Recuerdo como si fuera hoy, alrededor de esta misma fecha pero hace cuatro años, cuando me preparaba para el nacimiento de mi primera hija, el comentario de una amiga madre que me guió por los aún desconocidos caminos de la maternidad. Hablando sobre el llanto de los bebés, me dijo: “a veces es fácil darte cuenta por qué lloran, y otras veces ni ellos saben lo que quieren. Fijate que le pasa a la gente de 30 años también”. As real as it gets.

Siempre observo con una mezcla de admiración y recelo a esa gente que va por la vida como si tuviese tatuado su mapa interno, expresando con entusiasmo sus pasiones. Culpen a mi personalidad escéptica o al hecho de ser xennial (gracias por ese término, nunca me sentí del todo representada por la generación X o los millenials), pero me genera cierta desconfianza quien se vende con tanta seguridad.

La vida es, después de todo, una eterna búsqueda de autoconocimiento. “Nadie puede construir el puente sobre el que tú, y solo tú, debes cruzar el río de la vida”, enunciaba Nietzsche, aclarando luego que no es tarea para nada sencilla. Conocerse a uno mismo requiere valentía, coraje, voluntad. Requiere tomar consciencia y hacerse cargo de virtudes o defectos. Todos los grandes movimientos que se están dando ahora en torno a la figura de la mujer -que tanto nos interpela en Couture- tienen que ver, en parte, con gente haciéndose cargo finalmente de cosas, ya sea de forma voluntaria o forzada.

Cuando empezamos a pensar con el equipo Couture cuál podía ser el motivo de febrero, mes corto y carnavalero, lo percibimos como un momento en el que prepararse para el año. Enero, cuando el ritmo productivo general baja, suele representar la oportunidad para recargar pilas. En febrero investigamos, salimos a buscar nuevas oportunidades y nos acercamos a ejecutar las resoluciones del nuevo año, esas expresiones de deseo que delatan lo que sentimos que nos hace falta para que nuestras vidas sean más plenas, armónicas y en última instancia, más felices.

La palabra “mindfulness” aparece como un trending topic últimamente en varias conversaciones y ampliaremos un poco este concepto con Majo Lois, instructora certificada. “Cuando vivimos en automático, arriba del vértigo y la adrenalina, confundidos, difícilmente nos demos cuenta de lo que sentimos física y emocionalmente”. Tomar consciencia es, de nuevo, el primer paso. Hablaremos de alimentación consciente, de cómo encontrar un estilo propio que refleje el autoconocimiento; y entrevistaremos a Débora Mello, artista brasileña feminista que lanzó un producto revolucionario para la búsqueda del placer femenino y – de nuevo- el autoconocimiento.

Para ilustrar esta temática, estamos fascinadas con el trabajo de Carolina Faget, ilustradora uruguaya que siempre estuvo volcada al ámbito publicitario y que, con su regla de un dibujo al día, ha empezado a mostrar su prolífico trabajo, para nuestra alegría.

Ojalá que encuentren el tiempo para respirar, parar y encontrarse consigo mismos.