Igualdad, derechos, respeto e inseguridad son algunas de las muchas razones y motivos por los que las personas deciden salir a la calle y hacerse escuchar. Dejando escrito su manifiesto en palabras sostenidas por carteles, vistiendo prendas cargadas de mensajes, cánticos y melodías expresadas por sus voces o simplemente con su presencia. Marzo es uno de esos meses, reconocido internacionalmente por manifestar todas estas opiniones, sobre todo en pos de las reivindicaciones femeninas.

Y por eso creo que es importante, en el mes del poder femenino, hablar de la industria textil: hecha en su gran mayoría por y para mujeres. El 80% de los trabajadores en la industria textil son mujeres jóvenes de entre 18 y 24 años, muchas de ellas madres, y la mayoría trabaja en ambientes hostiles y malas condiciones. Es necesario darle visibilidad a estas mujeres para poder cambiar su realidad, y eso es lo que hace desde hace cuatro años Fashion Revolution.

Primeras voces

Manifestación de mujeres en New York tras el incendio de Triangle Shirtwast. Foto: Una breve historia
Manifestación de mujeres en New York tras el incendio de Triangle Shirtwast. Foto: Una breve historia

El 25 de marzo de 1911 murieron 140 mujeres en el trágico incendio de la fábrica de camisas Triangle Shirtwaist de New York. Las causas: explotación laboral y condiciones de trabajo insalubres. A partir de este suceso -conocido como el desastre industrial con más víctimas en la historia de New York- en las celebraciones posteriores del Día Internacional de la Mujer, se hizo referencia a las condiciones laborales que condujeron al desastre y se asoció a esta tragedia con los reclamos del Día de la mujer. Además, fue uno de los motivos que impulsó la creación del sindicato internacional de mujeres trabajadoras textiles.

Aunque parezca mentira, más de 100 años después las condiciones laborales de las mujeres de la industria textil no parecen haber cambiado demasiado en varias partes del mundo. Por el contrario, los tiempos acelerados del fast fashion han agravado la situación en los países donde la legislación laboral no es fuerte. Esto quedó en evidencia el 24 de abril de 2013, luego del derrumbe de la fábrica textil más grande en Bangladesh, que tuvo como consecuencia 1.134 muertos, en su mayoría mujeres jóvenes. El motivo se repite: explotación laboral y condiciones de trabajo inhóspitas.

Manifestación de Fashion Revolution en España. Foto: Fashion Revolution spain
Manifestación de Fashion Revolution en España. Foto: Fashion Revolution spain

Pasos por el cambio

Hoy la mayoría de las personas que cosen y cortan las prendas que vestimos son mujeres. Garment worker diaries es un proyecto de un año liderado por Microfinance Opportunities que estudia la vida y salarios de 540 mujeres que trabajan en fábricas textiles de Camboya, Bangladesh e India. Su propósito es entender mejor cómo logran sobrevivir estas mujeres y mostrarnos sus preocupaciones y sufrimientos a diario.

Por su parte, Actionaid trabaja con las mujeres más pobres del mundo buscando cambiar su vida a través de educación, medios de vida sostenibles, defendiendo los derechos de la mujer, trabajos humanitarios y de emergencia y enfrentando la injusticia. En su reporte “El costo de la desigualdad en el trabajo de la mujer” muestra que existe una diferencia de 9 billones de dólares entre lo que le pagan a las mujeres y a los hombres en la industria textil.

Mujeres que trabajan en fábrica textil de Bangladesh. Foto: Dresses and stripped
Mujeres que trabajan en fábrica textil de Bangladesh. Foto: Dresses and stripped

El poder para avanzar

Si bien la lucha por la desigualdad de género en la industria textil está presente en el mundo hace más de 100 años, todavía queda camino por marchar porque las diferencias siguen existiendo. Ser conscientes de lo que implica ser mujer en esta industria y querer apostar para que esta realidad cambie es el primer paso que deberíamos dar.

Según informes de Daily Mail, las mujeres gastan 4 veces y media más en ropa que los hombres. Por lo que nosotras deberíamos ser las primeras en querer cambiar nuestra propia condición como mujeres en esta industria.

Prenda de Manos del Uruguay con tag explicativo de quén confeccionó la prenda y en donde. Foto: Manos del Uruguay
Prenda de Manos del Uruguay con tag explicativo de quién confeccionó la prenda y en dónde. Foto: Manos del Uruguay

Si bien cada vez hay más líderes y referentes femeninas en la industria textil que buscan cambiar esta realidad y la forma en la que consumimos moda, la transformación de la realidad empieza por nosotras, las consumidoras: debemos apoyar y sumarnos al cambio.

Cada vez que compramos una nueva prenda, estamos votando con nuestra billetera y apostando por la marca que decidimos consumir. Por eso, saber quién hizo nuestra prenda y conocer lo que consumimos es muy importante, tanto para la industria textil como para empezar a revertir la situación femenina en el sector. Esa es una de las misiones de Fashion Revolution.

Conocer la realidad de la mujer en este rubro y querer avanzar por este camino de cambio es la decisión más importante. Porque paso a paso, se llega lejos.

Sobre la autora

Es Egresada de la Escuela Universitaria Centro de Diseño (orientación textil), Montevideo, Uruguay. Como diseñadora apuesta por el Slow Fashion y el diseño sustentable. Fundadora del primer blog uruguayo sobre moda sustentable y Country Coordinator de Fashion Revolution Uruguay. Aficionada por diseñar prendas recicladas/sustentables, le encanta aprender e investigar temas afines a este sector de la moda. Siempre está leyendo algún libro, artículo o revista al respecto.

Slowfashionuy es el primer blog uruguayo dedicado a cubrir lo referente al slow fashion, la moda sustentable, eco, y demás afines en Uruguay y el mundo. La finalidad es que encuentres eventos de interés, marcas, notas, entrevistas con referentes, tips y consejos, entre otros, tanto nacionales como internacionales. Ayudar a generar conciencia, reflexionar, motivar y fomentar son algunos de sus propósitos.