*Ilustración: Erika Stiglitz

Julio. Ya estamos en julio.

¿No lo sienten como un mes de transición? Junio es la mitad del año, es el último mojón del primer semestre, es el mes del diseño. En agosto ya comienza a vislumbrarse la primavera, hay otra energía. Pero julio concentra el recogimiento del invierno en su esencia más pura. Sin embargo, también es el mes del comienzo de muchos emprendimientos. Y Couture es uno de ellos.

El 10 de julio de 2007 Mónica Zanocchi lanzaba al éter el primer post de lo que llamó BlogCouture, el primer blog de moda uruguayo, en sus comienzos albergado dentro de la web de la revista Freeway. Muchos de ustedes conocen la historia: la moda uruguaya comenzaba a cobrar fuerza luego de pasada la primera camada de la galería La Madrileña, que con su “veranillo creativo” (copyright Loreley Turielle) en medio de la crisis de 2002, sentó las bases para una moda uruguaya posible con profesionales que egresaban a ritmo sostenido de las escuelas e institutos de diseño. Se respiraba excitación en el aire y sin embargo ningún medio tradicional se encargaba de cubrir o documentar esta movida desde una mirada más propia de la moda -más allá de pequeños y segmentados esfuerzos como el O2 de El Observador, Pimba! y alguna cosilla más-.

What a time to be alive, amigos! BlogCouture formó parte de la camada de primeros blogs de moda en el mundo: Susie Bubble, The Sartorialist, Garance Doré, Bryan Boy, todos surgieron poco tiempo antes. Bloc de Moda, de Lore Pérez, fue el primero en Argentina y apareció en 2006. Todo era nuevo, excitante; el espacio sin estrenar no tenía vicios, se hablaba de lo que creía que era interesante y otra gente, hasta en distintos lugares del mundo, se colgaba a responder, a discutir, a crear en conjunto. Y aun no existían Instagram, Twitter, Snapchat, Whatsapp… Facebook recién comenzaba. Hoy parece impensable.

Lo que nació como una necesidad de expresión hoy se desarrolla como new media o nuevo medio, concepto que aun está en vías de definición: nativos digitales con las buenas prácticas de los medios tradicionales (información original, seria sin ser solemne, sólida sin ser rígida), la flexibilidad y celeridad de la dinámica de Internet y el tono cercano propio del blogging.

Couture se convirtió en una bitácora de la moda y el diseño local, presentando amigos fundamentales que aun hoy siguen cerca. Fue medio de encuentro con los profesionales del momento haciendo cosas interesantes; primera aparición de proyectos de egreso; plataforma exponencial de instancias como Lumina o MoWeek. Couture además nos enseñaba (me incluyo) que había cosas maravillosas sucediendo en Amberes, en Hyères, en Ámsterdam o, sin ir tan lejos, São Paulo o Buenos Aires.

En 2016 BlogCouture se transformó en Couture, en 2017 conseguimos el apoyo de ANDE y trabajamos fuertemente en un plan de expansión. La personalidad no se encuentra tan lejos de su visión inicial: Couture es modernidad, es elegancia, es calidez, pero también es picardía, es latino, es humor. Creemos en una moda sustentable en su máxima expresión, con un toque artesanal, humano, diverso, que sabe y puede reírse de sí misma.

Para tan importante ocasión, la encargada de realizar la portada del mes es Erika Stiglitz, que desde Uruguay desarrolló Nina Hauzer, una marca de lujo que pronto se muda a España (ampliaremos) y continúa en su afán de conquistar los paladares más exigentes del mundo. Eri también es blogger, pionera diseñadora gráfica especializada en moda y sobre todo amiga, de la casa y personal.

Alabado sea julio, entonces, con sus energía concentrada, su recogimiento, y su arranque de nuevos y prolíficos emprendimientos.