Well, well, well. Nueva semana, nuevos desafíos. Seguimos con nuestro recap semanal junto a KITKAT de los eventos más importantes de la semana y honestamente, ya estamos fundidos.

Esta semana viene siendo una montaña rusa de emociones, y cuando decimos montaña rusa no hablamos de los monstruos de Six Flags u otros parques de primera línea. No, esta semana se sintió como la montaña rusa del Parque Rodó (QEPD): euforia un minuto y miedo a la muerte al siguiente.

De la misma forma que Karl Lagerfeld (QEPD²) rompió con muchos moldes en la historia de la moda, nosotros también lo hacemos esta semana presentando no cuatro sino CINCO eventos relevantes. Ya sabemos, es una demencia. #WildOnCouture

fashion-break-recap-semanal-mirada-couture-4
Big Mood

A rey muerto, rey puesto. Long Live Choupette.

Primero y principal, en la mañana de ayer ya estaba plasmada en todas partes la noticia de la muerte de Karl Lagerfeld. La moda vivía por él y viceversa. Por un lado fue siempre muy celebrado por sus habilidades creativas, pero por otro nunca dejó de ser un personaje extremadamente polémico (no se crean que olvidamos sus comentarios gordofóbicos).

La excelentísima Natalia Jinchuk -nuestra redactora en jefe, quien nos obliga a llamarla así- escribió unas palabras sobre Lagerfeld, su legado y su importancia en la industria. Por este lado, nosotros decidimos hacer una selección de los Lagerfeld-ismos más infames:

fashion-break-recap-semanal-mirada-couture-karl-lagerfeld-3

“Adoro los sombreros, pero cuando era niño usaba sombreros tiroleses y mi madre -yo tendría unos ocho años- me dijo: ‘No deberías usar sombreros. Pareces un viejo cretino.’ ¿Era muy graciosa, no?” – Karl Lagerfeld, entendiendo todo sobre el amor de una madre.

“Los pantalones deportivos son un símbolo de derrota. Perdiste control sobre tu vida entonces te compras un par de pantalones deportivos.” – Diseñador de día, life coach por las noches.

“Mis hermanas fueron enviadas fuera de casa porque mi madre pensaba que eran aburridas. Yo no era aburrido.” – Y no, si parecía un viejo cretino (no lo decimos nosotros, lo dijo su madre).

fashion-break-recap-semanal-mirada-couture-karl-lagerfeld-2

‘El iPod es genial. Tengo 300,’ – Y nadaba entre ellos como el Tío Rico McPato.

“El cerebro es un músculo, y soy algo así como un físicoculturista.” – El Arnold Schwarzenegger de la moda.

“El año pasado perdí a mis dos mejores enemigos, Pierre Bergé y el otro. Azzedine [Alaïa] me detestaba. Y para el funeral de Pierre, mi florista me preguntó, ‘¿Quiere que enviemos un cactus?’” – Karl, Premio Nobel de la Paz.

fashion-break-recap-semanal-mirada-couture-karl-lagerfeld-1

Calvin Mendes y Shawn Klein, a match made in heaven.

Otra sorpresa (pero muy grata) se manifestó en la forma de Shawn Mendes en paños menores presentado como la nueva cara de Calvin Klein. Un regalo del universo para compensar esta era de oscuridad. Con esta campaña, Calvin Klein (casi) se redime por haber despedido a Raf Simons, por lo cual seguimos indignados.

No solo eligieron a Shawn Babyface Mendes, sino que ayer se publicaron las fotos de un segundo integrante de la campaña: *drum roll* Noah Cutiepie Centineo. Obviamente las redes, al igual que nuestros cerebros, EX-PLO-TA-RON. Ahora nos enteramos que se sumaron A$AP Rocky (yay!) y el puré de papas sin sal personificado: Kendall Jenner.

[Nos alegra que estén tratando de compensar todo el daño emocional causado por lo de Raf. Van por buen camino, pero todavía falta.]

fashion-break-recap-semanal-mirada-couture-calvin-klein-shawn-mendes-noah-centineo-asap-rocky-1 fashion-break-recap-semanal-mirada-couture-calvin-klein-shawn-mendes-noah-centineo-asap-rocky-2 fashion-break-recap-semanal-mirada-couture-calvin-klein-shawn-mendes-noah-centineo-asap-rocky-3 fashion-break-recap-semanal-mirada-couture-calvin-klein-shawn-mendes-noah-centineo-asap-rocky-4 fashion-break-recap-semanal-mirada-couture-calvin-klein-shawn-mendes-noah-centineo-asap-rocky-15

Nos sentimos muy bendecidos. 👀

fashion-break-recap-semanal-mirada-couture-3

Recap: Final de RuPaul’s Drag Race All Stars 4: doble buffoonery

Pocas cosas pueden ser tan divisivas como una final de RuPaul’s Drag Race. No decimos que se manejen los mismos niveles de intensidad que en un clásico Peñarol-Nacional. Pero tampoco decimos que no suceda.

