*Por Selene Benzano

De chica pensaba que vivir en dos dimensiones a la vez era imposible. Luego me di cuenta de que todos lo hacemos: tenemos diferentes mini mundos internos, algunos de ellos llenos de amor, ideas y sueños.

A medida que crecemos vamos habitando nuevos mundos: están esos que te llenan el alma y te purifican. Pero también existen mundos contaminados, de mentiras, miedos y maldades. Estos te consumen por dentro, y si no encontrás la salida de esos mundos, terminás quebrado. Sin querer contaminamos nuestros mundos internos, de maneras a veces casi invisibles. Y no es nuestra culpa solamente, hay personas tóxicas que tienen la facilidad de entrar y depositar toda su contaminación. Pero existen maneras de evitar esto.

Cuando tenía aproximadamente 10 años leía un cómic sobre dos amigos que viajaban a diferentes partes del mundo.
Y en un momento fueron a un lugar donde un malvado emperador lavaba el cerebro a todos los habitantes: entraba a sus mentes y los ponía en un modo de trance. Así controlaba todo lo que hacían y pensaban. Pero uno de los amigos se enamoró de la hija del emperador, que era bella, y en sus ojos había una luz, una luz que no veía en nadie mas allí.
La princesa los invitó a una caminata y les contó sobre el malvado poder que ejercía su padre sobre la población. Acto seguido les enseñó una técnica para impedir que el emperador los manipulara.

La técnica consistía de una concentración fuerte, tenían que construir un muro alto en sus mentes, debían imaginarlo y sentirlo en lo más profundo de su ser. Y así estos amigos evitaron el malvado poder de este emperador, pudiendo pensar claramente y ver la verdad tal cual era.

Hoy utilizo esta técnica todos los días.

Tenía 16 años cuando comencé a modelar y no era consciente de lo confuso que podía ser. ¿Cómo iba a imaginar que iban a intentar meterse en mi mente? Ser modelo era algo que quería desde siempre, pero que nunca imaginé posible. Hasta que un día sin pensarlo demasiado sucedió y así inicié mi carrera, con solo 16 años y sin imaginar todo lo que tenía por venir.

Era flaquita, por lo que no pensaba en que debía bajar de peso, pero cuando cumplí 17 mi cuerpo de niña comenzó a transformarse en una mujer. Me confundí terriblemente. Hasta hace unos meses estaba convencida de que estaba gorda. Tres años de un amor-odio hacia mi, con más odio que amor.

En esos años conocí mundos interiores oscuros, que intentaban confundirme una y otra vez. Me aventuré por mucho tiempo en un mundo interior desértico, en el cual caminaba y caminaba en busca de una salida, y lo único que encontraba eran espejismos. Por momentos comía mal, y al momento que terminaba me miraba en el espejo y me veía más gorda que unos minutos atrás. “¡No puede ser posible!”, pensaba por dentro. No pude explicárselo a nadie, porque en ese desierto estaba sola, sola buscando la salida de ese mundo tan confuso y mentiroso.

Lo extraño de todo esto, es que a la misma vez que caminaba por esos mundos oscuros, otra parte de mí caminaba por mundos hermosos, llenos de amor, luz, personas que me querían y cuidaban, y también estaban llenos de halagos.

Pero en estos mundos también se hacia de noche, y cuando me iba a dormir volvía al mundo oscuro, donde nuevamente estaba sola.

Me llevó tiempo aprender a amarme. Por suerte tuve personas que me acompañaron siempre, y otras que llegaron hace poco, en el momento exacto. Siempre supe lo que quería y no tenía límites para lograrlo. Después de un tiempo entendí que hacer las cosas de manera tóxica solo me hundía más y más.

Hoy con 20 años puedo decir que tomé el camino de luz, el camino de amor y de salud. Hoy puedo decir que nunca me sentí tan segura en toda mi carrera, y mi vida. Siento que mi muro mental contra malas energías es más alto y fuerte que nunca.

Ahora, se preguntarán cómo identificar un camino hacia esos mundos buenos. ¡Es fácil! Están llenos de amor, pasión, ganas de cambiar el mundo, metas, sueños y sobre todo luz.

Cuando comencé la carrera de modelo la gran mayoría me dijeron lo mismo: “cuidado con las cosas que intentan meterte en la cabeza, no te enfermes”. Yo en ese entonces tenía 16 recién cumplidos, esa advertencia la tomé como un comentario negativo y cerrado. Este año me di cuenta de que lo entendí por el lado equivocado. A los 17 el cuerpo flaquito menudito de niña comenzó a transformarse en un cuerpo de mujer, y me costó entender que no estaba gorda, simplemente mi cuerpo estaba creciendo. Intenté muchas cosas (malas en su mayoría) para bajar, pero esas malas decisiones tuvieron efecto corto y de pronto volví a estar como no quería. Siempre me alimenté sano, porque me gusta y me hace sentir bien, pero también tengo esos momentos en los que como muy mal y demasiado. Esos momentos de ansiedad y de no pensar bien me llevan a sentirme muy mal con mi cuerpo. El año pasado comencé a entrenar con un personal trainer que me enseñó a comer y me hizo entender que la única manera de bajar y estar bien (para mi trabajo) era ponerme las pilas y ser determinada, nada bueno cae del cielo. Ninguna buena modelo con una carrera envidiable logró las cosas por quedarse sentada comiendo porquerías y mirando series. Este mes me propuse ser lo mas determinada posible, y se que es la única manera de cumplir mis metas y mostrarme a mi misma que no hay límites para nada. Este post lo pensé especialmente para lxs modelos que recién comienzan, que se comparan con otrxs modelos y se sienten fexs, gordxs o sin talento. Yo siempre tuve el auto estima bajo, todas esas cosas que logre hasta hoy me parecían inalcanzables. Pero acá estoy, con la mitad de mis metas cumplidas, un montón de amor propio y hacia todas las personas que me enseñaron a amarme. Sean determinadxs que en realidad esos límites son falsos. ❤

Una foto publicada por Selene Benzano🌗 (@nastymindd) el

Selene Benzano es modelo uruguaya. Fue ganadora de Maybelline Model Look y en 2016 fue la cara de Moweek. La invitamos a escribir de su experiencia como modelo luego de leer su post en Instagram sobre el tema. Pueden leer más sobre ella en esta entrevista que le hicimos, seguirla en redes y conocer sus poemas en su blog. “El temita de” es nuestro espacio para hablar de temas personales.