Como si los interrogantes y las dudas alrededor de la maternidad no fueran pocas, la época moderna trajo una nueva pregunta: ¿soy una verdadera madre si no comparto mi experiencia en las redes sociales?

Hay mujeres que caen presas del entusiasmo y comienzan a compartir el minuto a minuto a partir del test de embarazo positivo. Otras que tienen sus cuentas personales tomadas por asalto por sus retoños en distintos escenarios. Pero hay algunas que van más allá: las que deciden inaugurar una cuenta en Instagram de “mamá influencer”. A grandes rasgos, se trata de mujeres que deciden hacer de su maternidad una fuente de ingresos. En general comienzan con la intención de participar en una comunidad de apoyo ante los desafíos de la crianza: experiencias con el colecho, el destete, los chupetes y el parto; recomendaciones de pediatras, puericultoras y libros especializados; estrategias de sueño según distintos métodos; productos infaltables y más.

Pero hoy todo se mide según el índice de engagement. Si la cuenta ronda los 10 mil, felicitaciones, te has convertido en una mamá influencer. Las estrategias de marketing de las marcas se adaptan al síntoma de los tiempos, por eso deciden esponsorear posteos en cuentas con caudal de seguidores por encima de las clásicas campañas publicitarias (que, además, son mucho más costosas).

Las opiniones contrapuestas y al alcance de la mano (o de un click) sobre la maternidad pueden generar tanta angustia y dudas que, después de haber experimentado la relación con las redes sociales en la crianza de tres hijos (y de haber llevado un blog de maternidad durante varios años), terminé prefiriendo el lema “cada una con su librito” en lugar de bucear en internet para buscar respuestas. Asumiendo que malas madres somos todas pero que la buena intención es lo que cuenta, elegí no compartir las cuentas masivas con miles de recomendaciones (seguro conocen a cuales me refiero, del estilo de esta o esta), sino las que me interpelan por otras razones: pocos seguidores pero bellas fotografías, las que combinan moda y maternidad, las que cuentan el lado oscuro de tener hijos chiquitos, las que llevan un diario personal pero te dejan observar, entre otros conceptos.

Moda Familia: Se trata de una cuenta que combina el estilo personal con la crianza de los hijos. Es una luz al final del túnel para los momentos en que una siente que nunca más a vestir decente y sin manchas de vómito en la camisa. Recicla fotos vintage, como la de Alain Delon paseando con su esposa e hijo por una ciudad playera, y también comparte fotos de mujeres actuales, como las de la argentina Delfina Blaquier, modelo y madre de 4. Jane Birkin con sus hijas y las modelos de Victoria Secret son algunas de las personalidades favoritas de Moda Familia.

Angelina Jolie y sus hijos por Annie Leibovitz. Foto: @Modafamilia_

Naomi Ferst: Esta parisina es DJ y directora creativa de Radioooooo.com, un sitio que nos permite viajar en el tiempo para descubrir qué música se escuchaba en un lugar y en un momento determinado de la historia. Por ejemplo, ¿que sonaba en Brasil en 1950?

Además, Naomi es madre de una niña de un año y, como toda parisina, dueña de un estilo envidiable. Como salidas de la Provence francesa de la década del 50, madre e hija comparten el gusto por el lino, el vichy, los vestidos de campesina, los sombreros de paja y los gorritos de la posguerra. Es una muestra viviente de que se puede tener estilo sin copiar al pie de la letra lo que nos quieren imponer las vidrieras. Si escrolean la cuenta hasta el año pasado, van a descubrir una fuente inagotable de inspiración para vestir durante el embarazo.

