Si existe una propuesta que combine moda con cultura local y experiencias de lujo, esa es Designers BA. En su 12º edición, del 28 de agosto al 4 de setiembre de 2017, volvió a confirmar que Buenos Aires tiene la posibilidad de destacar tanto por su talento como por las escenografías majestuosas que esconde la ciudad.

American Express auspició, L’Oréal maquilló y Grupo Mass se encargó de las relaciones públicas de una semana en la que invitados de cada grupo tienen la oportunidad de ser espectadores. Entonces clientes del banco, embajadores de la multinacional y prensa selecta conviven con vecinos y curiosos en jornadas que resultan interesantes por el encuentro de colecciones con firma de autor en espacios no obvios de la ciudad. Así, la democratización de la moda porteña cobra un nuevo sentido.

Porque ya no es necesaria una pasarela rodeada de sillas mientras los invitados esperan sentados. Hoy las modelos se visten de lujo bajo las gradas de un estadio de fútbol, mientras los espectadores disfrutan la buena música y ricos tragos. Eso habla de otro tipo de moda. La tendencia de vivir -o crear- experiencias.

Invitadas en el desfile de Dubié. ph: Santiago Mendoza para Mirada Couture.

Desde cómo encontrar en el mapa la locación, hasta las conversaciones que surgen entre los invitados, todo forma parte del desfile. Entonces, la creatividad de los productores se explota tratando de hacer patente que la marca tiene un mundo detrás que vale la pena ser mostrado, sobre todo en redes sociales.

“La rapidez de la viralización hace que la moda trate de reinventarse rápidamente. Hoy sirve trabajar para poner en valor la creatividad con un sustento y soltar la moda exitista”, declara Fabián Zitta a Viva. Mientras Juan Hernández Daels agrega -en La Nación- que “un desfile, un lookbook o una campaña son tan importantes como la ropa en sí. “En la era de la imagen, la generación de contenidos contundentes tiene una importancia clave para posicionar una marca”.

Zitta, Daels, Laurencio Adot, Dubié, Evangelina Bomparola, Giacobbe, JT, Kostüme y Tramando fueron los elegidos dentro de la élite porteña de diseño para formar parte de Designers. Además de Omar Valladolid, un reconocido diseñador peruano invitado para la ocasión.

JT

ph: Santiago Mendoza para Mirada Couture
ph: Santiago Mendoza para Mirada Couture

El estadio de Atlanta, en Villa Crespo fue, una vez más escenario de una puesta con mucho barniz, avíos customizados  y superposición de prendas. Pero a diferencia de la última presentación –prácticamente acromáticaJT optó por el Technicolor, inspirada en los amaneceres de verano. Cuando salieron los pantalones en degradé a la pasarela, pensé “quiero llegar a que Jessica Trosman me pida que yo use esos pantalones”.

Giacobbe

El joven prodigio -y preferido de la primera dama– Marcelo Giacobbe presentó una vez más un verano femenino, aunque más sutil que los anteriores. Con una inspiración que nos devuelve a la alta costura presentada en París en julio pasado, flores y tules se pasearon por el legendario Four Seasons. En octubre, el diseñador abrirá su primera tienda al público en la prestigiosa -y topísima- Galería Promenade.

Juan Hernandez Daels

ph: Santiago Mendoza para Mirada Couture
ph: Santiago Mendoza para Mirada Couture

Al escuchar ‘Palacio Devoto’, uno no imaginaría un escenario digno de estrellas de rock con paredes intervenidas y baños destrozados. Pero -espejos mediante-, la colección bautizada Herbarium logró invadir de ilusión las distintas salas de este palacete porteño. Como flores envueltas en celofán, materiales orgánicos convivieron con plásticos metalizados devenidos en grandes moños de regalo. La deconstrucción se volvió a hacer presente, sentenciando que no hace falta superponer lino y arpillera para romper el molde.

Evangelina Bomparola

Reversionando tendencias como la faja de cuero de Loewe o los cuellos alechugados renacentistas, Bomparola abrió las puertas y salió a la calle sobre la que se encuentra su local en Recoleta con Abundancia. Frente a la vidriera de Hermès se reflejaron sedas, trajes holgados y detalles de plumas, muchas plumas. Siendo honesta, esperaba algo más. Bomparola declaró “estar un poco cansada del desfile”, pero quizás sea la próxima vez la que nos sorprenda con algo aún menos convencional.

Fabián Zitta

Santiago Calatrava -arquitecto español-, inspiró con su obra una nueva colección verano del anestesiólogo-couturier Zitta. Plisados que honran a Mariano Fortuny -otro español- se fusionaron con grises satinados para traer el cemento a un nuevo nivel. La Embajada de España como locación fue casi obligatoria y las joyas de Isabel Englebert completaron el cuadro. Cabe destacar que la colección será presentada en la feria Luxury Vendome, en París y en el marco de la Paris Fashion Week a fin de mes.

Dubié

ph: Santiago Mendoza para Mirada Couture
ph: Santiago Mendoza para Mirada Couture

Mucho de nada se presentó en el piso 26 de la Torre Bellini de WeWork. Agustina Dubié -orgullosa de su incursión en estampas propias- mostró camisas oversize, deconstrucción de prendas, redes, grandes bolsos de lona y zapatos fruncidos en punta. Zapatos de cuero, porque Dubié rechaza lo sintético como fundamentalista de que “el diseño sin calidad, no tiene sentido” (y Couture adora).

Llevar el diseño a puntos más democráticos que sirvan como pantalla tanto para los diseñadores como para poner en valor la ciudad, genera un balance positivo para todas las partes. Sobre todo para nosotros, espectadores enamorados de Buenos Aires que, agradecidos por el deleite visual, cumplimos deseosos con nuestra parte del pacto: compartir todo en redes sociales.