Podías tener un corte de pelo malísimo (le pasó a una amiga), no escuchar la música “correcta” o hasta no manejar la jerga (recuerdo cuando mis primos mayores me desasnaron en el uso del término “un huevo”), pero si tenías el jean indicado, tu status social en la adolescencia ascendía varios puntos. Tenía que ser del calce justo, del largo tal, del lavado cual, con el detalle exacto y ostentar casualmente una etiqueta.

Por supuesto, si esa etiqueta era Red Tab, sumaba mucho más puntos. Nunca olvidaré la búsqueda frenética por lograr ese icono de chica cool, pese a que en mi tierna adolescencia distaba mucho de ella. Ser joven en los 90s en Uruguay no era fácil stylewise: había muy poca oferta, abundaban los uniformes -camisa a cuadros, zapatos leñadores (!), camperas Alpha, vestidos a flores- y lo alternativo emergía muy lentamente. Piensen que no existían las redes sociales para chusmear, las referentes venían en formato de celebridades o en personas de carne y hueso de la vida real, como aquella compañera de mi clase de francés que admiraba en secreto y que en su viaje a Nueva York había comprado los mejores jeans que había visto en mi vida y -oh casualidad- eran Levi’s 501.

Como buena adolescente que fui en la era pre-Internet, supe tener un board real, un corcho -bah- que llenaba de imágenes que inspiraban o movían mi universo. Recuerdo perfectamente la chinche que sostenía una postal de James Dean con su campera de cuero, su remera blanca y sus jeans… adivinen. Sí, 501 de Levi’s. Ya hablé también del que me enamoró en Clueless, mientras que Lelaina Pierce, el personaje rebelde y un poco confundido que encarnaba Winona Ryder en Reality Bites, me obsesionaba con sus cutoffs o jeans Levi’s cortados, concepto revolucionario del DYI que luego descubrí que era un culto nacional en Estados Unidos. Por mi parte, recuerdo cortarlos en los costados como para permitirme usar los hightops de Reebok, como también los cuentos de mis padres de frotarlos con piedra pómez para aclararlos cuando el lavado era solamente índigo.

James Dean. Foto: Levi’s.
Winona Ryder. Foto: Vogue.
Winona Ryder. Foto: Amadeus Magazine.

Hace un par de años, en medio de los outfits super regios de las semanas de la moda, recuerdo claramente ver una foto de Chufy con un 501. La it girl argentina habló de la necesidad de volver un poco a los básicos y dio en el clavo para salir del reinado de los skinny jeans: ¿qué mejor que ese modelo eterno para hacerlo? Con su calce debajo del ombligo, sin ser demasiado justo ni demasiado suelto, con su lavado perfecto y su largo al tobillo, se convirtió en el aliado de las fashionistas para combinarlos con stilettos o zapatillas bajas, con una camisa blanca, una polera negra o gris y un blazer Príncipe de Gales, unos aviadores y nada más. Simple. Certero. Imposiblemente cool.

Sofía Sánchez de Betak foto: Make it last.

Lo que no cesa de asombrarme es la capacidad de una prenda -que obviamente ya es un clásico- de trascender las miles de microtendencias actuales y posicionarse como un objeto portador de significados, de historias, de proyecciones, de aspiraciones. Parte de la cultura de ese jean, que hoy presenta además variaciones como sus modelos 501 CT o 501 skinny, es apropiarse, reinventarlo, tunearlo y hacerlo inconfundiblemente propio. En la semana de su cumpleaños número 145, le rendimos desde este espacio un sentido homenaje al Levi’s 501, ese icono que, aunque el tiempo pase en el calendario, nos hará sentir siempre las mariposas en la panza del descubrimiento adolescente. Y eso es mucho.

Del 17 al 21 de mayo, podrán visitar en Sinergia Design la muestra de los 501 intervenidos por alumnos de la Universidad ORT y la Escuela Pablo Giménez bajo la guía del tailor master de Levi’s, Horacio Taullard.

Un jean, miles de formas de usarlo

Fashionista

Foto: Man Repeller.
Foto: Getty.
Foto: Katiquette.
Foto: Vogue.
Foto: Couturezilla.
Foto: Petite side of fashion.

Elegancia minimalista

Foto: WWD
Foto: Pinterest.
Foto: Style and Minimalsim.
Foto: Vogue.
Foto: Pinterest.
Foto: La Cool et Chic

Rock and Roll

Foto: Haim
Foto: Jesse Maricic y Micah Gianneli
Foto: Pinterest
Foto: GQ.

Relaxed

Foto: Popsugar.
Foto: Pinterest.
Selena Gomez. Foto: Getty.

Customizado

Foto: nonakedenim.
Foto: Pinterest.
Foto: sundancecatalog.