Con pisada segura, piernas kilométricas y aires de misterio, quienes caminan por la pasarela se transforman ante nuestros ojos en figuras inalcanzables. Es parte del juego de lo aspiracional: lo confesemos o no, queremos ser ellas y lo que visten se transforma en objeto de deseo. Por eso, quiénes serán las new faces de la semana de la moda es siempre una noticia en sí.

Desde Couture tuvimos el placer de hablar con las nuevas caras de esta decimoquinta edición de MoWeek una vez que se quitan los tacos – spoiler, siguen siendo una buena cabeza más altas que nosotras – y tenemos el agrado de presentarles a un grupo de chicas increíbles no solo por su envidiable genética, sino también por su profesionalidad, compañerismo y calidez.

Luma Zerbino

Luma Zerbino en el backstage de Proyectarse/ Flavio Giusti para Couture

La historia de Luma Zerbino parece salida de una película: mientras almorzaba en La Pedrera con su familia -ya inscripta para comenzar Psicología el año entrante- un hombre de una agencia de modelaje en París se acercó a su mesa y le propuso representarla. Es así como en menos de un mes se encontró arriba de un avión en camino a una de las capitales de la moda a trabajar como modelo.

La joven de 19 años ha protagonizado campañas como las de Telma y, si bien desfiló en pasarelas grandes en Buenos Aires como MaxMara y Six O’Clock Tea, disfrutó de la experiencia de MoWeek y destaca la calidez de las chicas: “como soy la única chica sin agencia tenía miedo que ya se conocieran entre todas y quedar afuera, pero me integraron y me divertí muchísimo”.

Luma Zerbino en el desfile de L.Perna / Flavio Giusti para Couture
Luma Zerbino en el back de Pascualini. Foto: Flavio Giusti para Couture.

Catalina Barreiro

Catalina Barreiro en el desfile de Savia / Flavio Giusti para Couture

La conocimos gracias a la campaña de Sergio Gau, donde la presencia de esta belleza de 15 años aportaba el toque final a la arriesgada colección. Con un pelo castaño oscuro que contrasta con su piel pálida, ha estado en la industria por menos de un año y ya nos ha deleitado con producciones para Dress y Galería, al igual que para algunas marcas como Paudan.

Catalina Barreiro en el backstage de Pasqualini/ Flavio Giusti para Couture

Respecto a su experiencia al caminar por la pasarela, este año no se limitó a brillar en MoWeek, sino que nos había deslumbrado antes en el desfile de Ana Livni en el Solís y el de Efecto en el Palacio Legislativo. Sin embargo, lo que destaca de MoWeek es que “te genera una adrenalina especial, al tener un desfile atrás del otro”.

Cata Barreiro en el desfile eMMe. Foto: Flavio Giusti para Couture.

Guillermina Blanco

Guille Blanco desfilando para eMMe. Foto: Flavio Giusti para Couture.

Algunas modelos memorables se han subido a una pasarela casi por casualidad y este es el caso de Guillermina Blanco, quien fue animada por su prima a participar del desfile de Átide el pasado setiembre. Lo que comenzó como una experiencia por pura curiosidad, despegó su carrera de modelo al conocer en el backstage a varias chicas que le recomendaron contactarse con su actual manager, Facundo Vivian de Montevideo Models.

Guillermina Blanco en el desfile de Tavo García / Flavio Giusti para Couture

Fue mediante la agencia que Guille quedó para MoWeek, donde desfilo tanto en el lanzamiento como en el desfile de MUTMA y los del fin de semana lo cual resultó en una experiencia memorable: “El ambiente en MoWeek es muy lindo, el resto de las modelos todas muy buena onda así como todo el equipo que hay detrás, siempre cuidándote, aconsejándote y guiándote. Pasé bárbaro, y a pesar de que las jornadas son largas y agotadoras, la satisfacción del trabajo en equipo y el resultado final del show lo vale muchísimo. Lo resumo como una experiencia divertida que me mostró una industria totalmente nueva para mí y que me ayudó a crecer, a conocer otra faceta de mi personalidad y a conocer un grupo humano muy cálido”.

