Dolores de Arteaga es una figura muy particular en el mundo montevideano. Dueña de una belleza clásica -nariz respingona, sonrisa abierta y encantadora- que la llevó durante años a protagonizar varios comerciales en los que caracterizaba a la ama de casa y/o mamá perfectas, es natural y fresca sin temerle, a sus 47 años, ni a las arrugas ni al que dirán de su estilo elegante pero también, como el de todas las mujeres interesantes, absolutamente personal.

Dolores es educadora inicial con un posgrado en educación, pero la vida la llevó por diversos rumbos profesionales, al mismo tiempo que criaba a sus hijos Alejo (18), Manuel (16) y Jacinta (12). Junto a una socia fundó el revolucionario second hand de Carrasco, Juan Pérez, hasta que se aburrió y vendió su parte. Así creó en 2103 el sitio La Citadina, con un contenido que ella misma deseaba leer y no encontraba en los medios locales; hasta que lo cerró en 2017, en busca de nuevos rumbos.

Dolores De Arteaga con joyas Sarah Kosta// Caravanas con cristales suizos engarzados en plata 950 // Collar en plata 950 con colmillos de madreperla y hematites // Brazalete calado en plata 950. Foto: Camila Montenegro.
Dolores con joyas Sarah Kosta// Collar en plata 950 con colmillos de madreperla y hematites. Foto: Camila Montenegro.

Todos estos pasos profesionales parten de una gran necesidad de expresarse, de comunicar, de tender puentes; y cada paso es guiado por una pulsión estética que se hace presente desde su aspecto hasta su casa, donde es una anfitriona atenta y complaciente. Con una gran fascinación por lo antiguo, tanto en ropa como en decoración, su ojo siempre tiende hacia las piezas joyita, únicas. “También me vuelve loca todo lo aborigen, lo hecho por tribus indígenas. Y en general rescato el valor de lo hecho a mano. Todo lo que me cuente una historia”, cuenta Dolores.

En ese sentido, su conexión con Sarah Kosta, la diseñadora de joyas y orfebre, fue inmediata. Ambas son mujeres apasionadas por la belleza y por la vida, con una mirada que busca ir más allá de lo convencional. Dentro de la amplia colección de Sarah Kosta, Dolores destacó algunos de sus favoritos, piezas particulares. A la hora de elegir una joya, “me gusta que tenga fuerza, personalidad, que me transmita algo. Siempre me inclino hacia el ‘menos es más’, entonces si elijo un collar, como va a ser el único accesorio que quizás me ponga, quiero que sea EL collar”. Sarah Kosta es el match perfecto en ese sentido, con sus diseños atemporales y sofisticados de piezas únicas creadas enteramente a mano a partir de metales nobles -oro 18 quilates y plata 950-, y piedras preciosas y semipreciosas genuinas traídas de distintos rincones del mundo.

Dolores de Arteaga con joyas Sarah Kosta// Caravanas con cristales suizos engarzados en plata 950 // Gargantilla en plata 950 con ojo de tigre. Foto: Camila Montenegro.
Dolores de Arteaga con joyas Sarah Kosta// Gargantilla en plata 950 con ojo de tigre. Foto: Camila Montenegro.
Dolores de Arteaga con joyas Sarah Kosta// Anillo en plata 950 con cornalina. Foto: Camila Montenegro.

Dolores x Dolores

Estilo personal. Atemporal. Net. No sigo tendencias, si bien tampoco quedo totalmente ajena a ellas, porque “lo que está de moda” atraviesa el tiempo que estamos viviendo y de alguna manera lo absorbemos.

Viajes. Amo viajar sobre todas las cosas. Me gustaría conocer el mundo entero, por lo cual tengo una lista mental de los sitios a visitar. A veces me cuesta decidir cuál será el próximo, porque todos los destinos me interesan, no desestimo ninguno. Eso sí, si voy a un lugar muy turístico, le hago la cruz.

Rutina de belleza. Me cuido mucho. Hago todos los días una hora de ejercicio (caminatas de 7 km y gimnasia). Como bastante sano, aunque tengo mis vicios (el Vascolet desbordante de chocolate y la Coca light). También voy todas las semanas a una médica que se dedica a la estética, que es una genia. Y en casa, mi rutina es una buena limpieza facial matutina y nocturna, con una buena “encremada” de varias capas; el cuerpo solo me lo encremo de noche.

Definición de lujo. El concepto de lujo es amplio y subjetivo. En mi persona, la definición fue mutando con el paso del tiempo. Si me preguntabas a mis 20 años qué era el lujo, quizás te hubiese contestado “el Palacio de Versalles”. Hoy en día, mi lujo es caminar descalza por la rambla escuchando las olas romper en la orilla.

La importancia de la elegancia. La elegancia permite manejarse con soltura y naturalidad en cualquier clase social, y tratar por igual a todas las personas. Con elegancia se nace, no es algo que se construye. Ser elegante es tener clase, educación, no es solo saber vestirse.

Próximos proyectos. Me llamaron de varios blogs y revistas para que escriba, y lo estoy considerando, porque me encanta dejar el alma en el papel. En cuanto a proyectos míos, se viene un emprendimiento textil que va a estar muy bueno. Algo que Montevideo, con el alto nivel de moda que adquirió en estos últimos años, está pidiendo a gritos.

Dolores con joyas Sarah Kosta// Collar de perlas grises y verdes con obsidiana engarzada en plata 950. Foto: Camila Montenegro.
Dolores con joyas Sarah Kosta// Collar de perlas grises y verdes con obsidiana engarzada en plata 950. Foto: Camila Montenegro.

Últimas obsesiones

+ Todos los libros del filósofo surcoreano Byung-Chul Han.

+ Encontrar piezas vintage (de ciertas décadas) de marcas top internacionales.

+ Diseñarme mi ropa y mandar coserla con mi modista.

Las piezas favoritas de Sarah Kosta elegidas por Dolores de Arteaga

Dolores con joyas Sarah Kosta// Caravanas en plata 950 con baño de oro rosa 18 quilates. Foto: Camila Montenegro.Pueden conocer la colección completa de Sarah Kosta en su shop online, seguirla en Facebook e Instagram o contactarse directamente por diseños a medida.