El ojo entrenado durante años nos hace notar rápidamente de cuando un producto o una marca se destacarán del resto del mercado. Pero cuando además así lo confirma Kelly Talamas, editora de Vogue Latinoamérica, sabemos que hemos dado en el clavo.

Éste es el caso de Atelier Crump, la muy reciente (¡pero ya exitosísima!) creación de Diana Crump, nuestra queridísima amiga y colaboradora quien nos ha sabido maravillar con su visión brillante del mundo de la moda en sus increíbles posts.

Hoy compartimos su historia y los introducimos a Atelier Crump, la grifa que con charme parisino y modernidad colombiana dará que hablar, y mucho.

 ¿Cómo definirías Atelier Crump?

Atelier Crump es un proyecto que inicié en Bogotá a principios de 2014. La idea era crear una marca 100% colombiana enfocada en sastrería contemporánea para hombres y mujeres. Desde entonces el proyecto ha ido tomando cada vez más forma, y pasamos de hacer ropa a medida a sacar una primera colección de ready-to-wear para mujeres.

¿Cuándo sentís que se empezó a gestar la semilla del proyecto?

Desde que empecé a estudiar diseño de modas en París en 2005 tenía muy claro que lo hacía para desarrollar a largo plazo un proyecto personal en el que pudiera expresarme y construir algo de lo cual pudiera vivir. También tenía muy claro que al terminar mis estudios trabajaría unos años en alguna empresa francesa para adquirir experiencia y ver cómo es “el mundo real” antes de lanzarme a emprender.

Más concretamente empecé a imaginar Atelier Crump cuando trabajaba en Hermès en el equipo de Véronique Nichanian, directora creativa y gerente de todo el departamento masculino. A ella le entregaron ese cargo hace un poco más de 20 años para que creara la línea masculina cuando aún no existía. Se tomó esta tarea muy a pecho y creó su “mini” empresa dentro de esta gran empresa que es Hermès. En los tres años que trabajé allá siempre quise ver cómo hacía Véronique para manejar dos cargos, el administrativo y el creativo, al mismo tiempo, pues estas dos caras del negocio siempre me han interesado.

Atelier-Crump-BlogCouture-b
Foto cortesía Atelier Crump

¿Qué tuvo que pasar para que finalmente sucediera?

Primero tuve que tener el coraje de renunciar a Hermès, cosa que no fue fácil. ¡Era como terminar con mi primer novio! Luego pasé por diferentes experiencias, entre ellas escribir para BlogCouture cuando viví en Montevideo. Finalmente regresé  a vivir a Bogotá a finales de 2013 después de 8 años por fuera. Como sabía que éste era un proyecto a largo plazo quería estar en una ciudad en la que me proyectara indefinidamente.

Empecé a organizar este proyecto a principios de 2014 comenzando con sastrería a la medida para hombres. Lo que me obligó a lanzarme definitivamente al agua fue que un amigo cercano me pidió que le hiciera un traje para un matrimonio. Aunque tenía pánico no podía decir que no y me eché al ruedo. Después de eso, me empezaron a llegar clientes y ahí nació Atelier Crump.

¿Qué te trajiste de la experiencia en Hermès?

Hermès fue una experiencia muy enriquecedora. Tuve la oportunidad muy joven (tenía 22 años cuando empecé) de trabajar de forma muy estrecha con gente extremadamente talentosa y trabajadora. No fue fácil pues las exigencias eran muy altas, pero rápidamente entendí la importancia del rigor, la disciplina y la paciencia cuando se quieren lograr productos de lujo. Se crea una relación de total respeto con el producto y una búsqueda de perfección absoluta, conociendo los límites y privilegiando ante todo la autenticidad y la calidad.

Me marcó ver cómo la  noción de tiempo en Hermès es diferente a la del resto de la industria de la moda. Ellos apuestan a sacar apenas dos colecciones anuales (contra muchos otros que sacan más de ocho) tomándose el tiempo que sea necesario para  diseñar objetos atemporales y duraderos. Por último, la filosofía de Hermès tiene algo muy lúdico, casi infantil en su approach y el objetivo es siempre el de maravillar. En cada cosa que hacen desde el manejo de su personal hasta los objetos que producen intentan sorprenderte y hacerte ver la belleza y la poesía de la vida. Esto es algo con lo que intento seguir en Atelier Crump y en mi vida personal.

Atelier-Crump-BlogCouture-c
Foto cortesía Atelier Crump

¿Qué inspira a Atelier Crump?

¡Muchas cosas! París y su lifestyle claramente me han influenciado mucho, además de la cultura francesa y el modo de vestirse de los parisinos. No hay cosa que me guste más de las parisinas que esa tensión perfecta entre estar divinamente arregladas pero parecer que se acaban de despertar y que nada en su look fue calculado, ese effortlessly chic parisino.

También me inspira la escuela de Amberes con diseñadores como Dries Van Noten por quien tengo una admiración casi fanática o artistas como Mark Rothko o Gerard Richter. Los textiles de época y las antigüedades son también una fuente de inspiración  recurrente en mi trabajo.

¿Cómo se apuesta por la elegancia en la década del atheleisure?

