la pasarela.