Melisa Moreno

Melisa Moreno en el backstage de Savia x Indian / Flavio Giusti para Couture

Si el romántico vestido de Monaqueda no fue suficiente para querer correr al registro civil, la belleza de Melisa Moreno mientras caminaba con el por el Museo Blanes era la visión perfecta: con una melena oscura que evoca a las supermodelos de los 90 (una década que todos deseamos rememorar) y rasgos angulosos, esta joven es una new face que no queremos perder de vista.

Melisa Moreno en el desfile de eMMe/ Flavio Giusti para Couture
Desfile Margo Baridón lanzamiento MoWeek 2018. Foto: Camila Montenegro para Couture.

Pese a su joven edad, esta modelo ya es requerida en París y no nos sorprende: durante sus desfiles en MoWeek -que fueron su debut en pasarelas- llamó la atención por su altura y seguridad. Al preguntarle por un momento memorable, recuerda el desfile de Savia para Indian “Sentí en la pasarela de Savia una energía diferente, la música, la escenografía me encantó. Aunque me gustaron todos, cada uno fue especial”.

Carolina Tasende

Luego de un curso de modelaje con Andrea Sheppard, Caro se volvió parte de Valentino Bookings hace cuatro meses y desde entonces está pisando fuerte en la pasarela. En cuanto a la experiencia cuenta “era una gran responsabilidad ser parte de MoWeek pero como todo el equipo me hizo sentir muy bien y me sentí cómoda lo disfruté muchísimo. Estoy muy agradecida de haber tenido la oportunidad de vivir esta experiencia espectacular”. Destaca que los desfiles fueron innovadores y creativos, lo cual los transformó en inolvidables.

Carolina Tasende en el desfile de MIEM / Flavio Giusti para Couture
Foto: Flavio Giusti para Couture.

El recambio de las modelos

Sabrina Grien para Polonio. Foto: Flavio Giusti para Couture.

El profesionalismo con la que abordan este trabajo las chicas es también obra de las agencias y el trabajo de preparación de las chicas previo a MoWeek. Un claro ejemplo es el desarrollo a nivel mundial que realiza Montevideo Models que, al trabajar con los mayores directores de casting del mundo, transmiten sus conocimientos a las chicas. Además, MoWeek funciona como una gran escuela en la práctica, tal como explica la directora de casting Rosario San Juan. En la pasarela de MoWeek, donde las prendas son las protagonistas, hay movimientos prohibidos y caminatas predeterminadas y las chicas aprenden mucho durante este evento.

Sin embargo, ser trabajadora no es suficiente como para mantenerse en la industria: si bien adoramos ver caras nuevas en cada edición, es inevitable reflexionar sobre cuán rápido las marcas se aburren de las mismas modelos y piden nuevas porque están “quemadas”.

Este fenómeno se da en Uruguay pero no es la norma en el resto del mundo (al contrario, cuanto más trabajan más ofertas tienen). Y, además, resulta un poco injusto: a pesar de la popularidad de una modelo y su buen trabajo durante una temporada, las marcas no lo toman como un buen signo y prefieren una modelo nueva, explica Rosario. Una forma de mantenerse vigente en la industria es con un cambio de look, tal como hizo Sabrina Grien esta temporada o Caro Da Luz con su melena corta.

Este dinamismo en la selección de modelos es tan solo un ejemplo de por qué las modelos muchas veces deben tener una gran fortaleza para sobrevivir en la industria sin que las afecte a nivel personal. Sin embargo, la calidez y la unión que forjan entre ellas es algo que destacan la mayoría, y no es casualidad que el momento más memorable para varias sea el desfile final, cuando compartieron un abrazo detrás de bambalinas.