En la edición Verano 2018 de MoWeek los accesorios de Milagros Bonasso se transformaron en objetos de deseo instantáneo (además de participar de la campaña). No solo lograron enamorar a las fashionistas y diseñadoras más arriesgadas, sino que todas las chicas quedaron fascinadas por la excentricidad en la medida justa de estas caravanas. Así, en tres días, la diseñadora vendió -como pan caliente- más de 400 pares. Todos eran distintos entre sí. Había desde piezas de acrílico coloridas para las más jugadas, hasta caravanas pequeñas de alpaca para las clásicas (pero con un giro).

Milagros Bonasso en MoWeek. Foto: Flavio Giusti para Couture.
Detalle de Milagros Bonasso. Foto: Flavio Giusti para Couture.
Foto: Pazos/Landarin para MoWeek.
Campaña de MoWeek. Foto: Brian Ojeda para MoWeek.

Milagros empezó con su marca homónima hace cinco meses. Siempre le apasionaron los accesorios -en un momento tuvo una marca de bijoutería con su familia-, pero fue recién este año cuando, después de la sugerencia de una amiga, empezó a tomar clases de orfebrería. “Con la orfebrería por fin me siento que soy yo”, contó la diseñadora a Couture.

En el taller, sin embargo, trabajaban principalmente con plata que, para los accesorios maximalistas como los que quería hacer Milagros no era el mejor material (por lo caro y pesado). Ahí fue cuando se animó a experimentar con el acrílico y, si bien le encantaron las pruebas, por miedo a que el público “no lo entendiera” las guardó en un cajón. Por suerte, para la siguiente edición de MoWeek se animó a sacarlas a la venta y el resto es historia.

Mery Sanguinetti con sus Milagros Bonasso. Foto: Flavio Giusti para Couture.
Caro Criado con caravanas Milagros Bonasso. Foto: Flavio Giusti para Couture.
Natalia Jinchuk con sus Milagros Bonasso. Foto: Flavio Giusti para Couture.

▪️⚫️Acrílicos & Metales ⚫️▪️

A post shared by Milagros Bonasso Orfebrería (@milagrosbonasso) on

⭐️ varieté ⭐️

A post shared by Milagros Bonasso Orfebrería (@milagrosbonasso) on

Su proceso creativo consiste en “enfrentarse al material y ver qué sale”, dejar que las líneas fluyan sin pensarlo demasiado y cortar en el momento. Por eso, cada pieza es única. Sus clientas valoran eso: por más que en el casamiento todas estén con las caravanas de Milagros, nadie va a tener una exactamente igual a la suya. Esto también la lleva a estar explorando constantemente técnicas nuevas (ahora empezó con el esmaltado) para crear objetos distintos y mantener intrigada a sus seguidoras. Próximamente, además, va a incursionar en el mundo de los tocados.

No es difícil imaginarse por qué son el hit del verano 2018: son tendencia, resultan fáciles de combinar, elevan el outfit en un segundo, aportan un toque de color y además son exclusivas pero accesibles. Prepárense para verlas en todos lados.

En Montevideo pueden coordinar con Milagros para visitar su showroom (también hay envíos al interior) y en la tienda de GAU (21 de Setiembre 2708). En Buenos Aires pueden comprarlas en Panorama Store.

https://www.instagram.com/p/BUCuOltgF6j/?taken-by=milagrosbonasso