Imaginemos el recorrido del vestido que luce Amy Adams aquí. La foto fue sacada en Nueva York y el vestido creado por Gabriela Hearst, la diseñadora uruguaya radicada en Estados Unidos. La estampa la diseñó Florencia Ponce de León, también uruguaya, que a pedido de Hearst se puso a dibujar mientras estaba de viaje en Francia y la inspiración surge de un pañuelo indio.

Hace 25 años esto hubiese sido prácticamente imposible. Pero, gracias al impacto de la globalización en los procesos de producción, Florencia puede soñar con que su marca, Flo Ponce Prints, sea el principal estudio de estampas del Uruguay -si no el único-. “Lo que más me gusta es que no distingue el mercado local del internacional, no hay límites”, asegura.

Fascinadas con esta nueva etapa de Flo Ponce, decidimos hablar con ella para que nos contara de sus procesos, sueños y cómo terminó su dibujo en las pasarelas de Nueva York.

Boceto de Flo Ponce.
Amy Adams. Foto: E!

¿Cómo empezó Flo Ponce Prints?

Empezó como hobby mientras yo trabajaba en el equipo de diseño de una empresa grande. Fui cerrando el ciclo en mi trabajo y sabía que no iba a encontrar uno en el que estuviera mejor, entonces me fui entusiasmando con la idea de emprender. Decidí tirarme a la piscina teniendo claro que el principio no iba a ser fácil.

¿Cómo siguió el proceso?

Estuve dos o tres meses diseñando estampas y me di cuenta de que la única forma de darme a conocer iba a ser haciendo productos, para que la gente pueda verlos en algo tangible. Así hice una tirada de productos, desde pañuelos hasta individuales. Los vendí en varias ferias y me di cuenta de que eso no era lo que quería. Me gusta el desarrollo de producto pero me enloquece el aspecto logístico de importación y ventas, estaba trabajando desde las 6 am hasta las 11 de la noche.

Pañuelos de Flo Ponce.
Almohadones de Flo Ponce Prints.

https://www.instagram.com/p/BnFMnl8BQc6/

Entonces me propuse buscar una nueva unidad de negocios y de casualidad, en una de las ferias donde vendía mis productos conocí a alguien del equipo de Lolita, que estaba en búsqueda de una persona que les hiciera estampas y ahí empecé a trabajar con ellas. Empecé diseñando para la colección de verano, que está llegando a tiendas y ahora estamos haciendo la de invierno.

¿Cuándo surgió el trabajar para Gabriela Hearst?

Después de Lolita empecé a buscar más clientes y, una semana antes de irme de viaje, le escribí a Gabriela Hearst. A ella la conocía de una pasantía que había hecho en su marca Candela mientras estaba estudiando en Parsons, en Nueva York. Me contestó el correo enseguida diciéndome que sí, que le encantaría trabajar conmigo. Me pidió que hiciera de forma exprés un diseño para la colección de Resort y entonces, en el medio de mis vacaciones, me tuve que poner a trabajar. Fue una locura, no podía ilustrar en los vuelos porque me mareaba y encima me robaron la computadora. Igual era genial, me tiraba en los cafés de Francia a dibujar, lo que me resultó súper inspirador.

Leslie Bibb con vestido de Gabriela Hearst y estampa de Flo Ponce.
Diseño Gabriela Hearst con estampa de Flo Ponce en pasarela. Foto: Vogue.

¿Cuál fue la propuesta de Gabriela en concreto?

Era una colección casi terminada y ellas tenían la inspiración de un pañuelo indio, me pidieron que yo lo reinterpretara. Después me pidieron otros colores y que hiciera un rapport para poder imprimir metros de tela. Más adelante volví a trabajar con ellas y me dieron un moodboard para que me inspirara.

¿Cómo es tu sistema de trabajo?

Yo ilustro a mano, dibujo con lápiz y pinto con acuarela o témpera. Me suelo inspirar en la naturaleza, es lo que me encanta personalmente, pero cuando trabajo para una empresa el punto de partida puede ser cualquier cosa. Eso también lo vuelve desafiante y enriquecedor.

Una vez que tengo la ilustración hecha a mano, la escaneo y la pulo digitalmente. Me gusta presentar algo prácticamente terminado, porque si es muy esquemático da mucho lugar a interpretación subjetiva de cada miembro del equipo de diseño. Algo que aprendí es que si hay demasiadas idas y vueltas es desgastante: si te lo están derivando es porque no tienen recursos humanos para hacerlo ellos mismos. Por eso busco ser una solución y, como estuve del otro lado, sé lo importante que es llegar a tiempo con los plazos: una demora de un día puede atrasar mucho la producción.

Flo Ponce en acción. Foto: Instagram/@floponceprints

¿Dónde aprendiste a trabajar con estampas?

Yo estudié Diseño en la ORT y aprendí casi todo lo que sé ahora en el taller. Es increíble cómo en el momento, cuando estás en clase, no te das cuenta de todo lo que estás aprendiendo y lo mucho que te gusta. Ilustrar siempre me gustó pero nunca hice una clase de dibujo, no tengo técnica, soy muy autodidacta. Me gustaría hacer una especialización en estampas pero en Uruguay no existe, tal vez lo haría en el exterior.

¿Cómo ves a Flo Ponce Prints en el futuro?

Me gustaría establecerme como un estudio de estampas y ser referente, en principio, en Uruguay. Que siga creciendo me encantaría, qué va a pasar en el medio no tengo idea.