Foto de tapa: Robin swimwear/Positano.

Todas sabemos que comprar una malla o un bikini no es un acto sencillo o espontáneo: por un lado, casi nunca llegamos como nos gustaría (le pasó a una amiga) y, por el otro, cada vez hay más oferta de piezas interesantísimas que, bien elegidas, hasta se convierten en opciones de look más allá de su función de bañador. Hay que ver, investigar, comparar y probarse, porque al fin y al cabo es una inversión que tiene que mantenerse impecable todo el verano -y pasar al siguiente-. Por eso, y porque #CoutureEsServicio, nos tomamos el trabajo de seleccionar las mejores mallas y bikinis de plaza en una #GuíaCouture según distintos perfiles de mujeres.

Eso sí, para lucirlas bien el mejor accesorio no es una cartera de mimbre, como podríamos pensar. Nada combina mejor que un bronceado saludable -lo hemos dicho antes, achicharrarse está demodé- así que de la mano de Neutrogena les dejamos algunos tips al final de esta guía para lograr un color mientras cuidamos la piel.

Para la que lleva la moda a la playa

Para este verano 2018 conviven varias tendencias: en cuanto a estampas, las rayas quedan un poco a un lado para pasarle el reinado al gingham, que con sus aires franceses conquistó a varias marcas para transformarse en el favorito de la temporada. Jibona se animó a llevar al también llamado estampado vichy al swimwear y es un éxito.

Y, en cuanto a formas, el trikini reinventado es furor porque le da un giro distinto a la clásica malla -y queda espectacular con un jean-. Eso sí, solo es apto para las que saben que se van a pasar bajo la sombrilla y no van a tener unas marcas de bronceado extrañas. Pastiche, Margo Baridón y Srta. Peel tienen unas opciones muy cancheras, que además están hechas con telas italianas que tienen protección UV 50.

Bikini modelo “Verona” de Jibona. Precio: $ 2.990
Malla “Río” Pastiche. $ 3.800.
Trikini Margo Baridón.
Malla “Wisconsin” Margo Baridón. Precio: $ 4.500.
Mallas de Srta. Peel.

Para la que honra los clásicos

Mientras que a algunas les encanta seguir las tendencias, otras prefieren quedarse en lo seguro e ir por la malla tradicional o el bikini de triangulitos. El toque de actualidad lo pone el amarillo, que es el color de la temporada y símbolo de verano.

Pueden encontrar varias tonalidades de amarillo en Positano (que vende los de la marca española Robin), Milo, Jibona y Srta. Peel.

Malla Robin a la venta en Positano. Precio: $ 3.290.
Bikini “Fira gold” de Milo Swimsuits. Precio: $ 2.100
Triángulo Jardins precio: $1490 y Tiritas Jardins precio: $1090/ Malla Jardins precio: $2990.
Malla “Sorrento” de Jibona.

Para la artística del grupo

La estampa original se ha convertido en un valor agregado que las uruguayas buscan a la hora de elegir su malla o bikini. Todas tenemos una amiga (o somos esa amiga) a la que le encanta el arte o el diseño gráfico, entonces esta es una gran oportunidad de lucir de pies a cabeza -no tanto pero casi- lo que más nos gusta.

Las chicas de LATE diseñan ellas mismas sus estampas, que también aplican en pañuelos, y este año se inspiraron en distintas imágenes del verano (como las olas rompiendo en las rocas). El equipo de Mandinga también hace sus propios diseños y el de este año toma elementos del reino fungi. Por otro lado, siguiendo la tendencia que se instaló el año pasado de colaborar con artistas, esta temporada Bamba cuenta con estampados diseñados por Zelmar Borrás, de Atolón, inspirados en las veredas de Copacabana y Pastiche con las de la ilustradora argentina Daiana Ruiz.

Malla “Mila” LATE.
Bikini “Brasilia” Bamba. Precio: $ 2.580
Bikini “Cocó” Pastiche. Precio: $ 3.550
Malla Mocca Mandinga. Precio: $ 3.590.

Para la que volvería a los 90s

Hoy la moda de los 80s y 90s está teniendo su revival y podemos ver cómo algunas prendas que creíamos que no volveríamos a usar jamás, como la campera de corderito, vuelven a las canchas. Si sos de esas que no para de usar blazer con hombreras oversized, jeans de tiro alto y que está como desesperada buscando los lentes de sol chiquitos característicos de la época -y que conquistaron Instagram- seguro que alguna de estas piezas te va a encantar. Terciopelo a lo Margo Baridón, cavados altos según Jibona y Santo Mar y copas armadas de Milo.

