Hoy nos despertamos con la triste noticia de que Sonia Rykiel había fallecido tras una larga batalla contra el Parkinson. Habiendo creado su marca en la década de los 60, Sonia Rykiel, madre antes que diseñadora, se convirtió en la reina del knitwear, una parisina con todas las letras y sin dudas una referente en la industria de la moda. Y sí, este es un tributo más a ella, entre los ya tantos que andan rondando en la web, ¿por qué? Porque se lo merece. Porque entre los Saint Laurents, Lagerfelds y Balenciagas, Sonia Rykiel forma parte del escueto y a veces no tan reconocido grupo de mujeres que diseñaron para mujeres en épocas donde el feminismo era mal visto. Porque necesitamos más mujeres (y hombres) como ella, en la moda y en la vida.

Fotos: SModa, Vogue
Fotos: SModa, Vogue

Lamentablemente estamos en un mundo donde teniendo a la libertad como escudo, muchas veces impera la opresión, desde actos de odio y terrorismo en nombre de la religión a la imposición de reglas de vestimenta con la excusa de una política liberal. Ante esto la moda siempre sirvió de mecanismo de opresión y liberación por igual, pero han sido figuras como Coco Chanel, como Gaby Aghion, como Jeanne Lanvin o como Sonia Rykiel las que siempre optaron por la última en nombre propio y el de las mujeres en general. De hecho, Sonia empezó su marca en 1961 estando embarazada de su segundo hijo y cansada de encontrar solamente prendas que ocultaban su cuerpo. Fue así que diseñó para sí misma un look que incluía un top ajustado y una falda suelta para así celebrar su embarazo. “Quería mostrarle al mundo lo feliz que estaba. Mi suegra estaba horrorizada, pero mis amigas me preguntaban dónde podían encontrar algo igual” dijo la diseñadora en 1976.

Fotos: The Guardian, Vogue
Fotos: The Guardian, Vogue
Sonia Rykiel SS 2018 / Sonia Rykiel 1993 / Fotos: Vogue, Fashiography Scans
Sonia Rykiel SS 2018 / Sonia Rykiel 1993 / Fotos: Vogue, Fashiography Scans

Así, casi por accidente y con mucha determinación, comenzó su marca homónima. El barrio Saint-Germain-des-Prés se convirtió en su hogar y un sinónimo del estilo Rykiel: sin edad, sin estribos, sin limitaciones. Un verdadero joie de vivre . Las reglas tradicionales de la moda no le importaban, al final de cuentas era autodidacta y, claro está, una rebelde. Se animó a ir en contra de todos: cuando los demás hacían pantalones, ella creaba faldas; cuando la moda indicaba ir de negro, ella apostó por el color y los estampados; cuando imperaba el minimalismo, ella incluía frases como amour y mode en sus diseños.

Sonia Rykiel por Andy Warhol / Fotos: Pleasure Photo
Sonia Rykiel por Andy Warhol / Fotos: Pleasure Photo

Rápidamente se convirtió en la reina del tejido de punto, volviéndolo un sinónimo de su marca con sweaters de todo tipo: amplios, ajustados, largos o más cortos. Su filosofía se resume en esta frase: “una mujer puede transmitir un erotismo fantástico cuando está desnuda. Otra puede lograr lo mismo con un sweater de cuello vuelto”.

Foto: S Moda
Foto: S Moda
Sonia Rykiel SS 2011 / Foto: S Moda
Sonia Rykiel SS 2011 / Foto: S Moda

El mismo espíritu se transmitía en sus desfiles donde las modelos solían bailar y sonreír en la pasarela, y los finales siempre fueron memorables. ¡Como olvidar el desfile del 40 aniversario de la marca! Un verdadero festejo sobre la pasarela, donde además grandes diseñadores como Jean Paul Gaultier, Riccardo Tisci y Vivienne Westwood crearon diseños inspirados en ella.

Asimismo, fue una de las primeras en hablar de moda para todos. Hizo dos colecciones para H&M en 2009 y 2010 -allá cuando las colaboraciones entre diseñadores y fast fashion no eran tan comunes. Pero sobretodo hablaba de diseños sin edades insistiendo siempre en el concepto de demodé, por la cual la ropa debía ser un accesorio que complementase y se adaptase a las siluetas femeninas y no al contrario.

Sonia Rykiel pour H&M / Foto: H&M
Sonia Rykiel pour H&M / Foto: H&M
Sonia Rykiel SS 2004 / Foto: Vogue Runway
Sonia Rykiel SS 2004 / Foto: Vogue Runway

Tal es su legado que el presidente de Francia, François Hollande, dijo hoy: “inventó no sólo una moda, sino una actitud, una forma de vivir y de ser, y ofreció a las mujeres libertad de movimiento”. Su característica melena pelirroja y looks totalmente de negro nunca serán olvidados, como tampoco lo serán sus diseños y menos aún su filosofía. Como una verdadera revolucionaria logró expresar sus pensamientos a través de sus creaciones. “Creo que la creatividad está dentro tuyo. Si tienes algo para decir, lo expones. Nunca fui a una escuela de diseño. Pero tenía un pensamiento muy fuerte y una forma particular de ver la moda, sabía exactamente lo que quería. Me dije a mí misma: no tengo límites”