Fue una temporada bastante difícil (Team Manila QEPD³). Con Trinity The Tuck a la cabeza y gran preferida para llevarse la corona, RuPaul anunció en un twist digno de M. Night Shyamalan que esta edición no tendría una ganadora. Sino DOS: Trinity The Tuck (obviamente) y Monet X Change (jajajajajajaj).

Pero por favor… Next!

fashion-break-recap-semanal-mirada-couture-rpdr-trinitythetuck
Trinity The Tuck – Nothing but respect for my p̶r̶e̶s̶i̶d̶e̶n̶t̶ Queen
fashion-break-recap-semanal-mirada-couture-rpdr-monetxchange
Monét X Change – La corona de la discordia

Mary Katrantzou, la reina de London Fashion Week

Marita (como le decimos los allegados), es una fuerza creativa que con cada paso logra aportar una cuota de creatividad a la industria. La reina de las estampas digitales presentó una nueva colección que juega con el volumen de forma fascinante. Sí, muchas de las piezas no resultan muy prácticas ni usables pero es el valor técnico y el savoir faire lo que las destacan como piezas de estudio.

Y hablando de piezas de estudio, tenemos a los Beckhams. En primera fila del desfile de su madre (Posh Spice, duh) los Beckham Junior, Brooklyn y Romeo, se vistieron con un estilo que nos gusta describir como “paperboy victoriano con fuertes chances de morir de difteria”. Por su parte, Harper Beckham le copió el corte de pelo a Anna Wintour. We can’t handle all this Fashiòn.

fashion-break-recap-semanal-mirada-couture-mary-katrantzou-fall-2019
Mary Katrantzou RTW Fall 2019 – Look 6 y Look 26
fashion-break-recap-semanal-mirada-couture-beckham-anna-wintour
Brooklyn y Romeo Beckham en Peaky Blinders realness y Harper Beckham vs Anna Wintour. A David le queda fabuloso también.

fashion-break-recap-semanal-mirada-couture-2

2019 y el racismo sigue muy presente en la moda

A ver, cómo decirlo. Basta. Primero Prada, después Katy Perry, después Grace Coddington, después Gucci. En pocas semanas surgió una seguidilla de apariciones de objetos que simulan, evocan o simbolizan el blackface o la esclavitud. Lo que resulta increíble es que nadie se haya cuestionado lo ofensivo que pudieran resultar. Increíble, pero cierto.

Robin Givhan, del Washington Post, habla del tema diciendo “El blackface vive porque aquellos que lo permiten simplemente no se ven a ellos mismos como racistas”. A esto, agregamos por nuestra parte que posiblemente no vean la gravedad de lo que implica porque no los afecta directamente. Pero esta falta de sensibilidad no puede ser justificada. Jamás.

El último capítulo de esta saga involucra a la directora de moda de Vogue Brasil. Donata Meirelles se vio obligada a renunciar a su cargo luego de publicar una foto poco agraciada. Sentada en una suerte de trono, estaba rodeada de mujeres negras vestidas con trajes típicos de Bahía creando una escena “exótica”. Si bien este caso no trata de blackface, es un caso grave de insensibilidad cultural.

View this post on Instagram

“(…)Já as escravas de casas ricas eram adornadas por seus próprios senhores. Quando saíam para as ruas acompanhando suas senhoras ou crianças, eram exibidas em trajes finos e carregadas de joias.A própria escrava era um objeto de ostentação do dono, um objeto de luxo a ser mostrado publicamente”. Trecho do livro Jóias de Crioula de Laura Cunha e Thomas Milz. A primeira foto foi tirada em 1860. De acordo com @edercansino a foto que faz parte do acervo do @imoreirasalles, intitulada “senhora da família Costa Carvalho na liteira com dois escravos” foi feita na Bahia por fotógrafo desconhecido. A segunda imagem é de 2019 mesmo. #sóeuacheiestranho #Bahiaterradafelicidade #ritadeixederecalque #passeodedinhoprolado #osprincípiosacimadaspersonalidades #qualquersemelhança #nãoémeracoincidência

A post shared by ritabatista (@ritabatista) on

fashion-break-recap-semanal-mirada-couture-1

En lo que va de la semana ya nos entristecimos, nos reímos, nos subieron los calores, nos indignamos, nos maravillamos (con moda y con las enfermedades antiguas) y nos volvimos a indignar. Todavía faltan dos días más Y los Oscars. Es muy difícil. C’est la vie.