Todos sabemos que las camperas más cancheras no son las que están prístinas e impecables, sino las que reflejan un pedazo de nuestra historia (recitales y viajes incluidos). En el momento en que nos hacemos de una Trucker -¡que acaba de cumplir 50 años!- esta campera de jean es un lienzo en blanco, que además de estar lista para recibir esas marcas que solo llegan con el paso del tiempo, se presta para customizarla y hacerla un poquitito más nuestra.

Y por suerte Levi’s tiene entre sus filas a una de las personas que hace las customizaciones más cancheras de todas, Maite Rodríguez, con residencia fija en el local de Punta Carretas Shopping, donde recibe las prendas y las interviene. Para ella, modificar una prenda es “como hacer un tatuaje. Los diseños más lindos son los que parten de los gustos o las historias de la persona”.

Hay customizaciones más simples como poner ojales, tachas o desgastar el denim, que las hace casi sin pensarlas, pero lo que más le gusta es crear diseños únicos y por eso sus técnicas preferidas son el bordado y la pintura. “Con esas técnicas el que customiza tiene la posibilidad de dejar su marca y se vuelve parte del resultado final”, explicó. Por suerte, actualmente hay una tendencia de la vuelta a lo artesanal, así que los bordados son muy demandados en el Tailor Shop de Levi’s.

Maite trabajando en la celebración de los 50 años de la trucker jacket. Foto: Pocket Studio para Couture.

Inspirada en la comparación con los tatuajes, elegí tomar un diseño que mi abuela tenía en un estuche de lentes y que yo me quería tatuar y le pedí a Maite que lo interpretara con los colores del arcoiris. Ahora la trucker me recuerda a mi abuela -que ya no está- y por eso tengo un vínculo afectivo increíble con la prenda. Se transformó en mi favorita y la voy a atesorar siempre.

Esa instancia de charla y de investigación que se da con el cliente es lo que más le gusta a la Tailor Master y fue una de las razones por las cuales, después de haber estudiado diseño en el EUCD, decidió decantarse por las customizaciones en lugar de hacer prendas de forma más masiva.

Foto: Pocket Studio para Couture.

Esta pasión por el customizado de Maite surgió cuando ella tenía unos 8 años. A esa edad empezó a coser y a bordar, lo que la llevó a animarse a transformar sus prendas. Por ejemplo, recuerda que a una remera vieja le cosió un elásico para hacerle la forma baloon que se usaba en la época y estaba súper orgullosa. “Cuando intervenís una pieza la llevás distinto porque la sentís distinto. Era mucho más especial que si me la hubiese comprado”, contó a Couture.

Una customización paso a paso para intentar en casa

En el marco de la celebración de los 50 años de la trucker de Levi’s en Sinergia Design le pedimos a Maite que nos enseñara una customización sencilla para hacer en casa. Optamos por los ojales oversized, un elemento súper de tendencia que nos encanta. Además, es una posibilidad de vivir esa sensación especial que contó la Tailor Master de haber intervenido algo uno mismo.

1. Colocar los ojales encima de la campera para ver cómo va a quedar el diseño.

Una buena idea es continuar la línea de ojales durante todo el largo o ancho de la campera. Por ejemplo, por toda la cintura o a lo largo de la manga. Hay que tener en cuenta que no se pueden colocar sobre las costuras o la etiqueta.

2. Repasar el contorno del ojal con un lápiz o lapicera.

Esa va a ser la guía para recortar la tela.

Foto: Pocket Studio para Couture.

3. Recortar los círculos

Se puede usar cualquier tijera, pero con una especial para la tela como la de las fotos va a ser mucho más sencillo.

4. Colocar la parte de adelante de los ojales colocándole cola

Una vez que están hechos los agujeros, ponerle cola a los ojales y empujar la tela para que quede bien pegada. Eso le va a dar una mejor terminación, firme y sin hilos sueltos.

Foto: Pocket Studio para Couture.
Foto: Pocket Studio para Couture.

5. Colocar la parte de atrás.

6. Asegurar las dos partes doblando las puntas.

Foto: Pocket Studio para Couture.

7. Los toques finales

Para finalizar se puede desgastan en lugares estratégicos, como el cuello, las costuras y los bolsillos, con piedra pomez o lija -Maite es pro y lo hizo con un dremmel-.

Foto: Pocket Studio para Couture.
Maite con el resultado final. Foto: Pocket Studio para Couture.

Ahora está lista para rockear 🙌