Es un hecho que el sportswear y la comodidad están cada vez más presentes en la moda. Creo que esto se debe en parte al deseo de comodidad, pero sobre todo a los  límites que se han ido transgrediendo donde el formalismo de la ropa ya no está tan ligado a la seriedad o al profesionalismo de las personas.

En el caso de Atelier Crump el eje de la marca es el tailoring, es decir ropa tradicionalmente formal y clásica. Sin embargo la idea es extraer de estas prendas una cierta elegancia de otra época impregnándolas de un aire fácil, cool y actual. De ahí nace el  concepto de contemporary tailoring donde la elegancia oscila siempre entre dos opuestos: sofisticado pero descomplicado, poderoso pero frágil, clásico pero moderno.

Atelier-Crump-BlogCouture-d
Foto cortesía Atelier Crump

¿Qué conceptos refleja sobre los roles del hombre y de la mujer hoy?

El objetivo de esta primera colección fue de alguna forma repensar la masculinidad tradicional a través de la sastrería. Invirtiendo los estereotipos masculinos y femeninos busqué por ejemplo usar esa idea de seguridad y poder que tiene el traje masculino en el inconsciente colectivo para empoderar a la mujer. Al mismo tiempo buscando aligerar los códigos tradicionales del tailoring eliminé por ejemplo la corbata y añadí un par de tenis (zapatillas) dándole así un espacio a los hombres para descomplicar el traje formal. El objetivo siendo un deseo de reequilibrar los roles entre hombres y mujeres.

Los trajes femeninos son powersuits pero con estampas florales. ¿Quiénes son las musas?

Las musas son estas mujeres modernas, sofisticadas y a la vez descomplicadas. Mujeres que cultivan su propio estilo más allá de las tendencias, que aprecian los materiales nobles como el algodón o la seda, y que valoran las piezas de calidad ya sean basics o prendas statement como puede ser uno de nuestros suits estampados.

Diría, aunque pueda sonar cliché, que las musas son finalmente las mujeres de mi familia, mi mamá, mi hermana, mis tías y sin duda alguna mi abuela, Mamie Hélène, quien a sus 88 años de edad no dudó un segundo en posar para nuestra campaña llevando los powersuits estampados con total actitud de rockstar.

Atelier-Crump-BlogCouture-e
Foto cortesía Atelier Crump

Además de a Kelly Talamas, ¿a quién te gustaría vestir? (y contanos esa anécdota, cómo se dio, qué repercusiones trajo).

Además del gran honor de vestir a Kelly Talamas,  me encantaría vestir en Colombia a Gloria Saldarriaga y a Li Saumet. También me imagino vistiendo algún día a Sofía Sánchez Barrenechea, a Leandra Medine, a Jeanne Damas y a Caroline de Maigret.

Lo de Kelly sucedió porque Ana Lorenzana, la fotógrafa de nuestra última campaña trabaja entre otras para Vogue Latinoamérica y le habló de Atelier Crump a Kelly. En enero ella vino a Bogotá y me contactó para que nos conociéramos. Vino al showroom y fue muy grato conocerla. Además de ser una mujer divina y con mucha clase, es realmente amorosa y sobre todo ha hecho una labor de apoyar y de dar a conocer la moda latina como nadie lo había hecho antes.

Cuando vino le gustó el primer powersuit femenino que habíamos hecho que era fondo marfil con un estampado de rosas grandes. Nos lo pidió para un evento que tenía esa semana en Bogotá y pocos días después publicó una foto en su Instagram con el suit! Cuando vi esa foto, ¡casi me da un infarto! Las repercusiones han sido tremendas y desde entonces nos han contactado de algunas tiendas multimarcas y varias personalidades locales ya nos están pidiendo looks para eventos importantes.

Atelier-Crump-BlogCouture-f
Foto cortesía Atelier Crump

¿Sentís que acompaña una movida colombiana o se trata de un proyecto más aislado?

Definitivamente siento que Atelier Crump acompaña una movida colombiana de nuevos diseñadores. Mi impresión es que Colombia pasa por un momento muy especial en el que está explorando y desarrollando una estética propia. Sumado a esto la industria de la moda ha ido cogiendo cada vez más fuerza gestando no solamente una nueva generación de diseñadores, pero también de periodistas, bloggers, empresarios e influencers. Pienso que este es un timing muy afortunado para emprender un proyecto como el mío  en Colombia.

Atelier-Crump-BlogCouture g
Foto cortesía Atelier Crump

¿Cómo se proyecta Atelier Crump hacia el futuro?

Luego de haber hecho únicamente ropa a medida en 2014, la proyección de 2015 fue evolucionar hacia el ready-to-wear y sacar una primera colección femenina. Lanzamos una edición limitada de powersuits, tops y trench-coats veraniegos, todo declinado en colores frescos, prints florales y transparencias. Lanzamos la colección hace algunas semanas en nuestro showroom en Bogotá  y nos ha ido muy bien por el momento. La idea es sacar una segunda colección hacia finales del año y simultáneamente empezar a dar a conocer el estilo de Atelier Crump en otras ciudades de Colombia y de América Latina.