24 de abril de 2013. El derrumbe de una fábrica textil en Bangladesh sacude al mundo de la moda y le abre los ojos frente a una realidad que hasta ahora estaba un poco solapada. Esta materialización del horror del que ya se venía comentando por lo bajo disparó con urgencia la creación de Fashion Revolution y la natural incorporación en la agenda de la temática por parte de diseñadores, académicos, bloggers y consumidores en general.

En 2014 recogimos las cinco revelaciones que nos dejó la primera edición del Fashion Revolution Day. En 2015, nuevamente en el rol de coordinadoras para Uruguay, la movida se hizo eco al coincidir con la apertura de la décima edición de Itaú MoWeek. La pregunta “¿quién hizo mi ropa?” se hizo eco en el evento, tanto vía redes sociales como desde los showrooms de las marcas de diseño independiente.

Foto cortesía Bamba
Foto cortesía Bamba

El mismo 24 de abril de 2015, primer día de MoWeek, se llevaron a cabo dos charlas y un panel sobre la moda consciente y sustentable sobre la pasarela del evento. ¿Cómo vestirnos con nuestra ropa favorita y sentirnos libres de culpa? La encargada de abrir la pregunta fue la investigadora de tendencias, Verónica Massonnier, quien afirmó que la manera es separando lo emocional de lo racional; tomar el “quiero, quiero, quiero” y cambiarlo por valores a los que se quiere adherir como consumidor.

Preguntarse de dónde viene el pantalón que tenemos puesto no estuvo, hasta ahora, nunca en la agenda de nadie. #FashRev tomó este supuesto y lo convirtió en la pregunta que hacerse cada vez que adquirimos una remera nueva. Por esto y mucho más el movimiento representa también un nuevo paradigma, dijo la periodista argentina Mónica Vallejos en el panel de MoWeek.

Pazos-Landarín // Itaú MoWeek
Final del desfile de Marcel Burgos Calzados | Pazos-Landarín // Itaú MoWeek
Foto cortesía Damen
Foto cortesía Damen

Las tres disertaciones estuvieron de acuerdo en algo: es difícil conectar los procesos de producción con las decisiones de consumo. Las marcas de “fast fashion”, por su lado, responden a la presión de la mirada pública y de sus propios consumidores con medidas de mayor y menor compromiso. Pero son los diseñadores independientes quienes se están abriendo camino como los abanderados de la causa. Las chicas de Buena Vista dieron en este sentido cinco tips para llevar adelante una marca de moda responsable: reciclar materiales, hacer lo que sabés hacer, aprovechar los recursos al máximo, diseñar prendas atemporales y tomar partido por una causa y comunicarlo. En conclusión: relacionarse con la escala de valores del consumidor y generar una relación a partir de esto.

En uno de estos puntos se basó Andrea Barbuto, directora de diseño de la marca argentina Jazmín Chebar para su charla sobre moda sustentable. A través de la presentación de su colaboración con la tradicional hilandería jujeña Warmi Sayajsunko, reafirmaron su compromiso con la creación de prendas no descartables, prendas “que se pasan de generación en generación”. Carolina Sosa, de Rotunda, sostuvo la misma premisa en el panel que se llevó a cabo minutos más tarde, destacando la elección de materiales y proveedores para apostar a la calidad.

Pazos-Landarín // Itaú MoWeek
Todo el panel | Pazos-Landarín // Itaú MoWeek
Foto cortesía Manos del Uruguay
Foto cortesía Manos del Uruguay

Minutos antes, Victoria Varela -comprometida activista del tema y fundadora de El Origen– había comenzado su presentación marcando la diferencia entre moda y fashion. La primera, que viene del francés mode y este del latín modus (manera, medida) y que es raíz de otras palabras como molde, médico y meditar. La segunda, del latín facere, que significa “hacer”. Una diferencia sutil que deja un espacio para pensar que lo que comenzó siendo puramente moda hoy se convirtió en un simple acto de hacer, apostando al volumen y no la creatividad ni calidad.

