Demna Gvasalia continúa consolidándose como la figura más controversial y disruptiva del momento en el mundo de la moda. Ayer, 24 de enero, presentó la colección de Invierno 2017 de Vetements, a la que llamó Stereotypes, en el Centre Pompidou de París y, una vez más, sorprendió a todos (desde las invitaciones, que eran identidades falsas).

Blondes have more fun especially in Deutschland #vetements @ngxtsum

Una foto publicada por Natasha Goldenberg (@ngoldenberg) el


El diseñador, originario de Georgia (el país, no el estado de EE.UU.), hizo popular a su marca con una identidad fuerte compuesta por prendas street y extravagantes a la vez. Sus colecciones están compuestas por patrones descontruidos que remixan elementos ya existentes, como las remeras de DHL, para crear nuevas siluetas y volúmenes. Algunos se enamoraron de su propuesta -sobre todo las celebridades-, otros la odiaron y un tercer grupo no lo entendió. Nadie se mantuvo indiferente.

La estética de la marca, que toma mucho del estilo callejero de Europa del Este, solía reforzar el concepto en sus shows. En las pasarelas, las prendas eran llevadas por modelos flacos y pálidos -se podría decir que hasta de aspecto insalubre-.

Vetements Invierno 2016.
Vetements Invierno 2016.

Hasta ahora. En el último desfile Gvsalia decidió descartar en parte lo que le había llevado a la fama -y a ser nombrado director creativo de Balenciaga– e ir por otro camino. “Me cansé de hacer hoodies y de la estética boliche under; para Vetements eso se terminó. Empezó una nueva etapa. Lo que hacemos en la marca es reapropiarnos de algo que ya existe. Entonces hicimos una encuesta de cuáles son los uniformes sociales e hicimos una investigación de cuáles eran los dress codes de las personas que nos rodeaban, o que veíamos en Internet“, dijo el diseñador a Vogue.

¡Bravo! El resultado puede gustarnos o no. Pero lo que sí hay que reconocerle al diseñador es que logró captar el espíritu de esta generación: instagram, internet, estereotipos urbanos, apropiación cultural, globalización. Esta decisión estética (que ya había adelantado Lotta Volkova, la estilista de la marca, en esta entrevista) fue acompañada en la pasarela, donde desfilaron personas comunes y corrientes, de todos los tamaños, edades y colores, para crear una suerte de muestra de personajes cotidianos.

El cowboy, la vieja rica, el hooligan, el homeless, la mujer trabajadora: 36 estereotipos recorrieron la pasarela convirtiendo a la colección en un experimento sociológico y –como dijo Tim Blanksconvierte en extraordinario, lo ordinario.

Dejemos que las imágenes hablen por sí solas.

Vetements Invierno 2017. Foto: Vogue.
Vetements Invierno 2017. Foto: Vogue.
Vetements Invierno 2017. Foto: Vogue.
Vetements Invierno 2017. Foto: Vogue.
Vetements Invierno 2017. Foto: Vogue.
Vetements Invierno 2017. Foto: Vogue.
Vetements Invierno 2017. Foto: Vogue.
Vetements Invierno 2017. Foto: Vogue.
Vetements Invierno 2017. Foto: Vogue.
Vetements Invierno 2017. Foto: Vogue.
Vetements Invierno 2017. Foto: Vogue.
Vetements Invierno 2017. Foto: Vogue.
Vetements Invierno 2017. Foto: Vogue.
Vetements Invierno 2017. Foto: Vogue.
Vetements Invierno 2017. Foto: Vogue.
Vetements Invierno 2017. Foto: Vogue.
Vetements Invierno 2017. Foto: Vogue.
Vetements Invierno 2017. La modelo es Lotta Volkova, la estilista de la marca. Foto: Vogue.

Vetements_Invierno_2017_15

Vetements Invierno 2017. Foto: Vogue.
La novia. Vetements Invierno 2017. Foto: Vogue.

¿A ustedes qué les parece?