En el nuevo milenio, influenciar a los otros es un trabajo lucrativo y de jornada completa. Tanto, que este año Condé Nast Italia lanzó la primera carrera oficial para convertirse en influencer. Preparará a los jóvenes estudiantes para un correcto uso de las redes sociales, la producción de contenido de calidad, y la importancia de la ética y la transparencia a la hora de publicar.

Pero esta determinación de volverse influencer es nueva. Hubo un momento en el que era algo que sucedía sin buscarlo o planearlo. Las personas que alcanzaban este status llegaban por referentes en algún área, generar contenido innovador… o por accidente. Sin proponérselo, algunos se han convertido en líderes de opinión gracias al ojo clínico de un tercero. Estas son nuestras historias favoritas:

Frutas y verduras en onda

Lance Walsh tiene 56 años, 3 hijos y atiende un puesto de frutas y verduras en Berwick Street, en Londres. Pero en el mundo digital, Lance es @dinneranddance y una especie de celebrity para los amantes de la moda. A tal punto que su puesto se ha convertido en un destino turístico gracias a su estilo a la hora de vestir. Walsh es un fanático de la marca de streetwear Supreme, y su fama comenzó cuando el fotógrafo Ben Awin capturó algunas imágenes de las excéntricas y divertidas combinaciones de Walsh. Cuenta Awin que un día estaba dando vueltas por Berwick Street, tomando fotos para su cuenta de Instagram, cuando de repente vio a Lance Walsh en su puesto de frutas, vestido íntegramente con ropa de Supreme. Le pregunté si podía sacarla unas fotos, y así fue como se convirtió en toda una celebridad de las redes sociales. El verdulero influencer hoy cosecha alrededor de 30 mil seguidores en Instagram, y crece a pasos agigantados.  

Lance Walsh en su puesto de frutas. Foto: @dinneranddance

Un accidente con final feliz

La historia de la nigeriana Jumoke Orisaguna parece de película, por cómo cambió su vida radicalmente de un día para otro: en resumidas cuentas, por “arruinar una foto” pasó de vender pan a recibir contratos millonarios como modelo.

Jumoke caminaba por una calle de Lagos (ciudad portuaria de Nigeria) con su canasto de pan sobre la cabeza. De pronto, en un episodio de gran confusión, las personas que estaban ahí empezaron a gritarle que se corriera del medio. Se había improvisado un set para realizar una sesión fotográfica con el cantante británico Tinie Tempah y ella estaba caminando justo por el medio de la producción.

En medio del bullicio una persona le pidió permiso para sacarle una foto. Esa persona, la reconocida fotógrafa nigeriana Ty Bello, fue clave para el giro inesperado que tomaría su vida. Bello subió la imagen a sus redes sociales e inmediatamente recibió una avalancha de elogios hacia esta hermosa mujer africana. A los pocos días, la agencia Few Models contactó a Orisaguna y le ofreció un contrato millonario. Ahora está en los 280.000 seguidores. Un caso clásico de cuando estás en el lugar correcto en el momento indicado.

Jumoke Orisaguna. Foto: Ty Bello

Bisabuela, hindú y youtuber

Mastanamma Karre también es una persona sorprendida por la súbita fama que brinda internet. Esta mujer hindú de 106 años es una excelente cocinera, y su bisnieto decidió crear junto a ella un canal de Youtube para difundir los secretos de la cultura gastronómica milenaria de su país. Country Foods comenzó a crecer y actualmente alcanza el medio millón de suscriptores. Ella cocina recetas tradicionales que su bisnieto filma y sube a la plataforma. En una entrevista que le realizó el Huffington Post, el joven explicó que su deseo fue dar a conocer ese conocimiento ancestral, pensando especialmente en las personas que viven en grandes ciudades, pero que nunca pensó que su bisabuela iba a convertirse rápidamente en una sensación de internet. Uno de sus videos más populares es la receta de pollo y sandía.

A pesar de su edad, Mastanamma no parece querer retirarse en el futuro inmediato. Encontró en esta moderna plataforma un lugar en donde dejar una parte de su herencia, y es innegable que la aprovecha muy bien.

Mastanamma Karre. Foto: captura de Youtube

Influencer y profesora universitaria

Tan accidental fue la transformación de esta profesora universitaria en ícono de estilo que decidió llamar a su blog literalmente accidental icon. Se trata de la profesora de leyes en la Universidad Fordham de Nueva York Lyn Slater, de 63 años. En entrevistas ha contado que durante un desfile de la semana de la moda de New York, que anteriormente se desarrollaba en el Lincoln Center, salió a almorzar con una amiga y mientras la esperaba, vestida con un traje de Yohji Yamamoto y una cartera de Chanel, fotógrafos y periodistas la confundieron con las famosas estrellas de streetstyle que siempre posan en la entrada de los desfiles.

Ese fue el puntapié inicial para crear un blog de moda, buscando interpelar a mujeres que amen la ropa y el estilo, pero también estén interesadas en la política o la literatura, que sean inteligentes y comprometidas. Con más de 250 mil seguidores en Instagram y un cuantioso arsenal de lectores y fans de su blog, Lyn Slater encarna el prototipo de mujer real que nos encanta.

Lyn Slater. Foto: @iconaccidental