Naomi Ferst y su hija. Foto: @naomiferst

Luisa Freixas: Es artista y madre de 2 nenas y un varón. Bajo el hashtag #laniñezmeinspira muestra como combina la vida domestica y su trabajo artístico. Si llueve los lleva a chapotear o andar en bici bajo el agua; transforma la hora del baño probando distintas tintas que colorean el agua; los paseos por los museos son prácticamente cotidianos y los niños leen, tocan instrumentos y andan en skate. Además, tiene una hamaca en el medio del living y muchas veces las cenas son en el piso, estilo picnic, porque la mesa del comedor está ocupada con sus diseños. La  vida cotidiana no tiene por que ser un tedio y Luisa comparte su capacidad de hacer del ambiente doméstico una fiesta. Su cuenta de Instagram es un mio-relajante para las madres tensas y estructuradas como yo.

La hamaca en el living. Foto: @luisafreixas

Sherri DuPree: Es una cantante y compositora estadounidense de 33 años, vocalista de la banda de rock alternativo Eisley. Es mamá de Lucy y Coraline, de 4 y 2 años, verdaderos íconos de estilo punk. Al contrario de la mayoría de las “niñas fashionistas”, que usan ropa adulta en versión mini, Sherri viste a sus hijas bajo el lema del caos mágico: vestidos vintage con pantimedias coloridas; vinchas, anteojos, sombreros y brillos; rayas con flores, disfraces para ir al jardín y, lo mejor y elemento distintivo de las chicas Bemis, el pelo de colores vibrantes. Si de algo no quedan dudas es de que este trío de mujeres se divierte con la ropa.

Lucy y Coraline Bemis, niñas punk. Foto: @sdupreebemis

Courtney Adamo: Esta estadounidense afincada en Londres es una joven madre de cinco. Si bien cualquiera que tenga un par de niños pequeños dando vueltas por la casa sabe  que ese nivel de perfección es insostenible, es de esas cuentas que te vuelven adicta al scroll; cuando te despabilás te das cuenta de que llegaste a las imágenes de 2013. Además de criar a sus hijos, Courtney lleva adelante junto a sus socias el sitio Babyccino, un portal de ropa y accesorios de bebé en donde pone en contacto a pequeñas marcas artesanales de todo el mundo con potenciales compradores. ¿Quién no tiene ganas de ver de vez en cuando una mega familia linda, vestida con gran estilo y vacacionando en lugares paradisíacos? Te devuelve la fe en la humanidad.

La prole de Courtney. Foto: @courtneyadamo

El cielo del mes: No es una cuenta de Instagram sino un sitio, pero imposible dejar de compartirlo. Las escritoras Noe Vera y Marina Gersberg son las cabezas creativas de este espacio en donde hombres y mujeres vuelcan sus sentimientos ante la llegada de los hijos de diversas maneras: poemas, relatos en primera persona, fotografías y arte. Lo actualizan una vez al mes y recomiendan consumos culturales para madres y padres muy interesantes. El mes pasado me invitaron a contar el parto de mi hija, lo pueden leer acá.

Imagen de la serie Primerizas. Foto: Lucía Penedo para El cielo del mes.

Tamy Selvood: Esta joven argentina es la directora creativa de Collagelab, un estudio de diseño que trabaja con las marcas de moda más reconocidas de Argentina, como Las Pepas y Kosiuko, y también lleva adelante la creación de estética de festivales y eventos de arte. Esa debe ser la razón por la que su cuenta de Instagram tiene una fuerte impronta creativa y su estilo personal es tan original. Los viajes, los museos, las instalaciones, el color y la maternidad (es mamá de Theo, de un año) son conceptos que también pululan en las redes sociales de esta abogada devenida creativa.

Tamara Selvood y su hijo Theo. Foto: @tamy_selvood

Papá Cocina: Si, hay un papá que cocina y lo cuenta en @papacocina. Maxi Kupferman lleva en esta cuenta de Instagram una especie de diario de alimentación de su hija de 2 años. Sin perder tiempo en subir la foto perfecta ni en hacer la receta más original, este padre suele resolver la cena con lo que hay en la heladera. Lo mejor: cuenta el behind the scenes del testeo. La niña muchas veces rechaza sus preparaciones, pero él nunca deja de intentar.

Degustando las preparaciones de su papá. Foto: @papacocina

Y ustedes, ¿qué cuentas siguen?