Bikini Margo Baridón en terciopelo.
Bikini “Springfield” Jibona. Precio: $ 2.990
Bikini “Saona” Milo Underwear. Precio: $2.100
Top “Atlas” y bottom “Sunga” de Santomar. Precio: $ 1.250 cada parte.
“Malla U en estampa Mezcalina” de Bamba. Precio: $ 3.180.

Para las que realmente se meten al agua

Todo muy lindo con las formas creativas y los bikinis de triangulitos, pero a la fanática de los deportes acuáticos -o de la paleta playera, quizá- lo que más le importa es que “todo quede en su lugar” y por eso los tops cerrados son los ideales. En el caso de Polonio y Waimea, ambos elaboran sus piezas con tela con protección UV factor 50.

Bikini “Lumo” Late.
Bikini Waimea. Top $ 1.690 y bottom $ 1.390.
Entera Polonio.
Dos piezas Polonio.

Little black swimsuit

Nada más sexy y sofisticado que una malla entera negra, que además podemos usar como body y lucirla por las calles. Con unos buenos lentes y un sombrero de ala ancha, incluso, puede pasar que te confundan con una celebridad. Majo Rey hizo un modelo con transparencias precioso y con el sello rockero de ella para Araliz Medierías, mientras que Jibona tiene una versión más romántica con volados.

La de Bamba tiene un escotazo que adoramos y está elaborada con poliamida reciclada y tiene protección UV 50 así que es perfecta para las que se cuidan mucho del sol -¡en realidad todas deberíamos!-.

Colección Majo Rey para medierías Araliz.
Malla “Venecia” Jibona. Precio: $ 3.190
Malla V en negro de Bamba. Precio: $ 3.180.
Malla Barra Funda. Precio: $ 3190 / Top Liberdade $1690 y Culotte Juno $1290
Malla Polonio.

Un bronceado saludable

En Uruguay durante mucho tiempo se ignoró el factor dañino del sol: basta con escuchar anécdotas de nuestros padres, que iban a la playa a cualquier hora y con aceites para broncearse, para comprobarlo. Pero en los últimos años, el debilitamiento de la capa de ozono y otros descubrimientos han comprobado una verdad irrefutable: el exceso de sol no hace bien.

Más allá de que a muchas les guste estar bronceadas -una moda muy latina-, la salud es lo más importante, por eso en el verano sobre todo hay que tomar ciertas medidas que nos protejan del daño solar.

1. Protector solar

Los dermatólogos coinciden en que hay que usar un protector solar de factor 30 como mínimo -algunos, incluso, recomiendan 40-. Los protectores Neutrogena Sun Fresh van desde el factor 30 al 70 y cuentan con tecnología helioplex™, exclusiva de la marca, que brinda una protección superior contra los rayos UVA/ UVB y ayuda a proteger contra las quemaduras solares y previene arrugas y manchas causadas por el sol. Nosotras somos fanáticas del mousse de la línea, que es liviano y facilísimo de aplicar.

El precio sugerido para el factor 60 es de $770 y para el 30 de $665. Los encuentran en las principales farmacias y supermercados.

2. Cuidá los horarios

No hay que exponerse al sol entre las 11 y las 16. Es verdad que en verano cuesta madrugar, pero si ese es el caso a la playa se va de tarde. Se recomienda que la exposición al sol sea progresiva: hay que ir tomando sol en dosis de 15 a 30 minutos en los días previos. No va más achicharrarse los primeros días de enero.

3. Conocé tu piel

Las personas rubias o pelirrojas con piel clara son las que deben extremar las precauciones, ya que son más sensibles al sol. Hay que conocer qué tipo de piel tenemos (pueden hacer este test para averiguarlo) y estar atentos a la aparición de lunares irregulares o lesiones.

4. Hidratate

Hay que tener la piel hidratada en todos los sentidos de la palabra. En primer lugar, tomando mucha agua cuando estamos al sol. Y, en segundo lugar, aplicándonos cremas hidratantes antes y después de estar expuestos. Esto también aplica para el pelo, claro.

5. Accesorios

Además de tener muchísima onda, es vital usar lentes de sol y sombreros para proteger nuestros ojos y evitar insolarnos por la acumulación de calor en nuestras cabezas.

Ahora sí, con bikini nuevo y conociendo cómo se puede tomar sol, le damos la bienvenida oficial al verano 🙌🏼