Foto cortesía Majo Rey
Foto cortesía Majo Rey
Pazos-Landarín // Itaú MoWeek
Mónica Vallejos | Pazos-Landarín // Itaú MoWeek

Dentro de dicho panel la diseñadora de Texturable, Claudia Rosillo, declaró que el cuidado del proceso hacia el producto final es lo más importante para su marca, al punto que afirmó preferir seguir como una marca pequeña antes que sacrificar la ética y calidad de sus productos. Marcel Burgos, de Marcel Burgos Calzados, se identificó con la misma idea y recalcó la importancia de generar productos artesanales que apoyen a los oficios; otra manera de aportar a esta revolución, la cual comparte con Jazmín Chebar. Tanto los panelistas como los disertores acordaron en que queda todo por hacer, pero que estamos en el camino.

Pazos-Landarín // Itaú MoWeek
Andrea Barbuto de Jazmín Chebar | Pazos-Landarín // Itaú MoWeek

Fuera de Uruguay la movida de Fashion Revolution Day tomó otras dimensiones. Desde activistas y bloggers hasta simples consumidores, el #FashRev hizo temblar las redes y también a muchas marcas. Zara fue una de ellas, quien respondió la famosa pregunta de “¿Quién hizo mi ropa?” a una blogger de moda sostenible; SoGoodSoCute:

Foto cortesía Fashion Revolution Day
Foto cortesía Fashion Revolution Day

El hecho de que la marca líder del grupo Inditex, pionero en el modelo de fast fashion y ampliamente cuestionado, haya respondido a la pregunta ha  sido una “grata sorpresa” y un pequeño triunfo para FRD.

Quizá lo que tuvo mayor resonancia a nivel local y global fue el experimento social propuesto porla fundación oficial Fashion Revolution de Alemania en las calles de Berlín. ¿La premisa? Comprar una remera de una máquina expendedora por 2 euros. Esto fue lo que ocurrió:

Aunque todos estos movimientos implican pasos importantes para reflexionar en torno a un tema que nos concierne a todos, el rol del cine como catalizador continúa siendo fundamental. Así lo vio Andrew Morgan, el realizador audiovisual estadounidense que, luego de ver imágenes del derrumbe de Rana Plaza, decidió lanzar un proyecto en Kickstarter para filmar el documental The True Cost.

Este viernes 29 de mayo se estrena mundialmente el filme cuenta la historia que hay detrás de la ropa que usamos: quién la hace y cómo está impactando en el medio ambiente, en la humanidad y en la forma de vivir. “El mundo está cambiando, está avanzando, pero creo que nunca seguirá avanzando mientras la ganancia de unos signifique la explotación de otros”, afirma Morgan.

Póster The True Cost | Foto cortesía Movie
Póster The True Cost | Foto cortesía Movie

En dos décadas, el consumo de ropa y accesorios creció un 500% solo en Estados Unidos. En el mismo país pasó de un 95% de mano de obra nacional en 1960 a un 3% hoy. La moda es la segunda industria más contaminante luego del petróleo. Hay 40 millones de personas trabajando en fábricas textiles en dudosas condiciones y el 85% son mujeres. The True Cost busca correr el velo de la historia no contada y nos pide que nos preguntemos: ¿quién paga realmente el precio de nuestra ropa?

The True Cost | Foto cortesía Movie
Foto cortesía The True Cost
The True Cost | Foto cortesía Movie
Foto cortesía The True Cost

Filmada en varios países del mundo, desde las pasarelas más iluminadas hasta los más oscuros cantegriles, y con entrevistas a líderes mundiales tales como Stella McCartney, Livia Firth y Vandana Shiva, The True Cost es un proyecto sin precedentes que nos invita a un viaje revelador alrededor del mundo y dentro de las vidas de muchas personas y locaciones detrás de nuestra ropa. Una manera masiva de instalar el tema, hacerse preguntas y comenzar a reflexionar alrededor de un tema del que todos formamos parte.

The True Cost | Foto cortesía Movie
Foto cortesía The True Cost

BlogCouture invita a ser parte del screening global de The True Cost este viernes 29 de mayo a las 19.30 hs en Movie Montevideo Shopping. Será una única función. La entrada es por invitación y los cupos son limitados, o sea que quien desee asistir debe escribir a contacto@estudiocouture.com. ¡Nos vemos!

Queremos agradecer a la producción de The True Cost, a Movie, The Statement y Mixxtail Mojito por apoyarnos.